apnea del sueño

#La #apnea del sueño podría favorecer el #crecimiento tumoral en edades tempranas

Postado em

El desarrollo acelerado en el cáncer de pulmón inducido por la hipoxia intermitente disminuye con la edad, según revela un estudio llevado a cabo en modelos experimentales.

Isaac Almendros, profesor de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud (Campus Clínic UB) y miembro del Idibaps.

Un estudio realizado con modelos animales constata que la apnea del sueño puede favorecer el crecimiento del cáncer de pulmón en los individuos más jóvenes. La edad avanzada sería, en consecuencia, un factor de protección frente al rápido desarrollo tumoral inducido por esta alteración respiratoria del sueño.

La investigación, publicada el pasado julio en la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, ha sido dirigida por Isaac Almendros, profesor de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona (UB) y miembro del Idibaps: en el trabajo han participado los equipos de los profesores Ramon Farré, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UB, y Josep Maria Montserrat, de la citada facultad y del Hospital Clínico de Barcelona, que también están integrados en el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (CiberES).

El síndrome de apnea obstructiva del sueño es una enfermedad crónica presente en un 10 por ciento de la población adulta. En los últimos años ha surgido un gran interés en estudiar la posible relación de la aparición de tumores con la apnea y su consecuencia más inmediata, la hipoxia intermitente.

La nueva investigación supone un avance dentro de la búsqueda sobre posibles efectos de la apnea obstructiva del sueño en el cáncer. En dicho ámbito, este equipo investigador ha sido pionero en la aportación de las primeras evidencias del papel de la hipoxia intermitente en el desarrollo de cáncer.

El estudio se ha realizado en ratones jóvenes —con edades que equivaldrían a la adolescencia en humanos— y viejos —edad correspondiente a pacientes de más de 65 años— y muestra cómo la falta de oxígeno durante el sueño acelera el crecimiento tumoral solo en los más jóvenes. Estos resultados se relacionan con una respuesta inmune diferencial ante la hipoxia intermitente en los macrófagos asociados al tumor y en los linfocitos reguladores.

Tal como explica el profesor Almendros, “cabe destacar la importancia de la investigación realizada con animales que tienen una edad equivalente a la de los pacientes con enfermedades crónicas respiratorias, como es el caso de la apnea obstructiva del sueño. Nuestro reto es identificar y demostrar las consecuencias fisiopatológicas de la apnea del sueño y contribuir al desarrollo de la medicina personalizada para el manejo integral de la dolencia”.

#Nueva guía para facilitar la identificación de la #apnea del sueño

Postado em

  • Noticias Médicas

Un grupo de expertos de diferentes sociedades médicas e instituciones han elaborado la guía “Apnea del sueño y conducción de vehículos. Recomendaciones para la interpretación del nuevo Reglamento General de Conductores en España”, que contiene cuestionarios de cribado y diagnóstico de apnea del sueño.

La guía, publicada en Archivos de Bronconeumología, se ha elaborado con el fin de facilitar la implementación de la Directiva 2014/8515 UE de la Comisión Europea sobre el permiso de conducción, que incluye la apnea de sueño entre los criterios de aptitud psicofísica que se han de valorar en todos los Estados miembros.

“Una de las principales recomendaciones de la guía es un procedimiento para el cribado de apnea del sueño y evaluación de la somnolencia en conductores no diagnosticados”, apunta el coordinador del Área de Sueño de la SEPAR y coautor del documento, Carlos Javier Egea.

El manual ha seleccionado como método de cribado el cuestionario STOP-Bang por su elevada sensibilidad y facilidad de aplicación en todos los ámbitos en combinación con la escala de somnolencia de Epworth.

Dependiendo de los resultados obtenidos, el permiso de conducción será o no interrumpido, y en caso positivo, deberá ser remitido a una Unidad de Sueño (UDS) para realizar un estudio por la elevada probabilidad de padecer apnea del sueño moderada o grave.

La sospecha de padecer apnea del sueño tras realizar el cribado conlleva una gran responsabilidad en la toma de decisiones para el médico del Centro de Reconocimiento de Conductores (CRC), que ha de poner en equilibrio el derecho del individuo frente al riesgo propio y de terceros.

Otro de los aspectos destacados de la guía es la clasificación de los conductores no aptos previamente diagnosticados. En los pacientes no aptos se podrá emitir un informe apto con reducción del periodo de vigencia en el conductor en el que el tratamiento ha sido exitoso después de un periodo de 4-6 semanas, con adecuado cumplimiento y control de la sintomatología clínica.

