#Los #andrógenos pueden explicar la vulnerabilidad masculina a la #COVID-19

Postado em Atualizado em

 

A medida que la pandemia de COVID-19 se ha propagado por el mundo, se ha observado una notable diferencia entre los géneros. Pero ¿por qué los hombres son mucho más susceptibles que las mujeres a los desenlaces graves de la COVID-19?

Las sospechas naturalmente se dirigen a las hormonas sexuales, y se ha sugerido que los estrógenos pueden proteger contra la COVID-19 en las mujeres o que los andrógenos agravan los desenlaces de la enfermedad en los hombres.

Nuevos datos que respaldan la teoría del andrógeno provienen de un estudio realizado en Italia.[1]

Estos investigadores encontraron que pacientes con cáncer de próstata tratados con terapia de privación de andrógenos (TPA) tenían menos probabilidades de contraer COVID-19 y morir por la enfermedad que otros grupos, incluso otros pacientes con cáncer.

Los hallazgos indican que los andrógenos de alguna manera confieren más virulencia al virus y que esto exacerba la gravedad de la enfermedad en los hombres, dicen los investigadores. También conjeturan que la terapia de privación de andrógenos puede proteger contra la COVID-19.

El estudio fue publicado el 7 de mayo en la versión digital de Annals of Oncology.

El equipo analizó datos de 68 hospitales en la región de Veneto, una de las regiones de Italia más gravemente afectadas por la pandemia de COVID-19.

Encontraron datos de 9280 pacientes con infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio, de los cuales 4532 eran hombres.

Las mujeres de la región tuvieron de hecho un poco más de probabilidades de contraer COVID-19 que los hombres (56% frente a 44%), puntualizan los investigadores.

Sin embargo, los hombres fueron más propensos a desarrollar formas más graves de la enfermedad: 60% de los hombres frente a 40% de las mujeres requirieron hospitalización, aumentando a 78% de los hombres frente a 22% de las mujeres quienes requirieron cuidados intensivos. Asimismo, fallecieron más hombres que mujeres (62% frente a 38%).

El equipo luego dirigió su atención a los pacientes con cáncer.

De toda la población masculina de Veneto, los que padecían cáncer tuvieron un riesgo dos tantos más elevado de contraer COVID-19 que los hombres sin cáncer (p < 0,0001).

Sin embargo, cuando el equipo analizó específicamente a los hombres con cáncer de próstata, observaron “notablemente, que solo cuatro de 5273 pacientes que recibieron terapia de privación de andrógenos desarrollaron infección por SARS-CoV-2 y ninguno de ellos falleció”.

Esto se comparó con 37.161 hombres con cáncer de próstata que no recibieron terapia de privación de andrógenos, entre los cuales 114 contrajeron COVID-19 y 18 fallecieron.

Entre otros 79.661 pacientes de la región de Veneto con cáncer diferente al cáncer de próstata, 312 contrajeron COVID-19 y 57 fallecieron.

“Este es el primer estudio en sugerir un vínculo entre la terapia de privación de andrógenos y la COVID-19”, comentó el autor principal Dr. Andrea Alimonti, Ph. D., de la Universidad de la Suiza Italiana en Lugano, Suiza.

“Pacientes con cáncer de próstata que recibieron terapia de privación de andrógenos tuvieron una reducción significativa de cuatro tantos del riesgo de COVID-19 en comparación con los que no recibieron terapia de privación de andrógenos. Se observó una diferencia incluso mayor (reducción de cinco tantos del riesgo) cuando comparamos a pacientes con cáncer de próstata que recibieron terapia de privación de andrógenos con los que padecían cualquier otro tipo de cáncer”, dijo.

El hallazgo plantea “la hipótesis de que los niveles de andrógenos facilitan las infecciones por coronavirus y aumentan la gravedad de los síntomas, como se ha observado en pacientes del género masculino”, dijo.

“Estos datos son muy interesantes y plantean una hipótesis fascinante”, afirma Richard Martin, Ph. D., profesor de epidemiología clínica en la Universidad de Bristol, en Reino Unido, en un comentario sobre el estudio.[2] “Pero necesitamos una validación independiente en otra serie grande de datos de toda la población…con análisis estadísticos apropiados que incluyan ajuste con respecto a importantes factores de riesgo para SARS-CoV-2”.

Señaló que los resultados del estudio italiano no se ajustaron con respecto a posibles factores de confusión, por ejemplo, edad, índice de masa corporal y comorbilidades cardiometabólicas, que son potentes factores de riesgo para SARS-CoV-2. Además, hombres que tomaron terapia de privación de andrógenos pueden haber tenido más probabilidades de aislarse espontáneamente y, por tanto, de correr menos riesgo de contraer la infección, señaló.

¿De qué manera los andrógenos interactúan con el virus?

