Anticuerpos maternos anti-SARS-CoV-2 cruzan la placenta y se detectan en neonatos

Postado em

Dra. Naima Joseph

“Creo que el hallazgo más llamativo es que notamos alta respuesta neutralizante a la infección natural incluso en las infecciones asintomáticas, pero naturalmente se observó en mayor grado en personas con infección sintomática”, comentó a Medscape Noticias Médicas la Dra. Naima Joseph, maestra en salud pública de la Emory University School of Medicine, en Atlanta, Estados Unidos.

“Nuestros datos demuestran la capacidad materna para crear respuesta inmunitaria apropiada y robusta”, y la inmunidad protectora materna duró un mínimo de 28 días después de la infección, indicó la Dra. Joseph. “Además observamos títulos en sangre del cordón neonatal más elevados en madres con títulos más altos, lo cual indica una relación, pero necesitamos comprender mejor cómo ocurre la transferencia transplacentaria y establecer correlatos de protección neonatal para ver si la inmunidad materna puede también beneficiar a los recién nacidos, y de qué manera”.

Los investigadores analizaron de forma prospectiva la cantidad de inmunoglobulina G e inmunoglobulina M en muestras de sangre materna y de cordón obtenidas durante el parto de mujeres que resultaron positivas para COVID-19 en algún momento durante la gestación. Utilizaron enzimoinmunoanálisis de adsorción de anticuerpos para el dominio de unión a receptor de proteína en espiga del SARS-CoV-2.

Los 32 pares de madres-lactantes en el estudio fueron predominantemente de raza negra no hispanoamericanas (72%) e hispanoamericanas (25%) y 84% estaba afiliado a Medicaid como su pagador. Mayor proporción de las madres (72%) tenía por lo menos un trastorno concomitante, más frecuentemente obesidad, hipertensión o asma, o enfermedad pulmonar. Poco más de la mitad de las mujeres (53%) tuvo síntomas mientras cursaba con la infección, y 88% enfermó de COVID-19 durante el tercer trimestre. El tiempo promedio desde la infección hasta el parto fue de 28 días.

Todas las madres tenían anticuerpos de inmunoglobulina G, 94% tenía anticuerpos de inmunoglobulina G y 94%tenían anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2. De las muestras de sangre de cordón, 91% tenía anticuerpos de inmunoglobulina G, 9% anticuerpos de inmunoglobulina M y 25% anticuerpos neutralizantes.

“Es tranquilizante que hasta ahora la respuesta fisiológica es exactamente la que esperábamos”, comentó a Medscape Noticias Médicas la Dra. Judette Louis, maestra en salud pública, profesora asociada de obstetricia y ginecología y presidenta del departamento de ginecología de la University of South Florida, en Tampa, Estados Unidos. “Es lo que esperaríamos, pero siempre es útil contar con más datos que respalden esto. Por lo demás, se está extrapolando lo que se sabe de otros trastornos”, destacó la Dra. Louis, quien moderó la sesión de resúmenes orales.

La infección sintomática se asoció con títulos de inmunoglobulina G más elevados de manera estadísticamente significativa que la infección asintomática (= 0,03), pero no se observó correlación para inmunoglobulina M o anticuerpos neutralizantes. Además, aunque las madres que dieron a luz más de 28 días después de la infección tuvieron títulos de inmunoglobulina G más elevados (= 0,05), no se observaron diferencias en la respuesta de inmunoglobulina M o neutralizante.

Los títulos en sangre de cordón de los lactantes fueron más bajos de manera estadísticamente significativa que sus muestras maternas correspondientes, sin importar los síntomas o la latencia desde la infección hasta el parto (< 0,001), informó la Dra. Joseph.

“Se ha demostrado que la eficiencia de transferencia transplacentaria de otros patógenos se correlaciona con la inmunidad neonatal cuando el cociente sangre de cordón/materna es superior a 1”, indicó la Dra. Joseph en su presentación. Sus datos demostraron “eficiencia subóptima” con un índice de 0,81.

El tamaño pequeño de la muestra y la falta de un grupo de control fueron debilidades del estudio, pero una fortaleza importante fue disponer de una población con riesgo desproporcionadamente más alto para la infección y la morbilidad grave que la población general.

Implicaciones para la vacunación materna contra la COVID-19

Aunque todavía no se dispone de los datos, la Dra. Joseph señaló que han ampliado su protocolo para incluir mujeres embarazadas vacunadas.

“La clave para desarrollar una vacuna eficaz para mujeres embarazadas en realidad es caracterizar la inmunidad adaptativa durante la gestación. Creo que estos hallazgos aportan más información para el desarrollo de la vacuna al demostrar que la inmunidad materna es robusta”, añadió la especialista.

