-

cancer de mama

#Un fármaco para el #cáncer de mama mejora la supervivencia en #cáncer de próstata metastásico

Postado em Atualizado em

Olaparib, un inhibidor del PARP, empleado en cánceres de mama y ovario, ha mostrado su utilidad en el de próstata, según los datos presentados en ESMO2020 y que, además, se han publicado paralelamente en ‘The New England Journal of Medicine’ .

Joaquín Mateo, uno de los autores del ensayo.
Joaquín Mateo, del Hospital Valle de Hebrón e investigador principal del Grupo de Investigación Traslacional en Cáncer de Próstata del VHIO.

El fármaco olaparib, un inhibidor de la enzima poli ADP-ribosa polimerasa (PARP) usado habitualmente en el tratamiento de algunos subtipos de cáncer de mama, de ovario o de trompas de Falopio, ha demostrado ser también efectivo para el cáncer de próstata metastásico avanzado, mejorando la tasa de supervivencia, según un ensayo clínico fase III, el PROfound, realizado por profesionales del Hospital Valle de Hebrón, Instituto de Oncología (VHIO), entre otros, y promovido por las farmacéuticas Astra Zeneca y Merck.

Esta mejora se da en comparación con los tratamientos con enzalutamida o abiraterona más prednisona, fármacos del grupo de los antiandrógenos, que se usan en el tratamiento estándar para el cáncer de próstata metastásico avanzado, en pacientes que ya hayan recibido un antiandrógeno antes.

Impacto en la asistencia clínica

La importancia que este estudio puede tener en la futura asistencia clínica se ha puesto de manifiesto en la sesión presidencial del Congreso Virtual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) que se está celebrando de forma virtual, y cuyos resultados se han publicado de manera simultánea en The New England Journal of Medicine.

El impacto ha sido de tal calibre que desde ahora las guías clínicas internacionales -como la de la ESMO, la NCCN y la Asociación de Urología Americana- recomiendan la secuenciación genómica de los tumores de próstata en los casos de enfermedad avanzada para detectar qué pacientes se podrían beneficiar de este tratamiento.

Según Joaquín Mateo, del Hospital Valle de Hebrón e investigador principal del Grupo de Investigación Traslacional en Cáncer de Próstata  del Valle de Hebrón Instituto de Oncología (VHIO), que ha participado en el ensayo clínico, “los resultados son tan relevantes que la FDA estadounidense ya ha autorizado el uso de olaparib para el tratamiento del cáncer de próstata metastásico avanzado y se espera que la EMA europea haga lo mismo a lo largo de las próximas semanas”.

La FDA ya ha aprobado el uso de olaparib en próstata metastásico avanzado. Se espera que en las próximas semana lo apruebe la EMA

Mateo, segundo autor de este estudio, ha indicado que debido a los múltiples genes de reparación del ADN que pueden estar alterados en un tumor de próstata, los pacientes participantes en el ensayo clínico se dividieron en dos cohortes, A y B.

La cohorte A constó de 245 pacientes que presentaban alteraciones en los genes BRCA1, BRCA2 o ATM, las mutaciones más comunes y conocidas en este subtipo de tumores de próstata. La cohorte B incluyó a 142 pacientes que tenían alteraciones en alguno de los otros doce genes de la reparación de la recombinación homóloga que se querían estudiar.

Las alteraciones en estos genes, cuya función está relacionada con BRCA1 o BRCA2, se encuentran presentes en total en entre un 10 % y un 15 % de los pacientes con cáncer de próstata metastásico avanzado.

Datos de mejoras en la supervivencia

“La cohorte B tuvo un carácter más exploratorio ya que para cada uno de estos genes por separado hay pocos datos, y se buscó ver si algunos de estos doce genes podrían ser tan importantes como los de la cohorte A en términos de identificar pacientes que se beneficien de este fármaco“, ha precisado Mateo, quien señala que “se necesitan más datos de estos subgrupos menos frecuentes porque alguno puede ser importante”.

La relación entre pacientes tratados con olaparib y pacientes tratados con los fármacos estándar fue de 2 a 1, por lo que 256 pacientes fueron tratados con olaparib, mientras que 131 fueron tratados con tratamiento hormonal (enzalutamida o abiraterona más prednisona), y todos habían recibido ya previamente un tratamiento hormonal.

Los resultados de este ensayo mostraron que la mediana de supervivencia aumentó, sobre todo en la cohorte A, cuya tasa de supervivencia pasó de 14,7 meses en el tratamiento estándar a 19,1 meses en el brazo del estudio que empleaba olaparib, lo que supone una reducción del riesgo de muerte del 31%. En la cohorte B, la tasa de supervivencia creció de 11,5 meses a 14,1 meses.