Varios trabajos han valorado el efecto de la presión positiva continua en la vía aérea (CPAP) en la reducción de los accidentes de vehículos a motor en pacientes con síndrome de apneas-hipopneas del sueño (SAHS).

“En la mayoría de los estudios, el CPAP se ha revelado como un tratamiento eficaz que tiene como resultado una sustancial disminución o incluso normalización en el riesgo de accidente”, destaca Egea.

Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de mortalidad entre los 5 y 50 años en todo el mundo, y están íntimamente relacionados con la somnolencia, ya que según un estudio español sobre cuatro mil conductores de vehículos, el 3,6% presentaron somnolencia habitual conduciendo, de estos, el 81% se habían quedado dormidos alguna vez al volante y el 25% lo hacían de forma habitual.

“Una revisión sistemática y un análisis del riesgo de accidentes en conductores de vehículos comerciales publicado en 2009, mostró que la media de riesgo se sitúa en el rango entre 1,21-4,89 y que las características que predicen los accidentes en conductores que padecen apnea de sueño incluyen el índice de masa corporal (IMC), el índice de apnea hipopnea (IAH), la saturación de oxígeno y posiblemente la somnolencia diurna”, concluye Egea.

#Medicamento sintético similar al #cannabis es eficaz para la #apnea del sueño

Postado em

El dronabinol, una forma sintética del compuesto de cannabis tetrahidrocannabinol (THC), mostró eficacia en el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño, y posiblemente represente un primer acercamiento farmacológico a este trastorno potencialmente grave y difícil de tratar, de acuerdo a un estudio publicado en Sleep.[1]

“Estos hallazgos apoyan el potencial terapéutico de los cannabinoides en pacientes con apnea obstructiva del sueño”, escribieron los autores, dirigidos por la Dra. Phyllis Zee, profesora de neurología Benjamin y Virginia T. Boshes, en la Northwestern University Feinberg School of Medicine, y directora de Northwestern Medicine Sleep Disorders Center, en Chicago, Estados Unidos.

“En comparación con el placebo, el dronabinol se asoció con un menor índice de apnea/hipopnea (IAH), mejor somnolencia subjetiva, y mayor satisfacción del tratamiento en general”, agregaron.

Hallazgos prometedores

Sin medicamentos aprobados disponibles para la apnea del sueño, el tratamiento actual de primera línea es el uso de un dispositivo de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), para mantener las vías respiratorias abiertas durante el sueño. Aunque es efectivo, el dispositivo puede ser molesto de usar durante el sueño, y la adherencia a largo plazo es baja.

El dronabinol, una formulación sintética de la molécula delta-9 tetrahidrocannabinol, y un cannabinoide no selectivo de tipo 1 y agonista del receptor tipo 2, fue aprobado por primera vez en 1985 por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos para el tratamiento de la náusea y el vómito asociados a la quimioterapia. También está indicado para la estimulación del apetito en el síndrome de desgaste relacionado con el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

En estudios previos con animales, y un pequeño estudio piloto en 17 humanos, los investigadores encontraron que el dronabinol también mostró algunos signos de reducción de las apneas espontáneas del sueño.[2]

Para ampliar esa investigación, los autores llevaron a cabo el estudio de fase 2 multicéntrico, Pharmacotherapy of Apnea by Cannabimimetic Enhancement (PACE), que incluyó a 73 pacientes adultos con apnea del sueño moderada o grave.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente al tratamiento con 2,5 mg de dronabinol (n = 21), 10 mg de dronabinol (n = 27), o placebo (n = 25), 1 hora antes de acostarse, hasta por 6 semanas.

Los pacientes tenían un índice de masa corporal (IMC) basal promedio de 33,4 kg/m2, y una edad promedio de 53,6 años. La media del índice de apnea/hipopnea inicial fue de 25,9, y la puntuación media de la Escala de Somnolencia Epworth(ESS) fue de 11,5.

El desenlace principal fue el cambio desde la línea base en el índice de apnea/hipopnea después de 6 semanas de tratamiento. Después de ajustar para una variedad de factores, incluyendo edad, raza, etnia, e índice de apnea/hipopnea inicial, los investigadores encontraron mejoras significativas en el grupo de 2,5 mg, con una reducción de 10,5 eventos por hora (p = 0,02), y el grupo de 10 mg, con una reducción de 12,9 eventos por hora (p = 0,004), en el sueño de movimiento ocular rápido (REM), y en el sueño no REM.

