Tres factores clave asociados a un mayor riesgo de suicidio en trastorno de la personalidad limítrofe

Postado em

Tres síntomas específicos pueden ayudar a los médicos a identificar a los pacientes con trastorno de la personalidad limítrofe con mayor riesgo de suicidio.[1]

Los resultados de un gran estudio longitudinal muestran que los pacientes con trastorno de la personalidad limítrofe tienen un riesgo considerablemente mayor de intentos de suicidio en comparación con los pacientes con otros trastornos de la personalidad, incluidos el esquizotípico, evitación y obsesivo-compulsivo.

Además, entre los criterios de diagnóstico de la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) para el trastorno de la personalidad limítrofe, el estudio identificó tres como los factores de riesgo independientes más importantes para los intentos de suicidio en esta población de pacientes. Incluían la alteración de la identidad, los sentimientos crónicos de vacío y los esfuerzos frenéticos para evitar el abandono.

El mensaje a llevar a casa para los médicos es que deben identificar estos tres factores en pacientes con trastorno de la personalidad limítrofe al evaluar el riesgo de suicidio, dijo a Medscape Noticias Médicas la investigadora del estudio, Dra. Shirley Yen, Ph. D., profesora asociada de Harvard Medical School, en Boston, Estados Unidos.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 18 de noviembre en JAMA Psychiatry.

Características únicas

Las personas con trastornos psiquiátricos tienen un mayor riesgo de suicidio. Sin embargo, el riesgo es mayor en pacientes con trastorno de la personalidad limítrofe que en aquellos con otros trastornos y ocurre independientemente de las comorbilidades psiquiátricas comunes asociadas con el trastorno de la personalidad limítrofe.

Para comprender la razón por la que el riesgo de suicidio es tan fuerte en pacientes con trastorno de la personalidad limítrofe, los investigadores analizaron datos del Estudio colaborativo longitudinal de trastornos de la personalidad, que incluyó a adultos con uno de cuatro trastornos de la personalidad y un grupo de comparación de controles equiparados con trastorno depresivo mayor.[2]

Los hallazgos anteriores de este estudio mostraron que la inestabilidad afectiva y la afectividad negativa a los 2 y 7 años, respectivamente, se asociaron con intentos de suicidio.

“Hasta este momento, la mayor parte de la atención con respecto al trastorno de la personalidad limítrofe y el riesgo de suicidio se ha centrado en la inestabilidad afectiva y la impulsividad. Por lo tanto, queríamos examinar todas las características del trastorno de la personalidad limítrofe, en particular las que son exclusivas de este trastorno”, dijo la Dra. Yen.

Se reclutó un total de 701 participantes de entornos de tratamiento hospitalario, ambulatorio o mixto. La cohorte tenía una edad promedio de 33 años, el 64% eran mujeres, el 70% eran blancos, el 73% había estudiado al menos un grado de la universidad y el 62% estaban desempleados.

El grupo de comparación estaba formado por participantes que cumplían con los criterios de trastorno depresivo mayor y tenían un trastorno de la personalidad mínimo o nulo (menos de dos criterios).

“El grupo de trastorno depresivo mayor se analizó con todos los grupos de trastorno de la personalidad , [pero] nuestros análisis para esto no hicieron una comparación directa de trastorno de la personalidad limítrofe frente a trastorno depresivo mayor. Más bien, el análisis agrupa a todos los grupos, ya que todos tienen alguna posibilidad de tener algún criterio. Esto conduce a una distribución más variable de los criterios”, dijo Yen.

Riesgo 6,5 veces mayor

Los participantes fueron evaluados al inicio del estudio y luego anualmente mediante la Diagnostic Interview for DSM-IV Personality Disorders (DIPD) Schedule for Nonadaptive and Adaptive Personality de autonotificación. La ideación suicida también se evaluó en cada seguimiento.

Las covariables incluyeron factores demográficos y clínicos, como abuso sexual infantil, trastornos por consumo de alcohol y sustancias y trastorno de estrés postraumático.

De la muestra total, 21% de los participantes informó comportamiento suicida con alguna intención de morir en algún momento durante el seguimiento de 10 años. El sexo femenino, un menor nivel educativo y el desempleo se asociaron significativamente con los intentos de suicidio, y cada uno de ellos resultó en aproximadamente 1,5 veces más riesgo de un intento de suicidio.

De todos los trastornos, el trastorno depresivo mayor fue el trastorno más prevalente experimentado por los grupos de trastorno de la personalidad  y trastorno depresivo mayor, pero no resultó ser un factor de riesgo significativo para intentos de suicidio debido a su prevalencia en toda la muestra.

