¿Cómo se comportará el SARS-CoV-2 en los próximos años?

Postado em

Un equipo de las universidades de Emory y Pensilvania ha extrapolado datos de este y de otros coronavirus para predecir la evolución del SARS-CoV-2.

SARS-CoV-2 al microscopio electrónico.
Si las infecciones primarias en niños fueran graves, como en el caso del MERS, debería incorporarse la vacunación sistemática infantil contra el SARS-CoV-2.

¿Acabarán las vacunas con la covid-19? ¿Desaparecerá a medida que haya más contagiados y se consiga cierta inmunidad de rebaño? ¿Evolucionará con mutaciones que inutilicen las vacunas? ¿Serán esas mutaciones más benignas? ¿Se convertirá, como la gripe, en una epidemia estacional? Estas y otras preguntas inquietan a médicos, científicos y políticos que siguen viendo con impotencia el avance de la pandemia.

Un modelo desarrollado por un equipo de las universidades de Emory y Pensilvania, en Estados Unidos, que se publica en el último número de Science, predice que, si se vuelve endémico y la mayoría de las personas están expuestas en la infancia, el SARS-CoV-2 podría unirse a las filas de coronavirus leves que circulan actualmente sin demasiada prevalencia ni gravedad.

Las proyecciones se basan en estudios sobre los cuatro coronavirus de tipo gripal y el SARS-CoV-1. Para esos virus, el término “inmunidad de rebaño” es posiblemente engañoso, dice Jennie Lavine, primera autora del artículo. Los cuatro coronavirus comunes que causan resfriados han estado circulando durante mucho tiempo y mucha gente se infecta de ellos a una edad temprana. La infección natural en la infancia proporciona, como se sabe, inmunidad que protege a las personas contra enfermedades graves, si bien no previene la reinfección periódica.

De ahí que, según dicho modelo, “sea posible reinfectarse dentro de un año, pero si ocurre, los síntomas serían leves y el virus se eliminaría del cuerpo con rapidez“. E incide en la necesidad de separar los componentes de la inmunidad al SARS-CoV-2: ¿cuánto dura la inmunidad que impide la patología y cuánto dura la inmunidad que impide la transmisión? “Esas duraciones pueden ser muy diferentes”.

Los últimos seguimientos -limitados al tiempo que llevamos con la pandemia- hablan de protección inmune de hasta ocho meses; sin embargo, los investigadores todavía desconocen cómo esos anticuerpos y células de memoria se traducen en protección contra la enfermedad o la transmisión. “¿Cómo comparamos el SARS-CoV-2 con otros virus como el de la gripe estacional o el virus respiratorio sincitial?”. Este modelo asume una inmunidad del SARS-CoV-2 similar a la de otros coronavirus humanos. “Pero no sabemos qué pasará si alguien se contagia de uno de los otros coronavirus por primera vez como adulto en lugar de como niño”.

Territorio desconocido

El modelo predice que la tasa de mortalidad por infección para el SARS-CoV-2 estaría por debajo de la de la gripe estacional (0,1%), una vez que se alcance un estado endémico con cierta estabilidad. “Estamos en un territorio desconocido, pero un mensaje clave es que los indicadores inmunológicos sugieren que las tasas de mortalidad y la necesidad crítica de vacunación a gran escala pueden disminuir a corto plazo, por lo que el máximo esfuerzo debe ser capear esta pandemia para encaminarnos poco a poco a la fase endémica”, añade Ottar Bjornstad, profesor de Biología y Epidemiología en la Universidad de Pensilvania.

Lavine desarrolló el modelo, junto con Bjornstad y Rustom Antia, profesor de Biología en el Centro de Vacunas de Emory. Una vacuna segura y eficaz contra la covid-19 podría salvar cientos de miles de vidas en el primer año o dos de su implantación, pero la continua vacunación masiva puede ser menos crítica una vez que el SARS-CoV-2 se vuelva endémico, dicen los autores.

Otra implicación del modelo es que durante la transición a la fase endémica la consideración de los síntomas como herramienta de vigilancia infecciosa será más difícil. Por lo tanto, los test disponibles, cada vez más extendidos, pueden llegar a ser particularmente importantes durante las vacunaciones para proteger a las poblaciones vulnerables.

La rapidez con la que este cambio se produzca dependerá, resumen los autores, de la velocidad con la que se propague el virus y de qué tipo de respuesta inmunitaria induzcan las vacunas contra el SARS-CoV-2. Si proporcionan protección de corta duración contra la reinfección pero reducen la gravedad de la enfermedad, como es el caso de otros coronavirus endémicos, el SARS-CoV-2 puede volverse endémico más rápidamente. Y si las infecciones primarias de los niños son leves cuando el virus se vuelva endémico, puede que no sea necesaria una vacunación generalizada.

Hasta ahora, los datos disponibles sobre la infección por SARS-CoV-2 en bebés y niños pequeños sugieren que la gravedad en ellos es generalmente leve y la mortalidad muy baja, salvo las excepciones complicadas como el conocido síndrome inflamatorio multisistémico. Por el contrario, si la infección por SARS-CoV-2 en la infancia se volviera más grave, seguirán siendo necesarios programas de vacunación rutinarios.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s