No se observaron cambios significativos en el grupo placebo, y las diferencias en la mejora entre los grupos de 2,5 y 10 mg no fueron estadísticamente significativas.

El grupo de 10 mg también mostró una reducción significativa en el desenlace secundario de somnolencia diurna subjetiva, evaluada por la Escala de Somnolencia Epworth, con una reducción de 3,8 puntos desde el inicio (p <0,0001), y una reducción de 2,3 puntos, en comparación con placebo (p = 0,05). La reducción en la puntuación de la Escala de Somnolencia Epworth en los grupos de 2,5 mg y placebo desde el inicio no fue estadísticamente significativa.

Los pacientes que recibieron 10 mg también expresaron mayor satisfacción general con su tratamiento, según lo evaluado en el Treatment Satisfaction Questionnaire for Medication (p = 0,04).

No hubo cambios en las medidas objetivas del Test de Mantenimiento de Vigilia (MWT), incluidas las latencias del sueño, la arquitectura del sueño, y las medidas de oxigenación durante la noche, en ninguno de los grupos.

Sin efectos psicoactivos observados

Durante el estudio, 7 pacientes abandonaron el tratamiento debido a eventos adversos, y otros 10 eligieron suspenderlo por otros motivos. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en las tasas de abandono por grupo de estudio, índice de masa corporal, índice de apnea/hipopnea basal, u otros factores. Además, las tasas de eventos adversos fueron similares entre quienes completaron el estudio, y quienes no lo hicieron. Los hombres fueron más propensos a interrumpir el tratamiento, en comparación con las mujeres (p = 0,07).

Mientras la mayoría de los pacientes (88%) experimentó uno o más eventos adversos durante el estudio, gran parte de estos eventos fue leve; no hubo diferencias significativas entre los grupos en términos de cantidad o gravedad de los eventos.

Hubo un evento adverso grave de diarrea y vómito que requirió el ingreso al hospital para hidratación y control. El paciente fue dado de alta después de 24 horas, y siguió para completar el estudio; se determinó que el evento adverso posiblemente estaba relacionado con el fármaco del estudio.

La adherencia al tratamiento no difirió significativamente entre los grupos de estudio, y casi dos tercios de los pacientes tomaron todas las dosis programadas.

Con la indicación de dronabinol para la estimulación del apetito en pacientes infectados por el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), el aumento de peso era una preocupación, pero las fluctuaciones en el peso no fueron diferentes entre los grupos. El hecho de que se observara mejora en el sueño REM y no REM fue un hallazgo notable.

“La mayoría de los pacientes con apnea obstructiva del sueño experimenta un número significativo de eventos respiratorios desordenados durante el sueño REM y no REM, por tanto, para que cualquier intervención terapéutica sea efectiva en general, debe ser capaz de controlar la respiración desordenada durante todas las etapas del sueño”, escriben los autores.

“Aquí observamos disminuciones significativas asociadas al dronabinol de los eventos respiratorios desordenados durante el sueño REM y no REM”.

El tetrahidrocannabinol es el componente principal del cannabis vinculado a los efectos psicotrópicos asociados con su uso. Sin embargo, no se observaron tales efectos psicoactivos en el estudio, señaló a Medscape Noticias Médicas la autora principal, Dra. Zee. “En nuestro estudio, el tratamiento no pareció tener este efecto”.

Mecanismo potencial

Los mecanismos del dronabinol que se piensa desempeñan un papel en el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño, incluyen señales a regiones del cerebro involucradas en la regulación respiratoria.

“Basándonos en una serie de investigaciones con animales, propusimos que los fármacos que regulan la retroalimentación vagal aferente a la médula podrían ser eficaces para estabilizar la generación de patrones respiratorios, y aumentar la activación de los músculos dilatadores de las vías respiratorias superiores durante el sueño”, escriben los autores.

La Dra. Zee agregó que se necesitarán estudios más grandes que exploren las aplicaciones clínicas específicas del dronabinol en la apnea del sueño.

“Debido a que el estudio es fase 2, sería prematuro comentar cómo se usará el compuesto en entornos clínicos. Se necesitan estudios más grandes que puedan generalizarse a la población de apnea obstructiva del sueño. Se podría usar en pacientes que fallan a la presión positiva continua en las vías respiratorias, y a otros tratamientos aprobados, como los aparatos orales, o como terapia combinada”.

