La carga de enfermedad tras COVID-19 sigue a los pacientes después del alta

Postado em

Los pacientes con COVID-19 que sobreviven a su hospitalización no dejan atrás la enfermedad en el momento del alta, ya que un porcentaje significativo falleció dentro de los 60 días posteriores a esta, y la admisión en la unidad de cuidados intensivos aumenta el riesgo, señala estudio observacional de 38 hospitales de Michigan. Además muchos de ellos estaban agobiados por problemas emocionales y de salud que iban desde la readmisión en el hospital hasta la pérdida del empleo y problemas económicos.

“Estos datos confirman que el costo de la COVID-19 se extiende mucho más allá de la hospitalización, hallazgo consistente con las secuelas a largo plazo, como sepsis y otras enfermedades virales respiratorias graves”, escribieron el autor principal, Dr. Vineet Chopra, de University of Michigan, en Ann Arbor, Estados Unidos, y sus colaboradores.[1]

Los investigadores encontraron que 29,2% de todos los pacientes hospitalizados por COVID-19 del 16 de marzo al 1 de julio falleció. El estudio observacional de cohorte incluyó 1.648 pacientes con COVID-19 en 38 hospitales de Michigan que participaron en una colaboración estatal.

La mayor parte de los decesos ocurrió durante la hospitalización: 24,2% de los pacientes (n = 398). De los 1.250 pacientes dados de alta, 78% (n = 975) se fue a casa y 12,6% (n = 158) a un centro de enfermería especializada; el resto no se registró. Dentro de los 60 días posteriores al alta, 6,7% (n = 84) de los sobrevivientes hospitalizados había fallecido y 15,2% (n = 189) fue readmitido. Los investigadores recopilaron datos de los 60 días posteriores al alta a través de una encuesta telefónica, contactando a 41,8% (n = 488) de los pacientes dados de alta.

Los resultados fueron aún peores para los pacientes dados de alta que pasaron tiempo en la unidad de cuidados intensivos. La tasa de muerte entre este grupo fue de 10,4% (17 de 165) después del alta. Eso resultó en una tasa de mortalidad general del estudio de 63,5% (n = 257) para los 405 pacientes que estuvieron en la unidad de cuidados intensivos.

Si bien los datos del estudio pertenecen a la primera ola del nuevo coronavirus, los hallazgos tienen relevancia hoy, destacó la Dra. Mary Jo Farmer, directora de hipertensión pulmonar de Baystate Health, en Springfield, Estados Unidos.

“Esta es la mejor información que tenemos hasta la fecha. Debemos seguir teniendo la mente abierta y esperar que esta información pueda cambiar a medida que el virus posiblemente mute de acuerdo a su propagación, y debemos seguir realizando este tipo de estudios de desenlaces a los 90 días, 120 días, etcétera”, destacó.

La mediana de edad de los pacientes del estudio fue de 62 años, con un rango de 50 a 72 años. Las tres principales comorbilidades entre los pacientes dados de alta fueron hipertensión (n = 800; 64%), diabetes (34,9%; n = 436) y enfermedad cardiovascular (24,1%; n = 301).

Los malos resultados posteriores al alta no se limitaron a la mortalidad y la readmisión. Casi 19% (n = 92) reportó síntomas cardiopulmonares nuevos o que empeoraron, como tos y disnea; 13,3% tuvo pérdida persistente del gusto o el olfato y 12% (n = 58) informó más dificultad con las tareas de la vida diaria.

Las secuelas no fueron solo físicas. Aproximadamente la mitad de los pacientes dados de alta (48,7%; n = 238) reportó efectos emocionales y casi 6% (n = 28) buscó atención de salud mental. Entre 40% (n = 195) de los pacientes que tenían empleo antes de ser hospitalizados, 36% (n = 78) no pudo regresar al trabajo debido a problemas de salud o despidos. Sesenta por ciento (n = 117) de los pacientes dados de alta regresó al trabajo, pero 25% (n = 30) lo hizo con horas reducidas o tareas laborales modificadas debido a problemas de salud.

Los problemas financieros también fueron una carga. Más de un tercio, 36,7% (n = 179) informó algún impacto financiero como efecto de su hospitalización. Alrededor de 10% (n = 47) dijo que utilizó la mayor parte o la totalidad de sus ahorros, y 7% (n = 35) dijo que recurrió a racionar necesidades como alimentos o fármacos.

Los investigadores observaron que uno de cada cinco pacientes no tuvo seguimiento de atención primaria a los 2 meses después del alta. “En conjunto, estos hallazgos sugieren que se necesitan mejores modelos para apoyar a los sobrevivientes de COVID-19”, resaltaron el Dr. Chopra y sus colaboradores.

El Dr. Sachin Gupta, especialista en cuidados intensivos y pulmonares de Alameda Health System, en Oakland, Estados Unidos, señaló que el curso posterior al alta implica dos problemas para los pacientes: superar la hospitalización en sí y la fase de recuperación. “Al observar la edad promedio de los sobrevivientes, los pacientes de edad avanzada que sobreviven a una estadía en el hospital aún tendrán un periodo de recuperación, y como cualquier enfermedad viral que lleva a que alguien sea hospitalizado, cuando se tiene un paciente de edad avanzada con comorbilidades, no todos pueden superar el último tramo”.

Hizo eco del llamado de los autores del estudio en cuanto a que se requiere mejor apoyo posterior al alta para los pacientes con COVID-19. “Normalmente, aunque no en todos los hospitales, existe un proceso fijo de planificación del alta. Para los pacientes mayores, en particular con enfermedades comórbidas, es importante realizar seguimiento estrecho después del alta”, puntualizó el Dr. Gupta.

La Dra. Farmer señaló que un desafío en el apoyo al alta puede ser la cuestión del personal. “Los proveedores de esta atención pueden tener miedo de los pacientes que han cursado COVID-19: ¿siguen siendo contagiosos?, ¿qué pasa si los síntomas de COVID-19 regresan, como tos seca, fiebre?, y de contraer la enfermedad ellos mismos”.

Los hallazgos con respecto al estado emocional de los pacientes dados de alta deben tener en cuenta la planificación del alta. “Los proveedores de atención poshospitalaria deben conocer el impacto emocional de esta enfermedad (por ejemplo, los pacientes pueden sentirse excluidos o que nadie quiere estar cerca de ellos) para ayudarlos en su recuperación”, finalizó.

El Dr. Chopra y la Dra. Farmer han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Gupta es empleado y accionista de Genentech.

Este artículo fue publicado originalmente en Chest Physician.

Medscape Noticias Médicas © 2020 WebMD, LLC

Citar este artículo: La carga de enfermedad tras COVID-19 sigue a los pacientes después del alta – Medscape – 30 de nov de 2020.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s