Utilidad en la progresión en cáncer de ovario

Olaparib también ha demostrado un beneficio en la supervivencia libre de progresión frente a placebo, como tratamiento de mantenimiento en primera línea en pacientes con cáncer de ovario recién diagnosticado avanzado con mutación BRCA (BRCAm), que habían tenido una respuesta completa o parcial después de quimioterapia basada en platino, según los datos presentados en ESMO 2020.

El cáncer de ovario es la octava causa de muerte por cáncer en mujeres en el mundo. En 2018 se diagnosticaron cerca de 300.000 nuevas pacientes y se produjeron alrededor de 185.000 muertes por este tumor. Aproximadamente el 22% de las pacientes con cáncer de ovario presentan mutación en los genes BRCA.

Los datos de seguimiento a cinco años del ensayo fase III SOLO-1, han mostrado que olaparib reduce el riesgo de progresión o muerte un 67% y mejora la supervivencia libre de enfermedad en una media de 56,0 meses frente a 13,8 meses para placebo. A los cinco años, el 48,3% de las pacientes tratadas con olaparib permanecieron libres de progresión de la enfermedad frente al 20,5% con placebo. La mediana de duración del tratamiento con olaparib fue de 24,6 meses frente a 13,9 meses con placebo.

Susana Banerjee, una de las investigadoras del ensayo SOLO-1, en el The Royal Marsden NHS Foundation Trust y en The Institute of Cancer Research, en Londres, ha señalado que para las pacientes con cáncer de ovario avanzado recién diagnosticado con mutaciones en BRCA, “el beneficio obtenido con dos años de tratamiento de mantenimiento con olaparib, continuó mucho tiempo después de que el tratamiento terminara. Después de cinco años, casi la mitad de las mujeres estaban libres de progresión del cáncer. Estos resultados representan un paso significativo adelante en el tratamiento del cáncer de ovario avanzado con mutaciones en BRCA”.

Actualmente en España, olaparib está indicado para cáncer de ovario como monoterapia para el tratamiento de mantenimiento de pacientes adultas con cáncer de ovario epitelial de alto grado avanzado (estadios FIGO III y IV) con mutación BCRA1/2 (germinal o somática), de trompa de Falopio o peritoneal primario, que están en respuesta (completa o parcial) tras haber completado una primera línea de quimioterapia basada en platino.

Actualmente se encuentra en fase de obtención de precio y reembolso por parte de las autoridades españolas para el tratamiento de mantenimiento de pacientes adultas con cáncer de ovario epitelial de alto grado, trompa de Falopio, o peritoneal primario, en recaída, sensible a platino, que están en respuesta (completa o parcial) a quimioterapia basada en platino.

 

#Relacionan las #hormonas de estrés con la progresión del #cáncer de mama

Postado em

Investigadores del CiberCV en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa descubren que el estrés ambiental dispara el crecimiento de células malignas.

Mecanismo biológico del estrés en cáncer de mama
El estrés facilita la adaptación de las células tumorales a la hipoxia y su proliferación incluso en condiciones adversas.

Un equipo del Ciber de Enfermedades Cardiovasculares (CiberCV) ha identificado cómo el estrés adrenérgico -una influencia ambiental que favorece la progresión de tumores- facilita la respuesta de adaptación de las células que causan el cáncer de mama a la hipoxia (falta de oxígeno) y su proliferación incluso en condiciones adversas. El trabajo, que se publica en Cancers, ha sido dirigido por Petronila Penela y Federico Mayor, en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de Madrid, en colaboración con investigadores del Ciber de Enfermedades Hepáticas y Digestivas y el CIC bioGUNE y del CiberNED e Idival.

El estudio muestra la manera en que las células tumorales amplifican la adaptación a la hipoxia que es un factor clave en la evolución del cáncer. Los investigadores, mediante métodos in vitro, de estudio celular y técnicas de bioinformática, han determinado que las células tumorales utilizan a la proteína GRK2 y a un regulador llamado HuR para acumular un factor, el HIF-1, que afecta a la expresión de genes y a una amplia gama de funciones celulares, entre ellas, las que inducen a la supervivencia y la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Según explica Clara Reglero, primera autora del trabajo, “aquellas células con capacidad para poner en marcha mecanismos que potencien la respuesta a la hipoxia, y en particular la acumulación de HIF-1, tendrán más ventajas para seguir expandiéndose y, por lo tanto, representan una oportunidad terapéutica para poder frenar los tumores”.

Sin oxígeno

El estrés adrenérgico es una influencia ambiental que favorece la progresión de muchos tumores, incluyendo el cáncer de mama. Las situaciones crónicas de estrés emocional aumentan los niveles de hormonas (catecolaminas) que actúan sobre las células cancerosas. Estas hormonas de estrés aumentan las proteínas GRK2 y HuR activando la producción de HIF-1 y de factores formadores de vasos, aunque haya oxígeno suficiente.

