La pandemia se ‘traga’ al #virus respiratorio sincitial

Postado em

Se había observado en países del hemisferio sur, y ahora se está confirmando en los del hemisferio norte. Una buena noticia en medio de la tragedia.

Micrografía electrónica de barrido de viriones del virus respiratorio sincitial humano.
Micrografía electrónica de barrido de viriones del virus respiratorio sincitial humano (coloreado en azul), en la superficie de las células epiteliales del pulmón (NIAID).

El virus respiratorio sincitial (VRS) es la principal causa de hospitalización en menores de 5 años, y la mayoría de los niños se infectan hacia los 2 años de edad. La epidemia de VRS en el hemisferio norte ocurre todos los años durante diciembre (entre las semanas 52 y 53), antes de la epidemia estacional de gripe. Es el principal agente etiológico de la bronquiolitis aguda, la infección respiratoria más común en la infancia y la principal causa de morbilidad en lactantes menores de un año. Durante el invierno pasado en el hemisferio sur, algunos países ya observaron la casi desaparición de la gripe y del VRS gracias a las medidas de control contra la pandemia. En Australia, los casos de VRS se redujeron en un 98% y los de influenza en un 99,4%.

Un equipo del Instituto Catalán de la Salud y del Hospital Valle de Hebrón, en Barcelona, coordinado por Ermengol Coma, acaba de prepublicar en MedRxiv un análisis sobre la evolución del VRS y la enfermedad respiratoria asociada en Cataluña en las últimas semanas y ha comparado los datos con los de los diez años anteriores utilizando las historias clínicas electrónicas de atención primaria.

Han incluido a todos los niños menores de 5 años con diagnóstico clínico de sospecha de VRS, confirmada o no mediante pruebas de laboratorio. El periodo de estudio abarca 12 temporadas epidemiológicas, desde el 1 de septiembre de 2009 (temporada 2009-2010) hasta el 16 de enero de 2021 (temporada 2020-2021). Los datos se dividieron en dos conjuntos: conjunto de comparación (desde septiembre de 2009 hasta agosto de 2019) y conjunto de análisis (de septiembre de 2019 a enero de 2021).

La reducción de RSV fue definido como la diferencia entre lo esperado menos lo observado para todos los periodos. Como análisis de sensibilidad, realizaron el mismo estudio de series con confirmación de laboratorio de VRS del Hospital Valle de Hebrón con datos disponibles entre la semana 40 de 2013 y la semana 1 de 2021.

Desde el 1 de septiembre de 2009 al 16 de enero de 2021, observaron 190.131 enfermedades relacionadas con el VRS, de las cuales 178.817 (94%) fueron diagnosticadas en población menor de dos años. El número promedio de casos de VRS para las temporadas 2009-2010 a 2018-2019 fue de 17.517; para la temporada 2019-2020 fue de 13.432 y solo 1.534 para la temporada 2020-2021 (hasta el 16 de enero), es decir, una reducción del 87,58% según lo esperado del 7 de octubre de 2020 al 16 de enero de 2021.

El mismo análisis efectuado con datos de confirmación de laboratorio de VRS en la temporada 2019-2020 obtuvo resultados similares. Sin embargo, durante la temporada 2020-2021 solo se observó una confirmación de laboratorio (reducción del 99,65% en comparación con lo esperado), que muestra el mismo patrón que los datos de las historias clínicas electrónicas de la red de atención primaria.

Varias explicaciones

Los autores ofrecen algunas razones de esta bienvenida desaparición del VRS. Una, lógica, apuntada por estudios de varios países son las medidas de control establecidas frente a la pandemia y seguidas tras la apertura de los colegios en septiembre, como el uso de mascarillas para niños mayores de 6 años, la intensificación de las medidas de limpieza e higiene, los grupos burbuja, y el cribado diario de síntomas, además de las medidas generales de distancia física y restricciones comunitarias.

Aunque estas medidas para el control de la transmisión del SARS-CoV-2 podrían tener un impacto en otras transmisiones respiratorias, podría haber otras causas. Por ejemplo, al no ser obligatoria la educación por debajo de los 6 años en Cataluña, rango de edad más vulnerable a la infección por VRS, también es posible que, debido a las consecuencias socioeconómicas de la pandemia y al estímulo del teletrabajoalgunos padres pueden haberse quedado en casa cuidando a sus hijos, reduciendo así interacciones sociales de los niños y la transmisión esperada de la mayoría de los virus respiratorios.

También se ha planteado la hipótesis de que los cambios en el comportamiento y una mayor conciencia sobre la salud en el contexto de la mitigación de la covid-19 puedan haber contribuido a la reducción de la transmisión del VRS, observada además en otras infecciones.

En la página web de Diagnosticat del Departamento de Salud de Cataluña, que rastrea los diagnósticos clínicos semanales de siete enfermedades infecciosas notificables desde 2010, se aprecian reducciones de casos de varicela y diarrea incluso en entornos educativos abiertos. Hay que tener en cuenta que los virus envueltos, como el respiratorio sincitial, la influenza y otros, son más susceptibles a la inactivación química por medidas higiénicas y geles que los no envueltos.

Finalmente, es posible que la interferencia viral entre el SARS-CoV-2 y otros virus respiratorios repercuta en esta baja transmisión de VRS. Los autores advierten de la posibilidad de que el uso de diagnósticos clínicos a través de las HCE de atención primaria podría subestimar el número de infecciones reales por VRS. Sin embargo, “nuestros resultados son coherentes con las confirmaciones de laboratorio de uno de los mayores hospitales pediátricos en España (el Valle de Hebrón)”. Es más, “el seguimiento de los diagnósticos clínicos en entornos de atención primaria podría anticipar los cambios de tendencia de las infecciones respiratorias virales, ya que este sistema de vigilancia ha sido útil para encontrar patrones inusuales relacionados con la covid-19 en diagnósticos de gripe”.

De todos modos, matizan que hay que andar con precaución. En enero de 2020, el sistema de vigilancia en Australia informó de un aumento del número semanal de casos de VRS durante la primavera del hemisferio sur, período en el que no se espera la circulación de este virus. Por tanto, “tenemos que aprender de la experiencia en otros países y estar atentos a la circulación repentina de este virus en los próximos meses con la adecuada monitorización en la atención primaria y los entornos hospitalarios”.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s