Las guarderías no son un foco de transmisión de la covid-19

Postado em

Un estudio publicado en ‘The Lancet Child & Adolescent Health’ manifiesta que en el entorno preescolar, las tasas de infección por este virus son bajas.

Niños jugando en la guardería
No hay evidencias de que las guarderías sean foco de infección de covid-19

La transmisión del SARS-CoV-2 en los niños ha sido y es un capítulo clave en el manejo de la pandemia. Cuando se cerraron los colegios y también al abrirse, con una batería de medidas dirigidas a mantener a raya cualquier amenaza de covid que pudiera surgir. Llegamos a asumir como cierto que los más pequeños eran ‘supercontagiadores’. Una teoría que ha ido perdiendo fuerza a medida que se ha ido estudiando la infección en esta parte de la población. El último análisis que se ha publicado sobre el tema ha querido comprobar por primera vez qué ocurre en las edades más difíciles de controlar, durante los años de guardería. El resultado: las tasas de infección por covid- 19 son igualmente bajas.

En los colegios, los niños están siendo todo un ejemplo de civismo. Respetan el uso de las mascarillas y tienen un frecuente lavado de manos. Todos llevan en sus mochilas un pequeño y manejable recipiente con gel desinfectante y usarlo forma parte ya de su rutina. Pero el temor en la guardería es que son demasiado pequeños aún y están descubriendo el mundo: lo tocan y chupan todo, se quieren abrazar y besar… Para ellos, no hay fronteras. El contexto es diferente.

Si alguien considera que las guarderías podrían ser un foco de infección por el coronavirus, sepa que, de momento, no hay evidencia de ello y así lo muestran los resultados del estudio que acaba de publicar la revista ‘The Lancet Child & Adolescent Health’.

Un grupo de investigadores de Francia analizó a un total de 327 niños de entre 5 meses y 4 años de edad en las guarderías que permanecieron abiertas entre marzo y mayo de 2020. Evaluaron la presencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en la sangre (seroprevalencia) y concluyeron que la tasa de infección en este contexto era baja, del 3,7%, “con 14 casos positivos en 13 guarderías distintas, derivados probablemente de un adulto en su hogar”, apuntan los responsables del trabajo. Y lo mismo ocurría en el personal de guardería (197 empleados, con una edad media de 40 años). “Su tasa de infección era similar (6,8%, 14 casos en ocho guarderías distintas) a la de adultos que no estaban expuestos a niños ni a casos de covid en su entorno laboral (5%)”.

En palabras de uno de ellos, Camille Aupiais, del Hôpital Jean-Verdier (París), “nuestros resultados sugieren que las guarderías no son focos de infección por el SARS-CoV-2 y que los niños pequeños no están propagando el virus ampliamente en estos entornos. Estos hallazgos deberían ser tranquilizadores para los padres y el personal de estos centros, especialmente dado que los padres y madres de los niños incluidos en el estudio trabajaban fuera de casa y, por lo tanto, tenían más riesgo de contagio”.

A tenor de los datos registrados, parece que “en el entorno preescolar, las tasas de infección por este virus son bajas“, reza el artículo. No obstante, reconocen los autores, hay que hacer más investigación, sobre todo teniendo en cuenta las nuevas variantes que han surgido. Este tipo de investigación es fundamental para el desarrollo de políticas en cuanto al cierre de guarderías durante nuevas olas de la pandemia de SARS-CoV-2.

Por ejemplo, argumenta Aupiais, “hemos observado que los niños pequeños tienen más probabilidades de contraer covid-19 en casa que en una guardería”. Por esta razón, “quizás los signos clínicos no sean los mejores indicadores de infección, sino que el criterio principal debería ser un caso sospechoso o confirmado en un miembro adulto del hogar”. Es “fundamental comprender completamente el papel de los más pequeños en la transmisión comunitaria” para diseñar la mejor estrategia posible.

Muchos países cerraron colegios y guarderías en un esfuerzo por detener las tasas de infección. No sólo Francia, también España. A día de hoy, la covid-19 ha causado más de dos millones de muertes en todo el mundo y también una crisis económica que preocupa. De ahí, la necesidad de medir muy bien el efecto de cada una de las medidas que se van planteando.

Por encima de los cuatro años

Por encima de los cuatro años, sí hay más literatura científica y en base a ella, los expertos opinan que los niños contagian poco y casi ni se contagian. Un documento del 24 de febrero de 2020 registraba 72.314 casos positivos por el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades. Sólo el 1% tenía menos de 10 años y otro 1%, entre 10 y 19 años. La revisión hecha por los expertos de la Universidad de Southampton señala en la misma dirección. Observando los datos de algunas regiones donde se han implementado pruebas comunitarias generalizadas, como Corea del Sur e Islandia, pudieron comprobar que apenas se encontraban positivos por debajo de los 10 años de edad. En Italia sucedía lo mismo. Incluso cuando “los niños vivían con adultos afectados por covid-19, o no se transmitió o no se pudo detectar dicha transmisión”, afirman los autores del artículo.

Por lo tanto, “está surgiendo evidencia de que los niños podrían ser significativamente menos propensos a infectarse que los adultos”. Además, afortunadamente, los datos demuestran que este virus apenas causa síntomas en los niños. Los casos que han necesitado cuidados intensivos eran niños con comorbilidades. Seguir investigando es clave para poder tomar decisiones sobre una base de riesgo-beneficio con la evidencia disponible.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s