“Por este mecanismo el estrés adrenérgico puede facilitar la supervivencia de las células malignas, incluso antes de que la masa tumoral en expansión se vuelva hipóxica, y así mejorar también la adaptación de las células tumorales a otros posibles entornos adversos de manera anticipada. El aumento coincidente de estas proteínas en tumores de mama puede ayudar a definir casos en riesgo de progresar desfavorablemente en condiciones de estrés emocional, incluso en tumores que a priori tienen mejor pronóstico y tratamiento como los tumores dependientes de estrógenos”, concluye Petronila Penela.

#Tener #cáncer aumenta el #riesgo de muerte en pacientes con #COVID-19

Postado em Atualizado em

 

Los pacientes con COVID-19 y cáncer en progresión tuvieron un aumento de cinco veces en el riesgo de mortalidad a los 30 días, en comparación con los pacientes con cáncer y COVID-19 que estaban en remisión o no tenían evidencia de cáncer, según datos del Consorcio COVID-19 y Cáncer (CCC19).[1]

Otros factores de riesgo independientes para la mortalidad en pacientes con COVID-19 y cáncer fueron edad avanzada, género masculino, tabaquismo anterior, número de comorbilidades, estado funcional ECOG de 2 o más, y tratamiento con hidroxicloroquina más azitromicina.

De hecho, los pacientes que recibieron hidroxicloroquina y azitromicina tenían un riesgo de muerte casi tres veces mayor que quienes no habían recibido la combinación. Sin embargo, este hallazgo fue de “validez incierta debido a un alto riesgo de confusión residual; por ejemplo, los pacientes que recibieron esta combinación tenían más probabilidades de padecer una enfermedad grave o de ser hospitalizados”, destacó el Dr. Jeremy L. Warner, de Vanderbilt University Medical Center, en Nashville, Estados Unidos.

El Dr. Warner presentó estos hallazgos en una conferencia de prensa en línea. Los hallazgos adicionales del registro CCC19 se presentaron como parte del programa científico virtual del Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2020.

Impacto grave en pacientes con cáncer

“Para las personas con cáncer, el impacto de COVID-19 es especialmente grave, ya sea que hayan estado expuestos al virus o no. Los pacientes con cáncer suelen ser adultos mayores, a menudo con otras afecciones subyacentes, y su sistema inmunológico puede ser suprimido por el cáncer, o debido a quimioterapia, radiación u otro tratamiento”, comentó el presidente de la American Society of Clinical Oncology, Dr. Howard A. Burris III, quien moderó la conferencia de prensa, pero no participó en el estudio de los datos del registro CCC19.

“Los miembros de la American Society of Clinical Oncology nos dicen que han tenido que retrasar o modificar los planes de tratamiento para reducir el riesgo de infección de los pacientes, y no tenemos claro cuál será el impacto de estos cambios. Los retrasos en la detección y el diagnóstico del cáncer también son una preocupación importante”, continuó el Dr. Burris.

“Esto confirma los reportes que han salido de otros centros, incluidas otras partes del mundo, donde han descubierto que las personas con cáncer y COVID-19 tienen peor desenlace”, indicó el Dr. Andrew T. Chan, maestro en salud pública del Massachusetts General Hospital en Boston, Estados Unidos, quien no participó en la investigación.

El grupo del Dr. Chan ha desarrollado una aplicación de estudio de síntomas de COVID-19 con el objetivo de definir si las personas que viven con cáncer tienen mayor riesgo de infecciones, además de saber si el cáncer es un factor de riesgo independiente para la gravedad o mortalidad de COVID-19.

“Utilizando datos de nuestra aplicación pudimos demostrar que las personas que informaron vivir con cáncer tenían mayor riesgo de desarrollar COVID, y eran más propensas a ser hospitalizadas en relación con esta enfermedad”, añadió el Dr. Chan.

Detalles del estudio

El registro CCC19 recopila información de 104 instituciones participantes en Estados Unidos y Canadá, así como datos anónimos de personas en Estados Unidos, Argentina, Canadá, Unión Europea y Reino Unido.

La muestra de 928 pacientes que presentó el Dr. Warner estaba equilibrada por género. La mediana de edad fue de 66 años, y 30% de los pacientes tenía 75 años o más.

En total, 39% de los pacientes estaba en tratamiento activo contra el cáncer, y 43% tenía una enfermedad medible. El cáncer de mama fue el diagnóstico más común, seguido por cáncer de próstata, cánceres gastrointestinales, linfomas y cánceres torácicos.

Dos tercios de los pacientes (68%) tenían un estado funcional ECOG de 0 o 1; 8% un estado funcional de 2, y 5% un estado funcional de 3 o 4. Los pacientes restantes tenían un estado funcional desconocido.

Poco más de la mitad de los pacientes (52%) nunca fueron fumadores; 37% exfumadores, y 5% fumadores actuales; el resto de los pacientes (6%) tenía un estado de tabaquismo desconocido.

