#Cáncer: #cuidar la piel mejora la #autoestima y disminuye #miedos e #incertidumbre

Postado em

Tener unas rutinas cotidianas para que el cutis luzca sano favorece, según los expertos, el relax y la sensación de control de la imagen del enfermo oncológico.

Los pacientes con cáncer si se cuidan la piel mejoran la autoestima.
Los pacientes con cáncer si se cuidan la piel mejoran la autoestima.

Bloqueo emocional, incertidumbre, miedo, tristeza, baja autoestima, apatía y agotamiento emocional son algunas de las emociones que pueden sentir los pacientes con cáncer, en función del momento y características de la patología y de las características y factores personales. Así lo ha puesto de manifiesto la psicooncóloga Fátima Castaño, que ha participado en un webinar organizado por la Fundación Stanpa, en el que se ha hablado de los talleres que esta organización imparte en los hospitales públicos españoles para instruir a estos pacientes en el cuidado de la piel y en la mejora de la imagen.

La alteración de la imagen es uno de los trastornos que estos enfermos sufren y tiene consecuencias psicológicas importantes en ellos: “Tener imagen de enfermedad, mayor percepción de vulnerabilidadbaja autoestima y estado de ánimo y reducción de la actividad social”.

Para ayudar a los pacientes a superar ese impacto psicológico, en los talleres de la Fundación Stanpa se les instruye en los cuidados básicos de la piel y de la imagen porque “está demostrado que contribuye a afrontar de forma positiva la patología y la sensación de control de su propia imagennormaliza los cambios en el aspecto y favorece la autoaceptación; disminuye los miedos y la incertidumbremejora la autoestima, y favorece el relax diario”.

Además, como ha añadido Pilar Cairó, directora del programa Ponte guapa, te sentirás mejor, que engloba los talleres mencionados, ha defendido que el cuidado personal cotidiano de un paciente con cáncer “indica el esfuerzo por su parte por afrontar sus tratamientos, por verse y sentirse mejor consigo mismo y con los que lo rodean”.

En concreto, ha afirmado que cuidar la piel es importante antes, durante y después del tratamiento oncológico. “Por efectos secundarios de las terapias oncológicas, durante el tratamiento, la piel sufre cambios en todo el cuerpo, que dependerán de la terapia pautada y del paciente. Eso sí, la mayoría son reversibles cuando finaliza el tratamiento y se pueden equilibrar y aliviar con los cuidado dermocosméticos apropiados”. Pero ha hecho una advertencia: “Siempre se precisa la valoración del equipo médico responsable antes de realizar cualquier tratamiento cosmético”.

Efectos secundarios en la piel

En concreto, Cairó enumeró los siguientes efectos en la piel y en la imagen:

  • Alopecia/disminución de la densidad capilar.
  • Cambios en el tono de la piel: hiperpigmentación, hipopigmentación, enrojecimiento o tono cetrino.
  • Sequedad y descamación.
  • Irritación pos radioterapia.
  • Prurito.
  • Aparición de vello.
  • Reacciones alérgicas.
  • Brotes de sensibilidad.
  • Acné.
  • Erupciones.
  • Queratosis cicatricial.
  • Escaras.
  • Uñas quebradizas, cutículas inflamadas y onicomicosis.

Lo que no se debe hacer

Pero no todos los cuidados cosméticos valen. De hecho hay ciertas prácticas que los pacientes con cáncer no deben hacer, a juicio de Cairó:

  • Realizar tratamientos de cabina en centros de estética.
  • Frecuentar balnearios o spa.
  • Hacerse manicuras en centros de manicura.
  • Hacerse micropigmentaciones ni tatuajes.
  • Utilizar cejas y pestañas positivas.
  • Masajes, salvo los que sean por prescripción del médico o enfermero.

Lo básico

Entre los cuidados básicos que sí están indicados en este grupo de población, es la limpieza cutánea (de ojo y rostro); la hidratación (de contorno de ojos, rostro, cuello, escote y cuero cabelludo), y protección solar.

La portavoz de la Fundación Stanpa ha mencionado el importante papel que juega el maquillaje para mejorar la imagen del paciente oncológico, puesto que corrige imperfecciones derivadas del tratamiento, entre ellas, sequedad, manchas, eritemas, exantemas. “Nosotros en los talleres -añade- no enseñamos a que se maquillen para ir a una fiesta, sino que nos centramos en el maquillaje básico para que tengan un aspecto lo más natural posible y se vean bien”. Por ello, se centran en la base de maquillaje, corrección de ojeras, polvos matificantes (polvos de sol), corrección de cejas, maquillaje de ojos (sombras, delineado y máscara de pestañas), colorete y delineado de labios.

Cuidado de las uñas

Durante su intervención, Cairó no se ha olvidado de las uñas, que están más frágiles y son más vulnerables a las infecciones. Entre los consejos que los profesionales sanitarios pueden dar para su cuidado destacan: evitar cortar las cutículas (retirarlas con palito de naranja); aplicar crema hidratante específica para prevenir la sequedad, las roturas y los padrastros; no usar limas sobre manchas o estrías, y mejor no aplicar esmalte de color, ya que oculta posibles cambios de aspecto.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s