Mientras el estudio actual se enfoca en dronabinol, la University of Illinois en Chicago, Estados Unidos, tiene un acuerdo de licencia de propiedad intelectual con la compañía farmacéutica RespireRx, que también cubre otros medicamentos cannabinoides para el tratamiento de los trastornos respiratorios relacionados con el sueño, según el coautor del estudio, David W. Carley, PhD, Profesor Emérito Katherine M. Minnich Endowed Professor Emeritus of Biobehavioral Health Sciences, Medicine and Bioengineering en University of Illinois en Chicago, Estados Unidos.

“Por ejemplo, otras formulaciones pueden dirigirse a receptores cannabinoides específicos, o selectivamente a receptores en el sistema periférico, no al sistema nervioso central”, expresó Carley a Medscape Noticias Médicas. El investigador tiene patentes sobre algunos medicamentos indicados para apnea del sueño.

Señaló que los próximos pasos en términos de dronabinol probablemente consistan en determinar los parámetros necesarios de la Food and Drug Administration de Estados Unidos, para posiblemente avanzar con un ensayo esencial de fase 3.

“En términos generales, necesitamos más herramientas para el tratamiento de la apnea”.

“Ningún tratamiento actual es suficiente para todos los pacientes. Existe al menos un millón de estadounidenses con apnea obstructiva del sueño diagnosticada que rechazaron, suspendieron, o abandonaron todos los tratamientos disponibles, y por esta razón, los nuevos tratamientos farmacológicos tendrían un gran impacto clínico”.

Medicamento potencialmente benéfico

Aunque estuvo de acuerdo en que se necesita más investigación, el especialista en sueño, Dr. James A. Rowley, indicó que el estudio es importante, ya que informa sobre una terapia potencialmente benéfica.

“Realmente no existe un tratamiento farmacológico para la apnea obstructiva del sueño”, comentó a Medscape Noticias Médicas el Dr. Rowley, jefe interino de la Division of Pulmonary, Critical Care & Sleep Medicine, y director médico del Detroit Receiving Hospital Sleep Disorders Center, en Wayne State University, en Detroit, Estados Unidos.

“La mayoría de los estudios que han analizado diversos agentes, a menudo serotoninérgicos, han sido estudios pequeños que no muestran ninguna mejora significativa en la gravedad de la apnea obstructiva del sueño, medida por el índice de apnea/hipopnea”.

“Por tanto, este estudio marca un avance en el tratamiento farmacológico de la apnea obstructiva del sueño. Sin embargo, es solo un estudio de fase 2, por lo que necesitará replicarse en un estudio más grande de fase 3 antes de considerar usar el dronabinol para la apnea obstructiva del sueño”.

Si bien la mejora observada en el desenlace final del índice de apnea/hipopnea con dronabinol no es tan significativa como con presión positiva continua en las vías respiratorias, la mejora en la somnolencia observada en el estudio es más impresionante, expresó el Dr. Rowley.

“El cambio, en el índice de apnea/hipopnea es menor de lo que se esperaría con presión positiva continua en las vías respiratorias, que generalmente mantiene el índice de apnea/hipopnea en menos de 5 eventos por hora, y el número de respondedores también sería menor que con presión positiva continua en las vías respiratorias. Sin embargo, el cambio en la puntuación de Epworth es similar a muchos estudios de presión positiva continua en las vías respiratorias”, agregó.

El Dr. Rowley observó que la falta de mejora observada en las medidas objetivas de Test de Mantenimiento de Vigilia con dronabinol no fue sorprendente.

“No me preocupa que no haya un cambio significativo en el Test de Mantenimiento de Vigilia, ya que otros estudios de presión positiva continua en las vías respiratorias que utilizan el Test de Mantenimiento de Vigilia también han sido negativos”, señaló.

El papel de dronabinol como una forma sintética de tetrahidrocannabinol, por otro lado, es más una preocupación.

“Hasta que tengamos un estudio de fase 3, me preocuparía que el medicamento sea un tetrahidrocannabinol sintético. Necesitaríamos saber más acerca de sus efectos secundarios,y si afecta la capacidad de conducir, por ejemplo.”

El Dr. Rowley agregó que una posible razón de la falta de investigación sobre los enfoques farmacológicos para la apnea del sueño radica en que una multitud de centros cerebrales y neurotransmisores está involucrada en el control de la respiración, y de los músculos de las vías respiratorias superiores.

