#Antihipertensivos vinculados a una disminución del #riesgo de cáncer colorrectal

Postado em

El tratamiento de la hipertensión mediante inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y antagonistas de receptores de la angiotensina se asoció con disminución del riesgo de cáncer colorrectal, de acuerdo con los hallazgos de un estudio retrospectivo extenso.[1]

Sin embargo, en otro estudio publicado hace poco más de un año se señaló que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, pero no los antagonistas de receptores de la angiotensina, conllevan más riesgo de cáncer de pulmón.

Un experto al que se le pidió un comentario resaltó que los dos estudios son observacionales y, por consiguiente, solo muestran asociación y no se puede inferir causalidad.

En este último estudio, publicado en la versión electrónica de la revista Hypertension, el uso de los inhibidores de enzima convertidora de angiotensinay los antagonistas de receptores de la angiotensina se asoció a disminución de 22% del riesgo de cáncer colorrectal al cabo de 3 años después de una colonoscopia inicial negativa.

Este es el estudio más grande realizado hasta la fecha, con una cohorte de más de 185.000 pacientes, que indica un efecto protector importante de estos dos antihipertensivos comunes, señalaron los autores.

El riesgo de que se presente cáncer colorrectal disminuyó conforme aumentó la duración del uso del inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina o de los antagonistas de receptores de la angiotensina, con reducción de 5% en el hazard ratio ajustado (HRa) por cada año de uso.

Sin embargo, este efecto se limitó a pacientes que tenían colonoscopias negativas en un periodo de 3 años, y no se extendió más allá de este punto.

El autor principal, Dr. Wai K. Leung, profesor clínico de medicina en la University of Hong Kong, explicó que no están recomendando a los pacientes que tomen inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina simplemente para prevenir cáncer. “A diferencia del ácido acetilsalicílico y las estatinas, nunca se ha establecido el potencial papel quimiopreventivo de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina sobre el cáncer. Los hallazgos del estudio pueden favorecer el empleo de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina en el tratamiento de la hipertensión, más que muchos otros antihipertensivos, en algunos pacientes para prevenir el cáncer colorrectal”, indicó a Medscape Noticias Médicas.

¿Aumento o reducción del riesgo?

Ha habido considerable debate sobre los posibles efectos carcinógenos de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los antagonistas de receptores de la angiotensina, y “no se ha establecido la relación con riesgos de cáncer de varios órganos sólidos”, señalaron los autores. Los estudios han producido resultados ambivalentes al mostrar que no hay riesgo para el cáncer en general y un riesgo moderadamente incrementado para el cáncer en general asociado con estos agentes.

En un estudio reciente se informó que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, en comparación con los antagonistas de receptores de la angiotensina incrementaban 14% el riesgo de cáncer pulmonar. El riesgo para cáncer de pulmón aumentó 22% entre quienes utilizaron inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina durante 5 años, y alcanzó un máximo de 31% para los pacientes que tomaron inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina durante 10 años o más.

El autor principal del estudio sobre cáncer de pulmón, Laurent Azoulay, Ph. D., de la McGill University, en Montreal, Canadá, ofreció algunas ideas sobre los datos aparentemente contradictorios que ahora se están comunicando y que muestran reducción del riesgo de cáncer colorrectal.

“En resumen, este estudio tiene problemas metodológicos importantes que pueden explicar los hallazgos observados”, manifestó a Medscape Noticias Médicas.

Azoulay puntualizó que en el modelo univariable, la utilización de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o de antagonistas de receptores de la angiotensina se asoció con incremento de 26% del riesgo de cáncer colorrectal. “Solo después del ajuste de la puntuación de propensión se invirtió la estimación del efecto en la dirección protectora. Sin embargo, las variables incluidas en el modelo de puntuación de propensión se determinaron en el mismo periodo que la exposición, lo cual puede dar lugar a un sesgo de sobreajuste y generar hallazgos falsos”, destacó.

Otro problema es que el periodo del estudio no comenzó en el tiempo de la exposición, sino más bien en un momento distante después de iniciar el tratamiento; en este caso, cribado de cáncer colorrectal. “Por consiguiente, los autores excluyeron a pacientes que antes habían tenido un diagnóstico de cáncer colorrectal, lo que probablemente incluyó a los expuestos a inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o a los antagonistas de receptores de la angiotensina. Este enfoque puede dar lugar a la inclusión de los ‘sobrevivientes’ en los que es más bajo el riesgo de presentar cáncer colorrectal”, agregó.

Azoulay añadió: “Pero sin duda esta posible asociación se ha de investigar utilizando enfoques metodológicamente sólidos”.

Conclusión práctica para los médicos

Otro experto resaltó el carácter observacional de los dos estudios. El Dr. Raymond Townsend, director del Programa de Hipertensión y profesor de medicina en el hospitalde la University of Pennsylvania en Filadelfia, señaló: “Ante todo, estos son estudios observacionales y en ellos no se puede hacer alguna inferencia en torno a la causalidad, solo pueden demostrar asociaciones”. Puntualizó que a veces hay verdaderas asociaciones, mientras que en otras ocasiones hay un sesgo de confusión que no se puede ajustar estadísticamente debido a que se desconoce. Aclarado el punto, el tamaño de este último estudio es una ventaja, y tiene un periodo de seguimiento aceptable.