Después de controlar las covariables demográficas, los antecedentes de abuso sexual infantil, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno por consumo de alcohol y el trastorno por consumo de sustancias fueron factores de riesgo significativos para los intentos de suicidio, y cada uno de ellos aumentó las probabilidades de un intento de suicidio en aproximadamente 2,5 veces.

De los cuatro trastornos de la personalidad, el trastorno de la personalidad limítrofe se asoció con el mayor riesgo de intento de suicidio, con un riesgo aumentado aproximadamente 6,5 veces (tabla 1). Incluso cuando se excluyó el criterio de autolesión, el riesgo siguió siendo extremadamente alto, con un riesgo de intento de suicidio casi cinco veces mayor. En contraste, el trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo se asoció con el riesgo más bajo.

Tabla 1. Riesgo de intento de suicidio por trastorno de la personalidad

Trastorno de la personalidadOdds ratio (IC 95%)
Limítrofe6,53 (4,33 a 9,85)
Limítrofe (sin autolesión)4,99 (3,35 a 7,41)
Obsesivo-compulsivo0,47 (0,31 a 0,71)

Luego, los investigadores utilizaron dos análisis diferentes para investigar qué criterios individuales del trastorno de la personalidad limítrofe se asociaron con intentos de suicidio, y ambos modelos controlaron las covariables demográficas y clínicas.

El primer modelo examinó cada criterio del trastorno de la personalidad limítrofe independientemente de los otros criterios, mientras que el segundo estimó todos los criterios de trastorno de la personalidad limítrofe (excepto la conducta autolesiva) simultáneamente.

Cuando se examinó por separado, cada criterio aumentó las probabilidades de comportamiento suicida aproximadamente dos o tres veces.

Sin embargo, en el modelo simultáneo, solo tres criterios surgieron como factores independientes asociados significativamente con el intento de suicidio durante el seguimiento: alteración de la identidad (OR: 2,21; IC 95%: 1,37 a 3,56), esfuerzos frenéticos para evitar el abandono (OR: 1,93; IC 95%: 1,17 a 3,16); y sentimientos crónicos de vacío (OR: 1,63; IC 95%: 1,03 a 2,57).

Yen dijo que se necesitan más investigaciones para examinar por qué la alteración de la identidad, los sentimientos crónicos de vacío y los esfuerzos frenéticos para evitar el abandono contribuyen a la tendencia al suicidio, pero “podemos proponer algunas hipótesis”.

Estos tres criterios, que representan alteraciones en el funcionamiento de la personalidad en el modelo alternativo de diagnóstico de trastornos de la personalidad de la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, “probablemente tengan un impacto crónico significativo en el funcionamiento interpersonal de un individuo, que puede manifestarse de diversas formas, incluido el rechazo social, la alienación, y la falta de pertenencia”, dijo.

Síntomas dolorosos

Al comentar sobre el estudio para Medscape Noticias Médicas, el Dr. Donald W. Black, profesor emérito de University of Iowa Carver College of Medicine, en Iowa City, Estados Unidos, dijo que el estudio “confirma que el trastorno de la personalidad limítrofe es un factor importante en los intentos de suicidio y nos brinda nueva información sobre síntomas específicamente relacionados con el”.

Estos síntomas son “dolorosos” y “pueden ser la base de las dificultades para relacionarse de la persona y pueden interferir con la autodirección y el compromiso con las metas”, puntualizó el Dr. Black, que no participó en el estudio.

Los médicos deben preguntar por los síntomas del trastorno de la personalidad limítrofe en pacientes que tienen tendencias suicidas o han intentado suicidarse “porque hay tratamientos específicos para el trastorno de la personalidad limítrofe disponibles”, aconsejó el Dr. Black. Además, “el médico puede preguntar específicamente acerca de estos tres síntomas y discutir su significado con el paciente”.

El estudio fue financiado por subvenciones a varios investigadores de National Institute of Mental Health; Columbia University and New York State Psychiatric Institute; McLean Hospital/HMS; Vanderbilt University; Yale University, y Brown University. Yen informó haber recibido subvenciones del National Institute of Mental Health durante la realización del estudio y el apoyo de Janssen fuera del trabajo presentado. Los conflictos de interés para los otros autores se enumeran en el artículo. El Dr. Black ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.  

Medscape Noticias Médicas © 2020 WebMD, LLC

Citar este artículo: Tres factores clave asociados a un mayor riesgo de suicidio en trastorno de la personalidad limítrofe – Medscape – 22 de dic de 2020.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s