#Novedad mundial: #prueba en saliva detecta #cáncer oral por #virus del papiloma humano oculto

Postado em

Una prueba en saliva para detectar cáncer orofaríngeo causado por el genotipo 16 del virus del papiloma humano (VPH-16) ha logrado ser la primera en el mundo: detectó dicho cáncer en un adulto asintomático.[1]

Si se reproduce el hallazgo en una cohorte más numerosa de individuos asintomáticos sanos, la detección sistemática generalizada del genotipo 16 del virus del papiloma humano (el principal impulsor de las elevadas tasas de cáncer orofaríngeo) podría estar a un paso más cerca, señalan los investigadores.

“El carcinoma orofaríngeo de células escamosas a menudo se presenta en una etapa tardía y los pacientes tienen una enorme morbilidad como resultado del tratamiento, así que debemos encontrar estrategias para detectar estos cánceres en una etapa más temprana”, comentó a Medscape Noticias Médicas la autora principal, Chamindie Punyadeera, Ph. D., de Queensland University of Technology, en Brisbane, Australia.

“Este estudio por primera vez proporciona un fundamento científico sólido para iniciar un estudio de detección sistemática en individuos con alto riesgo a fin de detectar cáncer orofaríngeo impulsado por virus del papiloma humano. Las pruebas en saliva podrían implementarse en forma general y utilizarse en un estudio sobre cribado en el futuro”, destacó.

El informe de caso fue publicado en versión electrónica el 31 de marzo en Frontiers in Oncology.

La prueba de saliva fue desarrollada por Punyadeera y el primer autor, Kai Dun Tang, Ph. D., también de la Queensland University of Technology. Se administra como un enjuague oral: el individuo hace gárgaras con una solución fisiológica durante un minuto o dos y luego escupe la muestra en un tubo.

Estudio de prevalencia

La prueba de saliva fue analizada en un estudio de prevalencia de ADN de virus del papiloma humano-16 que se está realizando, en el cual intervinieron 650 participantes sanos que se evaluaron de ADN de virus del papiloma humano-16 oral.

“De estos, se ha identificado que tres tienen infección por ADN de virus del papiloma humano-16 oral persistente”, afirman los investigadores.

Después de haber estudiado a esos tres pacientes, a un hombre de mediana edad que constantemente había resultado positivo para ADN de virus del papiloma humano-16 por un periodo de 36 meses, cuya carga vírica había aumentado constantemente en el curso del tiempo, se le invitó a que acudiera a una clínica de otorrinolaringología para evaluación.

“El examen clínico inicial de la orofaringe, que incluyó palpación y exploración con luz blanca, no reveló anomalías importantes”, resaltan los investigadores.

Como lo explicó Punyadeera, la evaluación clínica normal para el cáncer orofaríngeo incluye examen con luz blanca en busca de masas tumorales, detección de irregularidades o asimetría de las estructuras subyacentes y palpación de las amígdalas y la base de la lengua.

Las imágenes transversales con tomografía computarizada o resonancia magnética también pueden ser útiles, pero estos estudios por imágenes no pueden detectar lesiones más pequeñas de algunos milímetros de tamaño.

En el caso de este individuo se habían recolectado muestras de saliva tras el enjuague oral al inicio, y de nuevo a los 6, 12 y 36 meses después del reclutamiento en el estudio, así como 2 semanas después de que el paciente decidió someterse a una amigdalectomía bilateral.

Se extrajo ADN de las muestras de saliva tras el enjuague oral, al igual que de tejido amigdalino obtenido después de la resección. La genotipificación de ADN del genotipo 16 del virus del papiloma humano y las cargas víricas fueron analizados con un ensayo de reacción en cadena de la polimerasa.

Los resultados de las muestras salivales indicaron que la carga vírica de ADN del genotipo 16 del virus del papiloma humano del paciente había aumentado exponencialmente en los 36 meses de seguimiento, desde 3,43 copias/50 ng al inicio hasta 1.281.69 copias/50 ng a los 36 meses.

En la intervención quirúrgica se encontró que el paciente tenía un carcinoma de células escamosas de 2 mm en la amígdala izquierda, pero los demás tejidos bucofaríngeos eran normales y negativos para ADN del genotipo 16 del virus del papiloma humano.

Dos semanas después de someterse a amigdalectomía, la carga vírica de ADN del genotipo 16 del virus del papiloma humano del paciente en las muestras de saliva se volvió no detectable.

Este informe de caso demuestra que el virus del papiloma humano salival puede detectar lesiones más pequeñas que la exploración clínica o incluso los estudios radiológicos, y que la misma prueba salival probablemente se puede utilizar para monitorear la respuesta al tratamiento, comentó Punyadeera.

Persistencia a largo plazo

Como explican los investigadores en su artículo, la persistencia de la infección por el genotipo 16 del virus del papiloma humano a largo plazo muy probablemente es una condición preliminar para el desarrollo de la neoplasia maligna subsiguiente.

A diferencia del cáncer cervicouterino causado por infección del genotipo 16 del virus del papiloma humano, se desconoce la evolución natural de la infección por virus del papiloma humano en la cavidad bucofaríngea.

Sin embargo, la evaluación clínica de pacientes con infección persistente por virus del papiloma humano o carcinoma microscópico no ha logrado detectar alguna anomalía identificable.

Por consiguiente, este es el primer informe de un diagnóstico histológicamente confirmado de un cáncer orofaríngeo oculto asintomático detectado mediante una prueba de cribado a través de mediciones en serie de ADN del genotipo 16 del virus del papiloma humano, resaltan los investigadores.

El informe también demostró que lesiones en fase muy temprana pueden erradicarse con morbilidad mínima. Lamentablemente, casi todo cáncer orofaríngeo en la actualidad se diagnostica en etapas mucho más avanzadas, y su resección quirúrgica puede asociarse a discapacidades importantes, tales como dificultades en la deglución, e incluso para la comunicación.

“Es sorprendente pensar que este hombre se curó de su enfermedad con un procedimiento de 15 minutos de duración que no le dejó ningún problema duradero siquiera. Necesitamos tratar de establecer esto como norma, no como excepción”, comentó Punyadeera.

“Así que debemos realizar un estudio sobre cribado bien diseñado utilizando todos los conocimientos que hemos obtenido de este caso. Es nuestro deber para los pacientes explorar estos hallazgos hasta su máximo potencial”, hizo hincapié Punyadeera.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s