En una mediana de seguimiento de 21 días, 121 pacientes (13%) habían muerto. Todos los decesos ocurrieron dentro de los 30 días posteriores al diagnóstico de COVID-19. Entre los pacientes que fallecieron, 78 eran varones; 64 exfumadores; 70 tenían 75 años o más; 41 tenían cáncer activo o estable; 25 cáncer en progresión, y 42 un estado funcional ECOG de 2 o más.

En total, 466 pacientes fueron hospitalizados; de ellos 106 (23%) fallecieron. Entre los 132 pacientes ingresados en una unidad de cuidados intensivos, 50 (38%) fallecieron, incluidos 27 pacientes de 75 años o más, y 15 con un estado funcional ECOG de 2 o más. De los 116 pacientes que requirieron intubación, 50 (43%) fallecieron, incluidos 26 que tenían 75 años o más, y 11 que tenían un estado funcional de 2 o más.

Todavía es temprano, y se necesitará un tamaño de muestra más grande con un seguimiento más largo para obtener una imagen más completa de cómo COVID-19 afecta a subconjuntos de pacientes específicos a lo largo del tiempo, destacó el Dr. Warner.

La American Society of Clinical Oncology ha establecido su propio registro COVID-19 para recopilar datos a corto y largo plazos durante la pandemia.

“Podremos aprender sobre la forma en que la pandemia ha afectado la atención del cáncer, así como los efectos a largo plazo de COVID-19 en pacientes con cáncer, y comprender qué enfoques de atención funcionan mejor”, agregó el Dr. Richard L. Schilsky, director médico y vicepresidente ejecutivo de la American Society of Clinical Oncology, durante la sesión informativa.

Esta noticia fue publicada originalmente en MDEdge.com.

El estudio de los datos del registro CCC19 recibió apoyo de National Institutes of Health y American Cancer Society. El Dr. Warner reveló acciones/propiedad en HemOnc.org, consultoría para IBM y Westat, y estipendos de viaje de IBM. Los doctores Burris, Schilsky y Chan han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

#Câncer de mama: #suplementos dietéticos podem afetar a eficácia da #quimioterapia?

Postado em Atualizado em

médico com prontuário com paciente com câncer de mama ao fundo

Muitas pacientes usam suplementos com antioxidantes com o objetivo de amenizar os efeitos colaterais da quimioterapia (QT). O apelo é grande. A indústria é poderosa. A despeito do uso disseminado desses suplementos, poucas evidências científicas existem sobre a segurança e a eficácia do seu uso.

Mesmo contra o senso comum, sempre existiram dúvidas sobre se suplementos, em particular os antioxidantes poderiam reduzir o efeito citotóxico da QT, já que um dos efeitos destas drogas é justamente a produção de radicais livres de oxigênio para destruir as células malignas.

 

Uso de suplementos no câncer

Pesquisadores de vários centros americanos (e do Canadá) conduziram um estudo prospectivo de avaliação de diferentes esquemas de QT com ciclofosfamida, doxorrubicina e paclitaxel (drogas comumente utilizadas em câncer de mama), em um projeto chamado: Diet, Exercise, Lifestyle and Cancer Prognosis (DELCaP) study, e coletaram dados sobre o uso de suplementos e complexos vitamínicos no início e durante o tratamento nestas cerca de 1134 pacientes que foram avaliadas. Foi feita uma análise de regressão variada para avaliar as diferentes variáveis clínicas que poderiam afetar os desfechos de recorrência e sobrevida que estavam sendo avaliados.

Os pesquisadores relataram evidências de que pacientes que relataram o uso de qualquer suplemento com antioxidantes (vitaminas A, C, E, carotenoides e co-enzima Q10) no início ou durante a QT tiveram um risco de recorrência 41% maior (hazard ratio ajustada, 1.41; 95% CI, 0.98 até 2.04; P = .06) e também de morte (adjHR, 1.40; 95% CI, 0.90 até 2.18; P = .14).

 

Não foi possível analisar individualmente os antioxidantes de forma separada, provavelmente devido ao número pequeno de pacientes em cada subgrupo. O uso de ferro durante a QT também aumentou o risco de recorrência (adjHR, 1.79; 95% CI, 1.20 to 2.67; P, .01) com resultados semelhantes para sobrevida. Dados semelhantes foram observados com vitamina B12. Já as pacientes que receberam multivitamínicos não tiveram uma sobrevida global inferior.

Conclusões

Os pesquisadores concluem recomendando cautela no uso de suplementos durante a QT com exceção de multivitamínicos.

Evidentemente o estudo não é perfeito do ponto de vista científico. O “estudo perfeito” seria inviável em termos de custo. Incluir centenas de doentes em 2 braços, um com antioxidantes e outro sem e acompanhar as pacientes por 5-10 anos e avaliar os desfechos… Melhor ainda se existisse um estudo para cada um desses diferentes suplementos, o que certamente não vai ocorrer. Como aparentemente os multivitamínicos não tiveram impacto, isso possivelmente ocorreu pelas baixas dosagens destes compostos nos complexos.