“La conclusión práctica para los médicos es que puede resultar beneficioso mantener a las personas de edad avanzada con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina por la posibilidad de que desarrollen cáncer colorrectal si la última colonoscopia fue negativa”, comentó a Medscape Noticias Médicas el Dr. Townsend, quien no intervino en el estudio.

Sin embargo, hay algunas interrogantes que persisten sin respuesta sobre las características de la cohorte, señaló el Dr. Townsend. “¿Quiénes fueron las personas que en primer lugar se sometieron a la colonoscopia? ¿Fueron un grupo de más riesgo? ¿Por qué hubo algunos tratados con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o antagonistas de receptores de la angiotensina, y muchos otros no?”.

Hay otras conclusiones que los médicos pueden extraer de esto. “Seleccionar un tratamiento para pacientes con base en su mejor estimación de cuál reducirá su tensión arterial y evitará el daño orgánico mediado por la hipertensión”, indicó el Dr. Townsend, un experto voluntario de la American Heart Association. “Hay que tener presente que los pacientes se enteran de estos estudios, y leen blogs no revisados en la web, por lo que tienen preguntas”.

Resaltó que siempre se reduce a dos cosas. “Una es que toda decisión de tratamiento es inherentemente un escenario de riesgo-beneficio. Y en segundo lugar, la mayoría de nuestros pacientes es de edad adulta, y si opta por no tratarse de su hipertensión pese a nuestro mejor consejo y de tratar de hacerlos entrar en razón, hay que renunciar al control y dejarlos proceder como deseen, ofreciéndoles renegociar en un futuro cuando reconsideren la cuestión”, destacó.

Detalles del estudio

En el último estudio, el Dr. Leung y sus colaboradores llevaron a cabo un estudio retrospectivo de cohortes y utilizaron una base de datos de asistencia sanitaria electrónica de la Hong Kong Hospital Authority.

En el análisis se incluyó un total de 187.897 individuos de 40 años de edad y mayores, que se habían sometido a colonoscopia entre 2005 y 2013 con resultado negativo.

El criterio principal de valoración del estudio fue cáncer colorrectal que se diagnosticó entre 6 y 36 meses después de la colonoscopia, y la mediana de edad de la colonoscopia fue de 60,6 años. Dentro de esta población, 30.856 (16,4%) utilizaban inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o antagonistas de receptores de la angiotensina.

Entre 6 meses y 3 años después de someterse a colonoscopia se diagnosticaron 854 casos de cáncer colorrectal, con una tasa de incidencia de 15,2 por 10.000 años/persona. La mediana de tiempo entre la colonoscopia y el diagnóstico fue de 1,2 años.

Los usuarios de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o antagonistas de receptores de la angiotensina tuvieron una duración mediana de uso de 3,3 años dentro del periodo de 5 años previo a su colonoscopia, y dentro de este grupo hubo 169 (0,55%) casos de cáncer colorrectal. En el análisis univariable, el hazard ratio bruto de cáncer colorrectal e inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina o antagonistas de receptores de la angiotensina fue de 1,26 (p = 0,008), pero en el ajuste de la regresión en la puntuación de propensión, el hazard ratio ajustado se convirtió en 0,78.

La reducción absoluta del riesgo en la puntuación de propensión para usuarios fue de 3,2 por 10.000 años-persona entre no usuarios, y la estratificación según subsitio mostró un hazard ratio de 0,77 para los cánceres distales, y 0,83 para los cánceres proximales.

En un análisis de subgrupo, los beneficios de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y de los antagonistas de receptores de la angiotensina se observaron en pacientes de 55 años de edad o mayores, (HRa: 0,79), y en aquellos con un antecedente de pólipos colónicos (HRa: 0,71).

Los autores también evaluaron si hubo relación entre los fármacos y otro tipo de cáncer. En el análisis univariable, la utilización se asoció a incremento del riesgo de cáncer de próstata y de pulmón, pero menos riesgo de cáncer de mama. No obstante, después del ajuste de la regresión en la puntuación de propensión, las asociaciones no persistieron.

El estudio fue financiado por el Health and Medical Research Fund of the Hong Kong SAR Government. El Dr. Leung ha recibido honorarios por asistir a reuniones de la junta de asesores de AbbVie, Takeda y Abbott Laboratories; la coautora Esther W. Chan ha recibido apoyo económico de Pfizer, Bristol-Myers Squibb, Bayer, Takeda, Janssen (una división de Johnson & Johnson); becas para investigación del consejo de Hong Kong; División de Narcóticos, Oficina de Seguridad y la Fundación Nacional para las Ciencias Naturales de China, todos por trabajos no relacionados con el presente estudio. Los demás autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Azoulay ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Townsend es empleado de Penn Medicine.

© 2020 WebMD, LLC

Citar este artículo: Antihipertensivos vinculados a una disminución del riesgo de cáncer colorrectal – Medscape – 13 de jul de 2020.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s