“Por tanto, encontrar un único agente farmacológico puede ser difícil. Además, la mayoría de los pacientes se presenta para el diagnóstico de apnea obstructiva del sueño después de años de tenerla, por lo cual no está claro si ha habido cambios a largo plazo en la neuroquímica cerebral que no se resuelven fácilmente con un medicamento”, finalizó.

La investigación fue apoyada por una subvención de los National Institutes of Health. La University of Illinois en Chicago tiene licencia de propiedad intelectual relacionada con el dronabinol para la compañía farmacéutica RespireRx. Carley es el inventor de la propiedad intelectual de la University of Illinois en Chicago, incluida la patente estadounidense 7.705.039; Patente de los Estados Unidos 8.207; La solicitud de patente estadounidense 20130281523; y la solicitud de patente de Estados Unidos 20120231083. Posee acciones en RespireRx Pharmaceuticals. Él no ha recibido honorarios ni aconseja a RespireRx Pharmaceuticals. La Dra. Zee y el Dr. Rowley han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Asociación entre la migraña y la apnea del sueño

Postado em

Pauline Anderson

ÁMSTERDAM, DEU. Pacientes con migraña, sobre todo migraña crónica, tienen más riesgo de padecer alteraciones del sueño, tales como apnea del sueño, señala un nuevo estudio.[1]

Alrededor de 37% de pacientes con migraña que respondieron a una encuesta se consideró con alto riesgo de presentar apnea del sueño, lo cual es mucho más elevado que las estimaciones para la población general.

Además, puesto que más de 75% de los informantes con migraña que tenían apnea del sueño fue diagnosticado por un médico, “puede ser conveniente comenzar a preguntar a nuestros pacientes si presenta estas enfermedades”, señaló la Dra. Dawn C. Buse, PhD, psicóloga clínica licenciada, y profesora asociada, Departamento de Neurología, Albert Einstein College of Medicine de la Yeeshiva University, Nueva York, Estados Unidos.

“Todavía no hemos evaluado este aspecto, sin embargo, esperamos que si la apnea del sueño se relaciona con cefaleas más frecuentes, el tratamiento de la enfermedad podría ser útil para la cefalea”.

La Dra. Buse, que también es directora de medicina conductual para el Montefiore Headache Center, en la Ciudad de Nueva York, presentó los nuevos resultados del estudio CaMEO (Epidemiología y Resultados de la Migraña Crónica) en el Congreso de la European Academy of Neurology (EAN) 2017.

Tanto la depresión como la ansiedad tienen relación bidireccional con la migraña, indicó la Dra. Buse a los asistentes. Esta relación también existe en los trastornos del sueño; los trastornos del sueño pueden agravar la migraña, y las migrañas pueden agravar los trastornos del sueño.

Los investigadores reclutaron a los participantes de un grupo en internet, utilizando muestreo por cuota. Enviaron invitaciones a la encuesta a 16.763 informantes del estudio CaMEO, de los cuales 12.810 proporcionaron datos válidos.

Los autores dividieron a los participantes en quienes padecían migraña episódica, y aquellos con migraña crónica, con base en la frecuencia de la cefalea; la cefalea durante 15 o más días al mes se consideró migraña crónica. El análisis contó con 11.699 participantes con migraña episódica, y 1111 con migraña crónica.

Crónica frente a episódica

Los participantes eran típicos de poblaciones de encuestas por internet, expresó la Dra. Buse. La edad promedio era de aproximadamente 42 años.

Sin embargo, hubo algunas diferencias entre los grupos con migraña episódica y migraña crónica. Por ejemplo, el grupo con migraña crónica incluía más mujeres, lo cual no fue raro, indicó la Dra. Buse, aquellas personas con migraña episódica tenían significativamente más probabilidades de contar con un empleo. “Tampoco fue sorprendente que nuestros participantes con migraña crónica tuvieran más posibilidad de un índice de masa corporal (IMC) elevado”.

Los participantes llenaron encuestas de seguimiento iniciales, y a los tres meses, hasta los 1,5 años.

El riesgo de apnea del sueño se evaluó como alto o bajo, utilizando la Escala de Berlín para la Apnea del Sueño. Con base en esta escala, 37,0% de los informantes tuvo riesgo elevado de presentar apnea del sueño (migraña episódica: 35,6%; migraña crónica, 51,8%; p < 0,001).