 

Muitos tipos de QT e também a radioterapia atuam justamente por produzirem radicais livres, que em última análise vão danificar o DNA das células malignas e no fim do dia, é isso o que nós queremos com o tratamento. É fato que atrapalham células saudáveis também, mas proteger as células malignas com anti-oxidantes talvez não seja uma boa ideia. De todo modo, são necessários novos tratamentos que produzam radicais livres onde é verdadeiramente necessário, poupando células saudáveis que não precisem de radicais livres. E muitos dos novos tratamentos já alcançam este objetivo.

Este não é o final da história. Certamente mais estudos são necessários nesse campo, mas até a segunda ordem seria razoável suspender esses suplementos na fase aguda de QT, radioterapia. Deixem os radicais livres fazerem seu trabalho.

Autor:

Gilberto Amorim

Formado em 1992 na UFRJ • Residência Médica em Clínica Médica no HUCFF – UFRJ • Residência em Oncologia Clínica no INCA • Oncologista do INCA de 01/1998 até 04/2008 –Chefe do Serviço do HCIII de 11/1999 até 05/2001 e de 12/2003 até 12/2005 • Membro Titular da SBOC desde 1996 • Membro titular da “ASCO” desde 2001 e da “ESMO desde 2016 • Sócio Honorário da Sociedade Brasileira de Mastologia desde 2009 • Oncologista e Coordenador Nacional de Oncologia Mamária da “Oncologia D’Or”, desde 05/2011 • Membro voluntário do Comitê Científico da FEMAMA, do INSTITUTO ONCOGUIA e da Fundação Laço Rosa

Referência bibliográfica:

  • Christine B. Ambrosone, Gary R. Zirpoli, Alan D. Hutson, et al. Dietary Supplement Use During Chemotherapy and Survival Outcomes of Patients With Breast Cancer Enrolled in a Cooperative Group Clinical Trial (SWOG S0221) http://www.jco.org on December 19, 2019. https://doi. org/10.1200/JCO.19.01203.

#Desarrollan tecnología experimental que detecta el #cáncer de mama sin radiación

Postado em

El sistema puede complementar la tecnología existente reservando opciones mucho más costosas para cuando sean realmente necesarias

El Médico Interactivo

Una nueva y barata tecnología experimental podría examinar rutinariamente a las mujeres para detectar el cáncer de mama sin exposición a la radiación. El sistema, desarrollado por investigadores de la Universidad de Waterloo (Canadá) utiliza microondas inofensivas y software de inteligencia artificial (IA) para detectar incluso pequeños tumores en fase temprana en cuestión de minutos.

“Nuestras principales prioridades eran hacer que esta modalidad basada en la detección fuera rápida y barata. Tenemos resultados increíblemente alentadores y creemos que es debido a su simplicidad”, explica Omar Ramahi, autor del estudio, que se ha presentado en la ‘First International Conference of Intelligent Computing and Engineering (ICOICE 2019)‘.

Un prototipo del dispositivo, que ha tenido un desarrollo de 15 años, costó menos de 5.000 dólares (4.592 euros) para construirlo. Consiste en un pequeño sensor en una caja ajustable de unos 15 centímetros cuadrados que está situado bajo una abertura en una mesa de examen acolchada. Los pacientes se acuestan boca abajo en la mesa de manera que un seno se coloca en la caja.

El sensor emite microondas que rebotan y luego son procesadas por un software de IA en un ordenador portátil. Al comparar la composición del tejido de una mama con la otra, el sistema es lo suficientemente sensible para detectar anomalías de menos de un centímetro de diámetro. Un resultado negativo podría descartar rápidamente el cáncer, mientras que uno positivo desencadenaría la remisión a pruebas más costosas que utilizan la mamografía o la resonancia magnética (RM).

“Si las mujeres se sometieran regularmente a esta nueva tecnología experimental, los posibles problemas se detectarían mucho antes, en los primeros estadios del cáncer. Nuestro sistema puede complementar la tecnología existente, reservando opciones mucho más costosas para cuando sean realmente necesarias. Necesitamos una mezcla, una combinación de tecnologías. Cuando nuestro dispositivo diera la señal de alarma, significaría que se justifica más investigación”, apunta el investigador.

Además de reducir los tiempos de espera de los pacientes y permitir un diagnóstico más temprano, el dispositivo eliminaría la exposición a la radiación, mejoraría la comodidad de los pacientes y funcionaría en senos particularmente densos, un problema con las mamografías.

También supondría un ahorro para los sistemas sanitarios y, debido a su bajo coste y facilidad de uso, aumentaría “drásticamente” el acceso a las pruebas de detección en el mundo en desarrollo. Los investigadores han solicitado una patente y han creado una empresa para comercializar el sistema y esperan comenzar las pruebas en pacientes dentro de seis meses.