Alimonti y sus colaboradores ofrecen una explicación mecanicista de cómo los andrógenos interactúan con el virus. El coronavirus logra entrar en la célula humana al unir sus proteínas de espiga viral (S) con ACE2 y tras la preparación de la proteína S por TMPRSS2. TMPRSS2 es un miembro de una familia de proteínas llamadas serina proteasas transmembrana de tipo II, que intervienen en una serie de procesos tales como cáncer e infecciones por virus, explican.

“Es fascinante que TMPRSS2 sea un gen regulado por andrógeno y que es regulado al alza en el cáncer de próstata donde refuerza la progresión del tumor”, puntualizan.

También hay datos que indican que el mismo receptor de andrógeno regula la expresión de TMPRSS2 en tejidos no prostáticos, inclusive el pulmón.

“Esto puede explicar la mayor susceptibilidad de los hombres a desarrollar infecciones graves por SARS-CoV-2 en comparación con las mujeres”, conjeturan los autores.

Puesto que se sabe que la terapia de privación de andrógenos disminuye los niveles de TMPRSS2, señalan que los antagonistas de receptor de andrógeno “se podrían utilizar para bloquear o disminuir la gravedad de la infección por SARS-CoV-2 en pacientes masculinos”.

Incluso plantean que los hombres sin cáncer de próstata con alto riesgo para COVID-19 podrían tomar terapia de privación de andrógenos para prevenir la infección.

En los hombres que contraen COVID-19, la terapia de privación de andrógenos también podría ayudar a reducir la gravedad de los síntomas, añaden.

Puesto que los efectos de los antagonistas de receptor de andrógeno son reversibles, “se podrían utilizar en forma transitoria (por ejemplo durante un mes) en pacientes infectados por SARS-CoV-2, reduciendo así el riesgo de efectos secundarios a causa de la administración a largo plazo”, señalan los autores.

Otra teoría: ¿es protector el estrógeno?

Otra teoría para explicar la diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a la gravedad de la COVID-19 es que el estrógeno es una hormona que puede ser protectora para las mujeres.

“Las personas tienen que dejar de ‘encasillar el estrógeno como si fuera una hormona femenina’ pues es una molécula que todos los humanos utilizamos, no solo las mujeres”, dijo la Dra. Sharon Nachman a Medscape Noticias Médicas.

“Ver el estrógeno como una sustancia con efectos inmunitarios potencialmente importantes es parte de pensar de forma innovadora”, dijo.

Nachman es decana asociada para investigación en la Renaissance School of Medicine, Stony Brook University en Nueva York, Estados Unidos, y colabora con el Dr. Antonios Gasparis, profesor de cirugía del mismo centro.

Están explorando el uso de un parche de estrógeno transdérmico en pacientes con COVID-19 en un estudio aleatorizado con un grupo de control con placebo. Están reclutando a pacientes que acuden al servicio de urgencias con signos y síntomas de COVID-19 e incorporándolos en el estudio si están interesados.

“También hacemos pruebas a todos, pero estamos comenzando la administración de medicación a los pacientes en el momento de entrar en el ensayo en vez de esperar hasta que obtengamos el resultado de una prueba”, explicó Nachman.

El objetivo principal del estudio es evaluar si el parche transdérmico, aplicado a la piel durante 7 días, podría reducir la necesidad de intubación en hombres y mujeres con COVID-19 en comparación con el tratamiento estándar.

El producto es el mismo parche de estradiol transdérmico de un solo uso que se prescribe a las mujeres posmenopáusicas y se utilizará en la misma dosis, que se sabe es tolerable.

Después de retirar el parche, debe efectuarse seguimiento cuidadoso a los pacientes por si presentan síntomas en los siguientes 45 días para ver si el parche redujo la gravedad de los síntomas, y de ser así, en cuáles pacientes.

Nachman hubiera preferido reclutar a los pacientes antes que tuvieran síntomas evidentes, pero esto simplemente no es posible en un centro médico donde se presentan personas con síntomas, dijo a Medscape Noticias Médicas.

Sin embargo, sabe que incluso en su propio centro médico, las probabilidades van en contra de los pacientes masculinos con COVID-19; y se requiere algo para mitigar su gravedad en este grupo de enfermos.

Mientras desarrollaban el protocolo para el presente estudio, el equipo decidió ver quién estuvo internado en su unidad de cuidados intensivos durante un solo día del estudio.

La respuesta: la mayoría eran hombres, las tasas de intubación y mortalidad en los hombres en su unidad de cuidados intensivos para ese día único fue de aproximadamente 80% en comparación con solo 20% entre las mujeres.

“Tenemos un nuevo patógeno terrible que es pandémico y probablemente todos lo vamos a adquirir, solo es cuestión de cuándo y cuán graves nos pondremos”, dijo Nachman.

Alimonti y sus colaboradores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente, lo mismo que Goulder y Nachman.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s