La Organización Mundial de la Salud recientemente recomendó no administrar vacunas contra COVID-19 a mujeres embarazadas, pero la Society for Maternal-Fetal Medicine y el American College of Obstetricians and Gynecologists después emitieron una declaración adjunta que reafirma que las vacunas contra COVID-19 autorizadas por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos “no deben dejar de administrarse a personas embarazadas que optan por recibir la vacuna”.[2,3]

“Una pregunta que se plantean es si durante el embarazo se va a generar respuesta satisfactoria a la vacuna de la forma en que ocurriría en personas no embarazadas. Si podemos demostrar que así ocurre, esto puede proporcionar información que algunas madres necesitan para tomar sus decisiones”, señaló la Dra. Louis. Datos como los del estudio de la Dra. Joseph también aportan información para las recomendaciones sobre el momento oportuno de la vacunación materna.

“Por ejemplo, la Dra. Joseph demostró que 28 días después de la infección se tenían más anticuerpos, de manera que puede haber un escenario en que afirmemos que esta vacuna puede ser más beneficiosa a la mitad del embarazo para formar esos anticuerpos”, destacó la Dra. Louis.

Está surgiendo un consenso a partir de los datos de anticuerpos maternos

Los hallazgos del estudio de la Dra. Joseph reflejan los comunicados en un estudio publicado el 29 de enero en la versión electrónica de JAMA Pediatrics. En ese estudio, dirigido por el Dr. Dustin D. Flannery, D. O., del Children’s Hospital of Philadelphia, en Filadelfia, Estados Unidos, también se analizaron los niveles maternos y neonatales de anticuerpos de inmunoglobulina G e inmunoglobulina M contra el dominio que se une al receptor de la proteína en espiga del SARS-CoV-2.[4] Asimismo, se observó correlación positiva entre las concentraciones de inmunoglobulina G en sangre del cordón y materna (< 0,001), pero notablemente, el coeficiente de títulos en sangre del cordón y materna fue mayor de 1, a diferencia de lo observado en el estudio de la Dra. Joseph.

Para su estudio, Flannery y sus colaboradores obtuvieron sueros de sangre materna y de cordón durante el parto de 1.471 pares de madres y lactantes, independientemente del antecedente de COVID-19 durante el embarazo. La edad materna promedio fue de 32 años, y poco más de una cuarta parte de la población (26%) la constituían mujeres de raza negra no hispanoamericanas. Alrededor de la mitad (51%) era de raza caucásica, 12% hispanoamericanas y 7% asiáticas.

Seis de cada 100 mujeres tenían anticuerpos de inmunoglobulina G o inmunoglobulina M en el parto, y 87% de los lactantes nacidos de estas madres tenía inmunoglobulina G medible en su sangre del cordón.

Ningún lactante tenía anticuerpos de inmunoglobulina M. Al igual que en el estudio presentado en el congreso de la Society for Maternal-Fetal Medicine, las infecciones de las madres incluyeron casos asintomáticos, leves, moderados y graves, y el grado de gravedad de los casos no tuvo efecto ostensible en las concentraciones de anticuerpo del lactante. La mayoría de las mujeres que resultaron positivas en las pruebas para COVID-19 (60%) no tenía síntomas.

De las 11 madres que tenían anticuerpos, pero cuyos lactantes no los tenían en la sangre del cordón, cinco solo tuvieron anticuerpos de inmunoglobulina M y seis tuvieron concentraciones significativamente más bajas de inmunoglobulina G que las observadas en las otras madres.

En un comentario sobre el estudio publicado en JAMA Pediatrics, la Dra. Flor Muñoz, del Baylor College of Medicine, en Houston, Estados Unidos, señaló que los hallazgos son motivo para tener optimismo sobre una estrategia de vacunación materna para proteger a los lactantes contra la COVID-19.

“Sin embargo, el periodo de vacunación materna para proteger al lactante, en contraposición a únicamente a la madre, exigiría un intervalo adecuado desde la vacunación hasta el parto (de por lo menos 4 semanas), mientras que la vacunación en una etapa temprana de la gestación e incluso en una etapa tardía del tercer trimestre podría todavía ser protectora para la madre”, afirmó la Dra. Muñoz.

Dado el intervalo de los esquemas de vacunación de dos dosis y el hecho de que la transferencia transplacentaria comienza más o menos en la semana 17 de la gestación, “la vacunación materna a partir de la primera etapa del segundo trimestre de la gestación podría ser óptima para lograr los máximos niveles de anticuerpos en el recién nacido”, escribió la Dra. Muñoz. Sin embargo, persisten interrogantes, por ejemplo, cuán eficaces son los anticuerpos neonatales para proteger contra la COVID-19 y cuánto tiempo duran después del nacimiento.

No se utilizó ninguna financiación externa en el estudio de la Dra. Joseph.

Las doctoras Joseph y Louis han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El estudio de JAMA Pediatrics fue financiado por el Children’s Hospital of Philadelphia. Un coautor recibió honorarios por consultoría de Sanofi Pasteur, Lumen, Novavax y Merck, no relacionados con el estudio. Muñoz prestó servicios en las juntas de vigilancia de datos y seguridad de Moderna, Pfizer, Virometix y Meissa Vaccines y recientemente ha recibido becas de Novavax Research y Gilead Research.

Medscape Noticias Médicas © 2021 WebMD, LLC

Citar este artículo: Anticuerpos maternos anti-SARS-CoV-2 cruzan la placenta y se detectan en neonatos – Medscape – 4 de feb de

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s