caídas en mayores

#Consejos rápidos a pie de mostrador para evitar #caídas en mayores

Postado em

Existen estrategias para que cuando se produce una caída tenga el menor impacto y también para prevenirlas. El farmacéutico puede transmitirlas con breves pautas.

El farmacéutico puede dar consejos para que una caída cause el menor daño posible.

 

Saber caer para hacerse el menor daño posible y saber levantarse con seguridad y de forma autónoma son estrategias muy útiles que pueden ayudar a las personas mayores cuando sufren caídas. El farmacéutico puede transmitirlas a pie de mostrador y prevenir males mayores.

Estas pautas son muy importantes que las conozcan las personas mayores y por eso la fisioterapeutica Cristina Román ha intervenido en una webinar celebrada este martes y organizada por la Asociación Alcosee Parkinson, para darlas a conocer.

Según la experta, cuando se ha producido la caída, lo primero que hay que transimitir a la persona mayor es que mantenga la calma, y no se levante de forma inmediata porque eso puede ser peligroso. “Hay que tranquilizarse y chequear si uno se ha hecho daño o se encuentra bien”.

Román distingue dos tipos de caídas, las que se producen hacia adelante o hacia atrás, y cómo hay que actuar en cada caso.

Si son caídas hacia adelante para minimizar el daño que pueda ocasionar, siempre que se pueda y haya tiempo de reacción, lo peor es caer poniendo los brazos estirados por delante del cuerpo, “porque se corre el riesgo de sufrir fractura de muñeca porque hay una zona de apoyo menor”. Por eso hay que decirles que tratar de “ponerse de medio perfil, utilizar todo el brazo o caer sobre la parte posterior del hombro”.

Si la caída es hacia atrás, la fisioterapeuta defiende que lo menos lesivo es “caer de culo”, porque es una zona blanda. En estos casos, se recomienda que al caer “se estiren los brazos hacia delante, cabeza hacia adelanta y curvar la espalda para que el cuerpo no esté rígido”.

Si ha ocurrido el accidente y se esté tumbado en el suelo, las pautas que hay que seguir son las siguientes:

  • Doblar una pierna para girarse. Si se quiere girar hacia el lado derecho, se gira la pierna izquierda y con el brazo izquierdo se procura buscar el brazo derecho. La idea es girarse para ponerse boca abajo.
  • Una vez boca abajo, con la ayuda de las dos manos hay que tratar de impulsarse para ponerse a cuatro patas.
  • Buscar un objeto de apoyo seguro, como una silla o un sofá o un coche o un banco si la caída es en la calle. “El objeto de apoyo tiene que estar próximo, cuanto más cerca mejor”, aconseja. A continuación, se saca un pie y luego el otro y con la ayuda de las dos manos intentar levantarse.

“Parece que son muchos pasos, pero proporciona autonomía a la hora de levantarse solo. Si se necesita ayuda se pide -ha aclarado-, pero si los brazos y las piernas tienen fuerza se puede levantar de forma autónoma”.

Mejor prevenir que curar

Román ha hecho hincapié en la importancia de evitar riesgos y para eso ha mencionado los siguientes consejos que puede transmitir el farmacéutico.

Si la persona mayor está en la calle:

  • Evitar bolsas grandes que comprometan la estabilidad, mejor usar carros de la compra.
  • Procurar ir por caminos conocidos con itinerarios cotidianos.
  • Cruzar siempre por el paso de peatones y por la zona más alejada de los coches.
  • Cruzar cuando el semáforo esté en verde, no cuando esté intermitente o cuando vaya a cambiar. No correr ni acelerar el paso cuando se sabe que se puede tropezar. Los semáforos dan tiempo de sobra para cruzar con calma.
  • Si se va a coger un autobús o un metro no correr para llegar. Vendrá otro pronto y se puede esperar.
  • Extremar la precaución con los días de lluvia o, ahora, que se están limpiando tanto las calles. El pavimento puede estar más resbaladizo.
  • Si se necesita un bastón usarlo, no quita libertad, al revés, facilita los movimientos.

 

Consejos para el hogar y que el profesional de la botica puede recordar:

  • Usar un calzado cómodo.
  • Que la casa bien iluminada.
  • Despejar el camino hacia los interruptores. “No tener plantas debajo de un interruptor para que si se necesita darlos se pueda hacer rápidamente. Un opción es tener interruptores que se iluminen o brillen en la oscuridad”.
  • En los pasillos instalar interruptores de movimiento o luces nocturnas en dormitorio, baño y pasillo.
  • Revisar la vista. “A medida que van pasando los años va degenerándose y hacerse revisiones periódicas para ver si ha aumentado la graduación”.
  • Prescindir de alfombras, mesas de café, macetas, revisteros o retirarlos de las áreas por donde suelen pasar.
  • Si hay escaleras, mantenerlas libres de cosas innecesarias.