¿Se pueden predecir los trastornos alimentarios?

Postado em

Varios factores presentes en la adolescencia temprana pueden ayudar a predecir los trastornos alimentarios, lo que crearía oportunidades para intervención y prevención más tempranas, sugiere nueva investigación.

Los investigadores han identificado varios factores presentes en la adolescencia temprana que pueden ayudar a predecir conductas alimentarias desordenadas.

Un índice de masa corporal más alto, el neuroticismo, el control de impulsos y las conductas relacionadas con la adicción a los 14 años se asociaron de manera diferencial con la presencia futura de conductas alimentarias desordenadas y síntomas de depresión y ansiedad generalizada, informaron.

Además, los análisis genéticos mostraron fuerte superposición etiológica entre el índice de masa corporal, el neuroticismo, el trastorno por déficit de atención/hiperactividad y los trastornos alimentarios.
El estudio fue publicado en versión electrónica el 2 de diciembre en JAMA Network Open.[1]

La Dra. Sylvane Desrivieres, Ph. D., del King’s College London, en Reino Unido, y sus colaboradores, analizaron datos del estudio de población IMAGEN, que incluyó medidas longitudinales de los síntomas de trastornos alimentarios y muchas otras construcciones psiquiátricas y psicológicas además de la genómica.

Los hallazgos se basan en las evaluaciones longitudinales de 1.623 adolescentes reclutados a edad promedio de 14,5 años y con seguimiento a las edades de 16 y 19 años.

En cualquiera de los puntos de tiempo, 278 adolescentes (17,1%) informaron atracones, 334 (20,6%) informaron purgas y 356 (21,9%) indicaron hacer dieta.

Entre los precursores de las conductas alimentarias desordenadas, el índice de masa corporal más alto en la adolescencia temprana se asoció con realizar dietas en el futuro (odds ratio [OR]: 3,44; IC 95%: 2,09 – 5,65).

Los niveles altos de neuroticismo (OR: 1,04; IC 95%: 1,01 – 1,06), los problemas de conducta (OR: 1,41; IC 95%: 1,17 – 1,69) y la autolesión deliberada (OR: 2,18; IC 95%: 1,37 – 3,45) se asociaron con tener atracones en el futuro.

Niveles bajos de afabilidad (OR: 0,95; IC 95%: 0,92 – 0,97), la autolesión deliberada (OR: 2,59; IC 95%: 1,69 – 3,95), los problemas de conducta (OR: 1,42; IC 95%: 1,20 – 1,68) ), el abuso de alcohol (OR: 1,31; IC 95%: 1,10 – 1,54) y el abuso de sustancias (OR: 2,91; IC 95%: 1,78 – 4,74) se asociaron con purgas en el futuro.

A nivel genético, estas observaciones reflejaron los hallazgos fenotípicos.

Una puntuación de riesgo poligénica (PRS) más alta para el índice de masa corporal se asoció con hacer dieta, mientras que la puntuación de riesgo poligénica para el neuroticismo y el trastorno por déficit de atención/hiperactividad se asoció con mayor riesgo de atracones y purgas, respectivamente.

Los trastornos alimentarios son anteriores a otros problemas de salud mental, encontraron los investigadores.

Hacer dieta a los 14 años se asoció con síntomas posteriores de depresión (OR: 2,53; IC 95%: 1,56 – 4,10) y ansiedad generalizada (OR: 2,27; IC 95%: 1,14 – 4,51), así como autolesiones (OR: 2,10; IC 95%: 1,51 – 4,24), problemas emocionales (OR: 1,24; IC 95%: 1,08 – 1,43) y tabaquismo (OR: 2,16; IC 95%: 1,36 – 3,48).

Realizar purgas a los 14 años se asoció con el desarrollo de síntomas de depresión (OR: 2,87; IC 95%: 1,69 – 5,01) y ansiedad (OR: 2,48; IC 95%: 1,49 – 4,12).

Los investigadores señalaron que el estudio sugiere que “las predisposiciones genéticas y los mecanismos psicopatológicos relacionados con la obesidad, el trastorno por déficit de atención/hiperactividad y la personalidad se asociaron diferencialmente con la vulnerabilidad a los trastornos alimentarios en la adolescencia. Estos resultados pueden tener implicaciones clínicas para realizar programas específicos de prevención de trastornos alimentarios”.

Implicaciones clínicas importantes

En un comentario adjunto, Moritz Herle, Ph. D., y Carol Kan, Ph. D., del King’s College London, señalaron que los hallazgos tienen importantes implicaciones para la práctica clínica.[2]

“Dada la naturaleza entrelazada de los trastornos psiquiátricos infantiles, el trastorno por déficit de atención/hiperactividad y los trastornos afectivos de los adolescentes con síntomas de trastornos alimentarios, es esencial mayor conciencia clínica y reconocimiento más rápido de las comorbilidades psiquiátricas por parte de los equipos de atención primaria”, escribieron.

“Identificar a las personas que están en riesgo de desarrollar trastornos alimentarios creará oportunidades para una intervención más temprana, previniendo potencialmente la aparición de trastornos alimentarios o mejorando su curso clínico”, añadieron.

Señalaron que esto solo se puede lograr con esfuerzos multidisciplinarios por parte de los médicos de atención primaria y psiquiatría, que deben trabajar en estrecha colaboración con el paciente, así como con sus amigos y familiares.

La falta de reconocimiento y tratamiento de los trastornos alimentarios puede tener “consecuencias devastadoras. Estas fallas contribuyen a la cronicidad y gravedad de la enfermedad, así como al desarrollo de comorbilidades, como ansiedad y depresión”, concluyeron Herle y Kan.

Medscape Noticias Médicas © 2020 WebMD, LLC

Citar este artículo: ¿Se pueden predecir los trastornos alimentarios? – Medscape – 16 de dic de 2020.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s