#Guía para hospitales sobre contención de la propagación de #COVID-19 (CMS, 2020)

Postado em

Center for Clinical Standards and Quality/Quality, Safety & Oversight Group; Centers for Medicare & Medicaid Services

Este es un resumen rápido de la guía sin análisis o comentario. Para más información, consulte directamente la guía pulsando el enlace en la referencia.

 

La guía sobre control y prevención de la infección por coronavirus (COVID-19) para hospitales fue dada a conocer el 4 de marzo de 2020 por Centers for Medicare & Medicaid Services.[1]

Los hospitales deben consultar periódicamente el sitio web de Centers for Disease Control and Prevention para obtener información actualizada y recursos.

Los hospitales deben contactar a su departamento de salud local si tienen preguntas o sospechan que un paciente o personal sanitario tiene COVID-19.

Los hospitales deben contar con planes para vigilar a personal sanitario con exposición a pacientes que tengan COVID-19 documentada o sospechada.

Evaluación y detección de riesgo

Los adultos de edad avanzada y las personas con trastornos médicos crónicos subyacentes o estado de inmunodepresión son los que tienen más riesgo de desenlaces graves. Esto se ha de considerar en la decisión para vigilar al paciente como externo u hospitalizado.

Los hospitales deben identificar a visitantes y pacientes en riesgo de tener COVID-19 antes o inmediatamente después de que lleguen a la unidad de asistencia médica. A los pacientes se les debe preguntar sobre lo siguiente:

  1. Fiebre o síntomas de infección respiratoria, como tos y faringitis.
  2. Viajes internacionales en los últimos 14 días a países con restricciones. Para información actualizada sobre los países con restricciones, consulte en el sitio web.
  3. Contacto con alguna persona con COVID-19 documentada o sospechada.

En el caso de las personas en riesgo identificadas, se implementa protocolo de higiene respiratoria y tos (es decir, colocar una mascarilla facial sobre la nariz y la boca del paciente, si es que esto no se hizo ya) y se aísla al paciente en un cubículo de exploración con la puerta cerrada.

Si el paciente no puede trasladarse inmediatamente a un cubículo de exploración, hay que asegurarse de que no se le permita esperar entre otros pacientes que acudan para atención. Identificar un espacio bien ventilado y separado, en el que los pacientes que esperan tengan una distancia de 1,8 m o más, con fácil acceso a insumos para higiene respiratoria. En algunos entornos los pacientes médicamente estables podrían optar por esperar en un vehículo personal o fuera de la unidad de atención médica donde se les pueda contactar por teléfono celular cuando les llegue el turno para ser valorados.

Informar a los servicios de prevención y control de infecciones, a las autoridades de salud pública locales y estatales, y a otro personal de la unidad de atención médica pertinente respecto a la presencia de alguna persona a la que se está estudiando por sospecha de COVID-19.

Orientación adicional para evaluar a los pacientes con posible COVID-19 en Estados Unidos se puede consultar en su sitio web.

Proporcionar insumos para protocolo de higiene respiratoria y tos, lo que incluye desinfectante de manos a base de alcohol a 60% – 95%, pañuelos de papel, recipientes para eliminación no tocables con las manos, mascarillas faciales y pañuelos desechables en unidades de atención médica, salas de espera, espacios para recepción y registro de pacientes, etcétera.

Vigilancia o restricción del personal de atención médica

La misma revisión de visitantes se ha de realizar al personal hospitalario.

El personal sanitario que tenga signos y síntomas de infecciones respiratorias no debe acudir a trabajar.

Cualquier personal que presente signos y síntomas de infección respiratoria mientras está en el trabajo debe hacer lo siguiente:

  • Inmediatamente dejar de trabajar, colocarse una mascarilla facial, y autoaislarse en su domicilio.
  • Informar al especialista en prevención de infecciones del hospital, e informar también sobre individuos, equipo y lugares con los que la persona tuvo contacto.
  • Contactar y seguir las recomendaciones del departamento de salud local para los siguientes pasos (por ejemplo, pruebas diagnósticas, lugares para tratamiento).

Consulte la guía de Centers for Disease Control and Prevention sobre exposiciones que podrían justificar restricción del personal sanitario asintomático para que no se presente a trabajar.