#Modificar o padrão da #dieta pode reduzir a mortalidade por #câncer de mama?

Postado em

legumes, frutas e outras hortaliças importantes para dieta de paciente com câncer de mama

Um estudo recente procurou responder essa pergunta, e o resultado é que pode ser que sim, dieta pode ter influência na mortalidade por câncer de mama (CM)!

Dieta e câncer de mama

O estudo envolveu quase 49 mil mulheres, idades entre 50-79 anos, sem diagnóstico de câncer de mama em 40 centros americanos pós-menopáusicas. Os pesquisadores avaliaram se a redução de gordura na dieta para 20-24% do total de calorias diárias e o aumento da ingestão de fibras, frutas e vegetais poderia impactar a mortalidade comparado com um grupo controle com a dieta americana habitual (33% das calorias – gordura).

Após quase 20 anos de seguimento houve uma significativa redução (15%) de mortes após o diagnóstico de câncer, 359 no grupo low-fat versus 652 mortes no grupo controle [HR], 0.85; 95% CI, 0.74 to 0.96; P = .01); e 21% de risco de morte decorrente do câncer (132 versus 251 mortes, respectivamente) HR, 0.79; 95% CI, 0.64 to 0.97; P = .02).

 

Conclusão

A adoção de uma dieta com baixo teor de gordura, mas rica em vegetais, frutas e grãos pode reduzir o risco de mortalidade no câncer de mama após a menopausa.

É uma proposta simples, que não é difícil de implementar em larga escala nas pacientes.

Autor:

Gilberto Amorim
Gilberto Amorim

Formado em 1992 na UFRJ • Residência Médica em Clínica Médica no HUCFF – UFRJ • Residência em Oncologia Clínica no INCA • Oncologista do INCA de 01/1998 até 04/2008 –Chefe do Serviço do HCIII de 11/1999 até 05/2001 e de 12/2003 até 12/2005 • Membro Titular da SBOC desde 1996 • Membro titular da “ASCO” desde 2001 e da “ESMO desde 2016 • Sócio Honorário da Sociedade Brasileira de Mastologia desde 2009 • Oncologista e Coordenador Nacional de Oncologia Mamária da “Oncologia D’Or”, desde 05/2011 • Membro voluntário do Comitê Científico da FEMAMA, do INSTITUTO ONCOGUIA e da Fundação Laço Rosa

Referência bibliográfica:

  • Chlebowski RT, et al. Dietary Modification and Breast Cancer Mortality: Long-Term Follow-Up of the Women’s Health Initiative Randomized Trial. Journal of Clinical Oncology. Doi: 10.1200/JCO.19.00435

#El #cáncer de mama aumenta el riesgo de sufrir #cáncer de endometrio

Postado em

Un estudio, elaborado por los registros de cáncer poblacional de Girona y Tarragona con la colaboración del Instituto Catalán de Oncología de Girona y el Instituto de Investigación Biomédica de Girona, constata un riesgo aumentado de padecer cáncer de endometrio tras sufrir el de mama.

Un estudio constata un riesgo aumentado de padecer cáncer de endometrio en las mujeres que han sufrido un cáncer de mama. El estudio, elaborado entre los registros de cáncer poblacional de Girona y Tarragona y con la colaboración del Instituto Catalán de Oncología de Girona y del Instituto de Investigación Biomédica de Girona (IDIBGI), muestra el riesgo de diferentes tipos de cáncer ginecológico en las mujeres que han sufrido previamente un cáncer de mama. Este trabajo ha sido publicado recientemente por la revista científica Clinical Journal of Obstetrics and Gynecology .

En este estudio se incluyeron 9.717 casos de cáncer de mama diagnosticados entre los años 1980 y 2014 en mujeres residentes en las comarcas de Girona y que fueron seguidas hasta el mes de diciembre del año 2015. Así pues, la media de seguimiento de estas pacientes fue de ocho años.

El estudio consistió en identificar los cánceres ginecológicos (vulva, vagina, cuello uterino, cuerpo uterino y ovario) que algunas de estas mujeres desarrollaron después de su primer cáncer de mama. Al final del periodo de seguimiento, un total de 117 mujeres habían desarrollado un cáncer ginecológico.

Aumento significativo en cáncer de endometrio

De entre todos los tipos de cánceres ginecológicos, sólo se observó un aumento significativo en el riesgo de cáncer de endometrio (el tipo de cáncer de cuerpo uterino más frecuente) que se vio incrementado más del doble, un 128%, en comparación al riesgo de tener un cuerpo de útero en la población general.