Este riesgo para padecer apnea del sueño “es muy elevado, en comparación con las estimaciones en la población”, que puede ser de un mínimo de 9%, comentó la Dra. Buse.

El riesgo se modifica con las diferentes categorías del índice de masa corporal. En hombres, por ejemplo, “se observa que estas tasas para personas con migraña episódica simplemente se dispararon a partir de 11% para aquellos con peso subnormal, hasta 18% para los que tenían peso normal, 35% para los que tenían sobrepeso, y 79% para los individuos con obesidad”.

Las tasas para las mujeres siguieron el mismo patrón, aunque sus riesgos fueron consistentemente más bajos que los de los hombres.

El riesgo de apnea del sueño para pacientes con migraña crónica también aumentó conforme se incrementó el índice de masa corporal. Su riesgo incluso fue más alto en la categoría de pacientes con obesidad, en los cuales casi 92% de hombres, y 84% de mujeres, tenían riesgo elevado de padecer apnea del sueño.

Los participantes notificaban espontáneamente si algún médico les había diagnosticado apnea del sueño. De los pacientes que tenían el trastorno, 75,7% informó sobre un diagnóstico por un médico (migraña episódica, 74,7%; migraña crónica, 82,8%).

Cuando se les preguntó si en la actualidad utilizaban presión respiratoria positiva continua u otro dispositivo respiratorio, 35% con migraña episódica, y 32% de aquellos con migraña crónica, señalaron que sí lo hacían.

La Dra. Buse resaltó que ni ella ni sus colaboradores entrevistaron a los participantes, y tampoco obtuvieron registros médicos.

Los investigadores analizaron diversos índices de sueño, tales como ronquidos, somnolencia diurna, y adecuación del sueño, utilizando respuestas a la Escala de Sueño del Estudio de Resultados Médicos.

“Nuestros pacientes con migraña crónica tuvieron peores resultados en todos los índices”, comentó la Dra. Buse, añadiendo que 50% de los participantes con migraña crónica cumplió los criterios para alteraciones del sueño, en comparación con 38% de los que tenían migraña episódica, y que aproximadamente 40% de aquellos con migraña episódica sentía que su sueño era adecuado, en comparación con 34% de los participantes con migraña crónica.

En promedio, los participantes con migraña episódica obtenían 6,8 horas de sueño por noche, y aquellos con migraña crónica 6,4 horas. Alrededor de 55% de aquellos con migraña episódica, y 41% con migraña crónica, manifestaron que obtenían suficiente sueño.

La Dra. Buse hizo un recordatorio sobre la importancia de la higiene del sueño, de mantener las mismas horas de sueño y vigilia, limitar los dispositivos en el dormitorio, y considerar el ejercicio y la relajación.

Al ser cuestionada sobre un estudio reciente que indicaba que 6 horas de sueño al día podrían ser suficientes, la Dra. Buse expresó que no tenía conocimiento de tal investigación, pero resaltó que es importante la calidad del sueño (así como la cantidad), sobre todo para las personas con apnea del sueño.

“Pueden tener el mismo tiempo dentro y fuera de la cama, pero tienen menos calidad de sueño, o puede haber algunos otros factores que afecten su migraña”.

El presidente de la sesión, Dr. Stefan Evers, PhD, profesor de neurología, Departamento de Neurología, Universidad de Münster, Alemania, preguntó qué tipo de apnea del sueño (obstructiva o central) tenían los pacientes con migraña. Señaló que un estudio que realizó, en el que se utilizó polisomnografía, reveló que la presencia de apnea del sueño central era “más elevada” que la apnea obstructiva en estos pacientes.

“Considero que los mecanismos centrales son más importantes que solo la obesidad o los mecanismos obstructivos”, expresó el Dr. Evers.

El cuestionario de Berlín no distingue el tipo de apnea del sueño. “Sin embargo, desde un punto de vista mecanicista, esto podría ser muy importante, ya que con frecuencia aconsejamos: ‘Baje de peso y esto resolverá su problema'”, concluyó la Dra. Buse.

El estudio fue financiado por Allergan.

Uno de cada 4 accidentes de tráfico se debe a la somnolencia y los trastornos del sueño

Postado em

El sueño es el ritmo biológico más importante.

El sueño es el ritmo biológico más importante.

La somnolencia y los trastornos del sueño provocan uno de cada cuatro accidentes de tráfico, según ha avisado el presidente de la Sociedad Española de Sueño y jefe de la Unidad de Sueño del Hospital Universitario de Burgos, Joaquín Terán-Santos, durante el evento ‘Cuídate Plus’.

