#Los males del #teletrabajo: medicarse no es una opción

Postado em

Tomar analgésicos para los dolores musculares por malas posturas o fármacos para la ansiedad no soluciona los problemas derivados de trabajar en casa.

Mujer sentada en el suelo trabajando con un portátil
Las malas posturas y una luz inadecuada puede provocar dolores musculares, de cabeza y visión borrosa.

El teletrabajo es una opción para muchas personas que han podido acogerse a él tras la declaración del estado de alarma por la crisis del coronavirus.

Tras más de dos meses de confinamiento y de teletrabajar en circunstancias poco idóneas, “pueden aparecer dolores musculares y articulares en cuello, cervicales, espalda, muñecas y piernas, fruto de una postura inadecuada”, explica Julio Maset, médico de Cinfa, quien también menciona la fatiga visual por la fijación prolongada de la vista en la pantalla.

No es extraño que aparezcan, igualmente, “alteraciones psicológicas relacionadas con compaginar vida personal y laboral” y lo que el experto denomina tecnoestrés. Y es que “el desconocimiento de la tecnología o las dificultades técnicas para llevar a cabo nuestras tareas pueden desencadenar ansiedad. “Encontrarse en casa sin apoyo inmediato y estar unido a la vida laboral por la vía tecnológica puede ser una importante fuente de ansiedad. A esto se une la exigencia actual del uso continuado del móvil, ordenador, tableta o correo electrónico, que, ahora más que nunca, se extiende fuera del horario de trabajo”, añade.

El portavoz de Cinfa defiende que el mejor consejo que puede dar el farmacéutico es transmitir medidas higiénicosanitarias para prevenir el impacto negativo del teletrabajo en la salud y no recurrir a la automedicación si no hay una recomendación de un médico o un farmacéutico.

En el caso de los dolores musculares o articulares, argumenta que “el uso indebido de fármacos puede perpetuar hábitos posturales no adecuados, ya que en lugar de corregirlos se oculta la sintomatología producida por una mala postura con el uso de un analgésico”.

Por tanto, a pie de mostrador se debería transmitir que hay que cuidar la iluminación y prestar atención al mobiliario. “La mesa debe estar a una altura que permita que el uso del teclado y el monitor no fuerce nuestra postura, es decir, que esté en torno a 65-70 cm, aunque dependerá de la estatura”.

En cuanto a la silla, lo ideal es tenga cinco patas  y altura y respaldo regulables. “Si no la tenemos  podemos emplear una cómoda y, sobre todo, que nos permita apoyar la espalda recta. Además, debe permitir, en su altura, que la postura frente al ordenador sea con los codos en una posición de ángulo recto y que la pantalla quede ligeramente más baja que el ángulo de visión directo”

Nada de ansiolíticos

Respecto al tecnoestrés, hace hincapié en que “deberá combatirse con apoyo personal y profesional, con hábitos de vida saludables, pero nunca con ansiolíticos, salvo por prescripción médica y tras haber intentado otras estrategias saludables”.

Para la fatiga visual, Maset dice que es muy importante que la iluminación sea la adecuada. “Cuando se trabaja con ordenadores, la luz de la habitación deba ser algo más baja de lo habitual para que la pantalla tenga el contraste; se debe usar luz indirecta; evitar los reflejos en la pantalla, y estar atentos a posibles deslumbramientos”.

El farmacéutico también debería informar a sus usuarios de que es preferible “recurrir a la luz natural filtrada (corriendo cortinas o estores o bajando algo la persiana hasta encontrar una iluminación cómoda) y, si se va a emplear luz artificial, mejor las bombillas de luz cálida o halógenos, antes que los fluorescentes (por ejemplo, en la cocina)”, recomienda Maset.

En el caso de que reciban una consulta por molestias relacionadas con la sequedad ocular por trabajar muchas horas frente al ordenador, además de las medidas anteriores, Maset afirma que se pueden recomendar lágrimas artificiales, “que deben usarse, preferiblemente, en monodosis y nunca guardarlas a medias, sino desecharlas”.

Tome nota

  • Rutinas. Organizar bien la rutina laboral y establecer unos horarios regulares al empezar y al terminar.
  • Aislarse. Habilitar un espacio amplio y lo más aislado posible del resto de la casa para trabajar.
  • Ergonomía. La mesa tiene que ser ancha y estar elevada y la silla tener cinco puntos de apoyo y ser regulable.
  • Posturas. Mantener la espalda en ángulo recto con las piernas y los brazos. Usar reposapiés.
  • Salud visual. No trabajar frente a una ventana; optar por luz natural, y tener la pantalla a 40-55 cm de la vista.
  • Saber pausar. Hacer descansos para aliviar la tensión muscular y los ojos. Hay que parpadear con frecuencia.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s