Examinado por el subtipo de cáncer de cuerpo uterino, se observó que el incremento del riesgo se concentraba en los dos subtipos de peor pronóstico: en los adenocarcinomas tipo II y en los tumores mixtos epiteliales y mesenquimatosos. De hecho, en los adenocarcinomas tipo II el riesgo fue el doble que, en la población general, y en los tumores mixtos epiteliales mesenquimatosos, el riesgo fue más del triple que en la población general.

Estudios previos

Estudios realizados en otros países han obtenido resultados similares y, los resultados obtenidos en el estudio que aquí analizamos, constata que este incremento de riesgo también se da en la población de nuestro territorio. Estos hallazgos tienen una aplicación en la práctica médica de tal manera que debería aplicarse en la praxis diaria para hacer un seguimiento más exhaustivo de estas pacientes y, en las que desarrollan un segundo cáncer, para permitir un diagnóstico precoz y poder mejorar su supervivencia y calidad de vida.

 

#El #café podría tener beneficios frente al #cáncer de mama en #mujeres posmenopáusicas

Postado em

Un estudio ha descubierto que el consumo de café podría disminuir el riesgo de cáncer de mama a largo plazo en mujeres tras la menopausia.

La investigadora Estefanía Toledo, del CIBEROBN en la Universidad de Navarra

Un trabajo del CIBEROBN y la Universidad de Navarra ha confirmado que el consumo de café podría asociarse a un menos riesgo de cáncer de mama en mujeres tras la menopausia. La investigación, dirigida por Estefanía Toledo, investigadora del CIBEROBN en la Universidad de Navarra, se ha publicado en European Journal of Nutrition.

En el estudio participaron 10.812 mujeres del proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) que proporcionaron información sobre sus hábitos de vida, ejercicio físico, historial médico y frecuencia de consumo de 136 alimentos, entre los que se incluía el café y actualizaron periódicamente su estado de salud, incluyendo el estado pre o posmenopáusico y el historial familiar de cáncer de mama. Todas ellas, libres de la enfermedad al inicio del estudio, fueron evaluadas cada dos años durante una media de 10 años, tiempo en el que se confirmaron 101 casos nuevos de cáncer de mama.

Las participantes se dividieron en dos grupos: aquellas que consumían más de una taza de café al día y aquellas que consumían 1 taza o menos. “Los resultados de esta investigación no han encontrado una asociación entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de mama a nivel global. Sin embargo, encontramos que el consumo de más de una taza de café al día se asociaba a un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas”, ha dicho Andrea Romanos-Nanclares, investigadora predoctoral de la Universidad de Navarra.

Los efectos, también en descafeinado

Según los resultado del estudio, los efectos se deben a componentes como ácidos fenólicos (polifenoles), diterpenos o ácidos clorogénicos, entre otros, con propiedades con  efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antitumorales. Dichas sustancias están presentes en todo tipo de café aunque en diferentes proporciones dependiendo de la variedad y la preparación. Al no depender de la cafeína, los beneficios también se mantienen en las personas que toman café descafeinado.

Estudios anteriores ya habían relacionado el consumo de café con un menor riesgo de cáncer de mama en  posmenopáusicas, y aunque se necesitan más estudios con un mayor número de mujeres para confirmar los resultados, estos datos apoyan la idea de incluir el café en los hábitos alimentarios globales saludables.

#SABCS 2019: #trastuzumabe-deruxtecan é eficaz para o #câncer de mama?

Postado em

enfermeira em unidade de terapia intensiva com paciente com câncer de mama

O estudo DESTINY foi divulgado no maior evento mundial exclusivo sobre câncer de mama, o San Antônio Breast Câncer Symposium (SABCS) 2019, ocorrido este mês no Texas, nos Estados Unidos, que reuniu cerca de 7500 médicos e pesquisadores de mais de 80 países.

Nele, os pesquisadores avaliaram um novo anticorpo conjugado-droga (CAD na sigla em inglês), chamado trastuzumabe-deruxtecan, também conhecido como DS8201.

Essa nova molécula associa o clássico trastuzumabe à um potente inibidor de topoisomerase 1 chamado exatecan. Tem um mecanismo também chamado de “cavalo de troia” com alta especificidade por células do câncer de mama metastático com expressam a proteína do oncogene HER2.

 

A molécula se liga aos receptores hiperexpressos na superfície celular, são internalizados e por ação de lisossomas liberam a molécula exatecan de forma intracelular; de outra forma a droga seria muito tóxica.

 

O novo estudo para câncer de mama

A novidade é o estudo de fase 2, com pacientes portadoras de câncer de mama metastático HER2 positivo refratárias a em média seis tipos de tratamento, incluindo o próprio trastuzumabe, pertuzumabe e o outro CAD, chamado T-DM1 ou trastuzumabe-entamsina.

Resultados

Foram avaliadas mais de 160 pacientes com resultados impressionantes, pois mais de 60% das pacientes tiveram respostas objetivas, num total de 75% com benefício clínico (inclui doença estabilizada por pelo menos 6 meses) nessa população extremamente resistente.

