#Las medidas contra el #SARS-CoV-2 han reducido los casos de #gripe

Postado em

El confinamiento y las medidas de precaución han tenido el efecto colateral de frenar la incidencia de la gripe, más en países orientales que occidentales.

Virus de la influenza.
Virus influenza, de los CDC de Atlanta.

“Los esfuerzos para activar la respuesta nacional de alto nivel no solo condujeron a una disminución de casos de Covid-19, sino también a una disminución sustancial en la actividad de la influenza estacional. Las intervenciones aplicadas para controlar el SARS-CoV-2 pueden servir como estrategias útiles para la prevención y el control de la influenza en las próximas temporadas”. Es la conclusión de un estudio dirigido por Hyunju Lee, del Hospital Bundang de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur, que se publica en Clinical Infectious Diseases.

En concreto, las intervenciones de salud pública, como la insistencia en la higiene de manos, la educación sobre cómo toser en público, el uso de mascarillas, el cierre de escuelas, la supresión de actividades sociales no esenciales y la orden de quedarse en casa cuando se tengan problemas respiratorios, han hecho que en Corea del Sur la duración de la epidemia de gripe 2019/2020 disminuyera en 6-12 semanas y el pico de actividad de la influenza cayó a 49,8 por 1.000 visitas frente a tasas de 71,9-86,2 en las siete temporadas anteriores.

Durante el período de distanciamiento físico forzado de la semana 9 a la 17 de 2020, los casos de hospitalización por influenza fueron 11,9-26,9 veces menores en comparación con temporadas anteriores. La influenza B de este año representó solo el 4%, en contraste con el 26,6% al 54,9% de todos los casos en temporadas anteriores. Varios estudios, la mayoría asiáticos, coinciden en este beneficio indirecto de las drásticas medidas tomadas para contener la rápida expansión del nuevo coronavirus.

A finales de abril el equipo de Jing Sun, de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de la Cruz Roja de Hangzhou, en China, informaba en Journal of Travel Medicine, con datos de los Centros de Control de Enfermedades de China, que en las primeras seis semanas de 2020 la incidencia de casos de influenza confirmados por laboratorio en hospitales centinelas en todo el país cayó del nivel más alto (47,7%) al más bajo (1,2%) en los últimos años.

Atenuación mundial

Un mes después, en la misma revista, el grupo de Chin Pok Chan, del Centro de Enfermedades Infecciosas Stanley Ho de la Universidad China de Hong Kong, revisaba los datos semanales de influenza confirmada en laboratorio entre 2014/15 y 2019/20 de Hong Kong, Corea del Sur, Taiwán, Estados Unidos y 50 países europeos con sistemas rutinarios de vigilancia de la gripe en la Región Europea de la OMS (https://flunewseurope.org/System). Analizaron el momento de inicio y final de la temporada, los picos, la duración de la temporada y su descenso, amplitud y pendiente.

En comparación con las tasas medias de 2014/15 a 2018/19, las temporadas de influenza invernal 2019/20 se atenuaron notablemente: así, la duración estacional disminuyó de 27,5 a 13 semanas en Hong Kong, de 39 a 25 semanas en Estados Unidos, de 33,2 a 28 semanas en Europa y de 15,3 a 15 semanas en Taiwán. Se observó asimismo un mínimo extremadamente bajo en la postemporada, llegando a cero en Corea del Sur, Europa y Taiwán, y fue del 0,2% en Hong Kong y Estados Unidos. Hallaron además un descenso rápido dentro de las 7-12 semanas en todos los lugares, excepto en Taiwán, en relación con las 8,3-23,4 semanas de 2014 a 2018/2019.

Otros estudios de Singapur, Japón, Australia y Nueva Zelanda confirman ese descenso motivado por las cuarentenas, mascarillas y distanciamientos. Incluso un pequeño estudio de la Universidad Federal de Sao Paulo que se publica en Journal of Infection ha observado tras revisar las infecciones respiratorias agudas de 244 pacientes hospitalizados del 12 de marzo al 16 de abril en el Hospital de Sao Paulo, que 115 tenían SARS-CoV-2, cuatro influenza B, nueve niños presentaban virus respiratorio sincitial (VRS), y ningún caso de influenza A ni de metapneumovirus, lo que supone la reducción a la mitad de los casos esperados en ese periodo de VRS e influenza.

Falta de vigilancia

Es posible de todos modos que la disminución de la gripe se haya notado más en los países orientales, en los que la pandemia empezó antes, que en los occidentales, en los que el SARS-CoV-2 empezó a llegar cuando la influenza estacional estaba en declive. No hay que descartar que algunos casos de influenza hayan quedado enmascarados tras la Covid-19 y que en esta temporada, por culpa de la pandemia, los rastreos y análisis se hayan visto perjudicados.

Como indicaba hace unos días la Organización Mundial de la Salud, “los datos actuales de vigilancia de la influenza deben interpretarse con cautela, ya que la pandemia de Covid-19 podría haber influido en diferentes grados en los comportamientos de búsquedas de salud, en las rutinas en los centros centinela, así como en las prioridades y capacidades de análisis de los países”. Reconocía sin embargo que “las diversas medidas de higiene y distanciamiento físico implantadas para reducir la transmisión del virus SARS-CoV2 también podrían haber desempeñado un papel en la interrupción de la transmisión del virus de la gripe… En la zona templada del hemisferio norte, la actividad de la influenza fue baja en general”.

Y el último informe del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, emitido el 16 de abril, señalaba que “la pandemia de Covid-19 en España podría estar afectando a la información epidemiológica y virológica de la gripe notificada”. Y precisaba que “en la semana 15/2020 (del 6 al 10 de abril), una vez finalizado el periodo epidémico de esta temporada gripal 2019-20, la tasa de incidencia de gripe es de 1,1 casos por 100.000 habitantes, por debajo del umbral establecido para esta temporada, una vez alcanzado el pico de la epidemia de gripe en la semana 05/2020, asociada actualmente a circulación esporádica de virus A(H1N1)pdm09”.

Con todo, la trágica pandemia de Covid-19 sí puede enseñarnos alguna lección válida para contener también a esos primos suyos estacionales que pueden ser tan peligrosos como el nuevo coronavirus.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s