“El sueño es el ritmo biológico más importante y está estrechamente ligado no solo al mantenimiento de la función cerebral sino que también cuenta con un fuerte impacto en el metabolismo, la temperatura, el sistema inmune o el funcionamiento cardiovascular y la pérdida de la estructura de sueño produce un desorden que se desemboca en enfermedad”, ha comentado el experto.

En concreto, la apnea del sueño, junto al insomnio, es el trastorno del sueño más prevalente que se sufre en España y que afecta a un alto porcentaje de la población que en un 70% no está diagnosticada ni tratada. A pesar de ello, el 90% de la población desconoce en qué consiste este trastorno que interrumpe la respiración varias veces a lo largo del sueño, provoca ronquidos, respiración convulsiva o incluso despertar.

El sueño es un proceso activo y complejo, fundamental para mantener un correcto estado de salud física y mental, ya que se ha demostrado que la pérdida de sueño se asocia a factor de riesgo para diabetes y obesidad, siendo ésta un factor predisponente para la apnea de sueño.

En este punto, el experto ha avisado de solo el 20% de los niños y adolescentes tiene unos horarios de sueño regulares, a pesar de que ya hay estudios que muestran el impacto de la apnea de sueño en los niños y su relación con la obesidad o las alteraciones cognitivas en términos de atención, memoria y, por tanto, de repercusión en el desarrollo intelectual y en el rendimiento-fracaso escolar.

“Diversas investigaciones han identificado biomarcadores de alzhéimer en niños con apnea del sueño y obesidad, en los que, tras una intervención en higiene del sueño se produce una mejora de la situación de la corteza cerebral y de la respuesta neurocognitiva”, ha destacado el experto.

En el caso de los adultos, prosigue, multitud de estudios establecen el “importante” deterioro cognitivo y de rendimiento profesional y pérdida económica relacionado con el insomnio, con un impacto que oscila entre el uno y el 2% del PIB de las sociedades occidentales.

Tener sueño no reparador y excesiva somnolencia o cansancio durante el día puede alertar de la presencia de SAHS

Postado em

La epidemia de obesidad ha hecho que la apnea del sueño sea aún más prevalente.

La epidemia de obesidad ha hecho que la apnea del sueño sea aún más prevalente.

Tener sueño no reparador y excesiva somnolencia o cansancio durante el día puede alertar de la presencia del síndrome de apneas-hipopneas del sueño (SAHS), según ha informado la coordinadora del Grupo de Trabajo de Sueño y Ventilación de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (NEUMOMADRID), Mª Fernanda Troncoso Acevedo.

Este síndrome se refiere a la presencia de ronquidos fuertes con pausas al respirar cuando estamos dormidos, cuyas consecuencias se manifiestan tanto en la noche como en el día. “Una persona que ronca más del 10-20% del tiempo nocturno estudiado o más de tres o cuatro noches por semana debería clasificarse como roncador habitual. Se recomienda estudiar y tratar a estos pacientes roncadores si presentan interrupción del sueño nocturno, apneas observadas por el compañero de cama o familiares, sueño no reparador y excesiva somnolencia durante el día”, ha explicado.

Los especialistas hablan de excesiva somnolencia diurna o hipersomnia cuando existe la tendencia a dormirse involuntariamente ante situaciones inapropiadas. “Cuando la somnolencia, abotargamiento o cansancio inexplicable interrumpe las actividades de la vida diaria o si se tiene riesgo vital, como sustos conduciendo o accidentes de tráfico, se considera patológico y es necesario hacer una prueba de sueño”, ha apostillado.

Así, prosigue, aunque la somnolencia está sujeta a variaciones culturales, de edad y sexo, ante este síntoma siempre es importante comprobar que exista un horario regular de sueño con horas suficientes que asegure el descanso y descartar otras enfermedades concomitantes como trastornos del ánimo, drogodependencias, enfermedades crónicas, alteraciones del ritmo de sueño-vigilia o síndrome de piernas inquietas, entre otras, así como el uso de fármacos sedantes.

Actualmente, para el diagnóstico de la apnea del sueño existen equipos sencillos y simplificados, colocados por los mismos pacientes en su domicilio, que constan de pocos cables o sensores y que llegan al diagnóstico certero sin alterar la rutina nocturna de la persona.