Los hospitales deben contactar a su departamento de salud local si tienen preguntas, y revisar con frecuencia el sitio web de Centers for Disease Control and Prevention dedicado a COVID-19 para profesionales sanitarios:

Ubicación de pacientes y prevención y control de la infección en casos de COVID-19 comprobados o sospechados

La ubicación del paciente y otras recomendaciones detalladas para la prevención y el control de la infección en relación con higiene de manos, precauciones para evitar el contagio, limpieza y desinfección del entorno, gestión de visitantes, y vigilancia y manejo del personal sanitario, están disponibles en línea las recomendaciones provisionales de Centers for Disease Control and Prevention para la prevención y el control en pacientes con COVID-19 confirmada, o personas bajo investigación diagnóstica de COVID-19 en entornos de asistencia sanitaria).

Los pacientes pueden no requerir hospitalización y recibir tratamiento en el domicilio si cumplen con las indicaciones de vigilancia. Se dispone de más información en el sitio web.

Pacientes con COVID-19 confirmada o sospechada han de continuar recibiendo la intervención apropiada a la gravedad de su enfermedad y el trastorno clínico general. Debido a que algunos procedimientos crean altos riesgos para la transmisión (por ejemplo, intubación), se han de tomar las siguientes precauciones adicionales:

  • El personal sanitario debe utilizar todo el equipo de protección personal recomendado.
  • El número de miembros del personal sanitario presente debe limitarse al esencial.
  • El cubículo debe limpiarse y desinfectarse de acuerdo con las guías para control de infección ambiental.

Se dispone de información adicional sobre la realización de procedimientos que generan aerosol en el sitio web.

La decisión de suspender las precauciones basadas en la transmisión en el caso de los pacientes hospitalizados con COVID-19 debe tomarse de forma individual en interconsulta con médicos, especialistas en prevención y control de infecciones y autoridades de salud pública. Para esta decisión se debe tomar en cuenta gravedad de la enfermedad, signos y síntomas, y resultados de pruebas de laboratorio para COVID-19 en muestras respiratorias.

Información más detallada sobre los criterios para suspender las precauciones basadas en la transmisión está disponible en el sitio web.

Derechos de visita

Los reglamentos de Medicare exigen que un hospital cuente con normativas de procedimientos por escrito en relación con los derechos de visita de pacientes, incluidas las que establecen cualquier restricción o limitación clínicamente necesaria o adecuada que el hospital pueda necesitar imponer a tales derechos y los motivos para la restricción o limitación clínica, como la inquietud en torno al control de la infección.

A los pacientes se les ha de informar sobre sus derechos de visita y las restricciones clínicas o limitaciones durante la visita.

El establecimiento de tales normativas y procedimientos exige que los hospitales centren sus esfuerzos en prevenir y controlar infecciones, no solo entre pacientes y personal, sino también entre individuos de todo el contexto hospitalario (por ejemplo, entre pacientes, personal y visitantes), así como entre el hospital y otras instituciones sanitarias y entornos, y entre pacientes y el entorno de atención médica.

Los hospitales deben colaborar con sus organismos de salud pública locales, estatales y federales para desarrollar la preparación y las estrategias de respuesta adecuadas a las amenazas transmisibles.

Alta del hospital

La decisión para dar de alta a un paciente del hospital debe basarse en su estado clínico. Si es necesario continuar las precauciones basadas en la transmisión en el entorno subsiguiente, la unidad que recibe al paciente debe tener la capacidad para implementar todas las medidas de prevención y control de infecciones recomendadas.

Aunque los pacientes con COVID-19 que tienen síntomas leves pueden tratarse en el domicilio, en la decisión para el alta al domicilio se ha de valorar la capacidad del paciente para cumplir las recomendaciones de aislamiento, así como el riesgo potencial de transmisión secundaria a miembros de la familia con trastornos que cursan con inmunodeficiencia. Se dispone de más información en el sitio web.

Las regulaciones para la planeación del alta de Medicare (actualizadas en noviembre de 2019) exigen que el hospital evalúe las necesidades de servicios poshospitalarios del paciente, y la disponibilidad de tales servicios. Cuando se da de alta a un paciente se debe proporcionar toda la información médica necesaria (incluyendo enfermedades transmisibles) a cualquier proveedor de servicios posagudos. En lo referente a pacientes con COVID-19, debe informarse al proveedor del servicio receptor antes del alta o el traslado, así como al personal sanitario encargado de este.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s