En este sentido, la experta ha informado de que el tratamiento con CPAP (presión positiva continua en la vía aérea) sigue siendo el tratamiento más eficaz, coste-efectivo y de elección para muchos pacientes.

“No obstante, la epidemia de obesidad ha hecho que la apnea del sueño sea aún más prevalente y que la pérdida de peso de forma importante puede influir en el mejor control de los síntomas e, incluso, llegar a controlar la enfermedad”, ha detallado, para comentar que la cirugía bariátrica dirigida a curar las consecuencias de la obesidad como la diabetes, la hipertensión arterial de mal control y la apnea del sueño es una alternativa en casos de obesidad mórbida.

Ahora bien, si el paciente tiene el peso relativamente controlado o es intolerante a la CPAP, existen alternativas como el dispositivo de avance mandibular y técnicas quirúrgicas a nivel otorrinolaringológico y/o maxilofacial.

Investigadores españoles hallan por qué dormir mal por la noche puede empeorar el desarrollo del cáncer

Postado em

Se eleva el factor de crecimiento vascular endotelial.

Se eleva el factor de crecimiento vascular endotelial.

Estudios recientes han indicado que los pacientes con apnea del sueño pueden estar asociados con peores resultados del cáncer. Ahora, un nuevo trabajo realizado en animales con participación española, presentado en el Congreso de la European Association of Urology (EAU), celebrado en Munich, Alemania, destapa un posible mecanismo que puede ser la base de esta vinculación.

La hipoxia es donde un tejido u órgano no recibe suficiente oxígeno y es una de las consecuencias de la apnea del sueño, que es un trastorno frecuente en el que se presentan una o más pausas en la respiración o respiraciones superficiales durante el sueño. La apnea del sueño se ha vinculado con aumentos en el riesgo de varias enfermedades, como la presión arterial alta o un derrame cerebral.

Recientemente, también se ha asociado a peores resultados del cáncer, aunque hay alguna evidencia contradictoria sobre esto. El posible mecanismo que une la apnea a peores resultados no se conoce, aunque se sabe que los pacientes que sufren de apnea obstructiva generalmente sufren de hipoxia intermitente.

Un grupo de investigadores españoles y estadounidenses han utilizado un modelo de ratón para mostrar que la hipoxia intermitente promueve la formación de vasos sanguíneos dentro de los tumores, probablemente debido a un aumento de la producción del factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF). VEGF es conocido por promover la formación de vasos sanguíneos.

Un equipo dirigido por el Dr. Antoni Vilaseca, del Hospital Clínic de Barcelona, sometieron a 12 ratones experimentales y 12 de control con tumores renales a diversos niveles de oxígeno para imitar la hipoxia intermitente. Encontraron que los ratones que habían sido sometidos a hipoxia intermitente mostraron aumentos en las células progenitoras vasculares y células endoteliales en los tumores. Estas células después pueden madurar para formar vasos sanguíneos en los tumores.

El VEGF circulante también se incrementó en los ratones que habían sido sometidos a hipoxia, aunque otros factores, como el crecimiento tumoral, no resultaron afectados. “Los pacientes que sufren de apnea obstructiva del sueño, por lo general, sufren de hipoxia intermitente durante la noche. Este trabajo demuestra que la hipoxia intermitente tiene el potencial de promover la formación de vasos sanguíneos en los tumores, lo que significa que los tumores tienen acceso a más nutrientes”, apunta el investigador principal, el Dr. Vilaseca.

“Por supuesto, esto es un estudio temprano en animales, así que tenemos que tener cuidado al aplicar esto a los seres humanos. Sin embargo, este trabajo indica un mecanismo plausible de por qué las condiciones que restringen el flujo de oxígeno a los tejidos, como la apnea del sueño, pueden promover el cáncer”, prosigue.

“Aunque se trata de un estudio experimental, es importante, ya que demuestra la influencia de la deficiencia de oxígeno en el crecimiento de tejido de carcinoma de células renales (tanto del tumor primario como metástasis). Puede postularse que el aumento de la oxigenación de la sangre puede ser el mecanismo subyacente de por qué no fumar o dejar de fumar, la actividad deportiva regular (en particular los deportes de resistencia), la reducción del índice de masa corporal y otros cambios de estilo de vida que aumentan la oxigenación de los tejidos tienen un efecto beneficioso de apoyo a mejores resultados en el cáncer de células renales, así como otros tipos de tumores”, añade el Prof. Arnulfo Stenzl, presidente del Comité del Congreso de EAU, sobre esta investigación.