A sobrevida livre de nova progressão foi de 16 meses, número altíssimo para este momento tardio da evolução do câncer e a mediana da sobrevida global bem foi atingida o que reforça o quão foram bem foram as pacientes.

A droga foi bem tolerada, mas há que se preocupar com pneumopatia intersticial vista em cerca de 10% das pacientes, algumas precisando de corticosteroide.

 

Take-home message

DS-8201 (trastuzumabe-deruxtecan) é uma molécula incrivelmente promissora, está em fase 3 em vários cenários mais precoces, incluindo pacientes com HER2 com baixa expressão.

Espera-se que já no 1° trimestre de 2020 será aprovada pela Food and Drug Administration (FDA), nos Estados Unidos. Possivelmente, em breve, no Brasil também.

O estudo foi considerado tão importante que foi simultaneamente publicado no New England of Medicine.

Autor:

Gilberto Amorim
Gilberto Amorim

Formado em 1992 na UFRJ • Residência Médica em Clínica Médica no HUCFF – UFRJ • Residência em Oncologia Clínica no INCA • Oncologista do INCA de 01/1998 até 04/2008 –Chefe do Serviço do HCIII de 11/1999 até 05/2001 e de 12/2003 até 12/2005 • Membro Titular da SBOC desde 1996 • Membro titular da “ASCO” desde 2001 e da “ESMO desde 2016 • Sócio Honorário da Sociedade Brasileira de Mastologia desde 2009 • Oncologista e Coordenador Nacional de Oncologia Mamária da “Oncologia D’Or”, desde 05/2011 • Membro voluntário do Comitê Científico da FEMAMA, do INSTITUTO ONCOGUIA e da Fundação Laço Rosa

Referência bibliográfica:

  • Modi S, et al. Trastuzumab Deruxtecan in Previously Treated HER2-Positive Breast Cancer. The New England Journal of Medicina. DOI: 10.1056/NEJMoa1914510

#Estudo inédito revela a atual assistência do #câncer de mama no país

Postado em Atualizado em

médico com prontuário, com prontuário em foco, vendo estado de paciente internada com câncer de mama

Um estudo inédito no país identificou a situação atual da assistência aos pacientes com câncer de mama. Um dos dados mais interessantes coletados foi a descoberta que pacientes com menos de 40 anos apresentaram menos casos de doença no estágio I (19% versus 27%), e mais o câncer de mama localmente avançado, no estágio III (36% vs. 25%), quando comparado àquelas com mais de 40 anos no momento do diagnóstico.

Os dados sociodemográficos, clínico-patológicos, de tratamento e desfechos da doença foram coletados através análises dos prontuários médicos e entrevistas com quase 3 mil pacientes de 24 instituições de saúde públicas e privadas, com diagnóstico a partir de janeiro de 2016, dos estados do Amazonas, Bahia, Ceará, Goiás, Paraná, Rio de Janeiro, Rio Grande do Norte, Rio Grande do Sul, Santa Catarina e São Paulo.

Essas pacientes incluídas no levantamento serão acompanhadas por cinco anos após o diagnóstico.

O responsável pela realização do estudo Amazona III foi o Grupo Brasileiro de Estudos do Câncer de Mama (GBECAM), em parceria com a Latin American Cooperative Oncology Group (LACOG) e o Instituto Avon.

Estudo sobre o câncer de mama

A pesquisa contou com 2.950 mil voluntárias, a partir de 18 anos, diagnosticadas com câncer de mama no período de janeiro de 2016 a março de 2018, com estágios clínicos entre I e IV.

A média de idade ao diagnóstico do câncer de mama foi de 53 anos, sendo que 43% tinham menos de 50 anos. O estudo identificou também que 68% das pacientes apresentavam estágio clínico II-III ao diagnóstico, considerada doença localmente avançada.

 

Este número reforça os dados apresentados sobre o método de diagnóstico, que apenas 34% dos casos foram detectadas através de rastreamento assintomático, com a realização de exames de imagem de rotina, enquanto o restante descobriu a enfermidade através de algum tipo de sintoma. Essa informação sugere que as mulheres não estão realizando a rotina de visita ao ginecologista e a realização de exames de rastreamento do câncer de mama com regularidade.

Um dos dados mais interessantes coletados foi a descoberta que pacientes com menos de 40 anos apresentaram menos casos de doença inicial, no estágio I (19% versus 27%), e mais o câncer de mama localmente avançado, no estágio III (36% vs. 25%), quando comparado àquelas com mais de 40 anos no momento do diagnóstico.

A imuno-histoquímica confirma dados da literatura médica: cerca de 2/3 dos casos são RH positivos; cerca de 20% dos casos são HER2/neu positivos; cerca de 19% dos casos são triplo negativos.

Estadio localmente avançado/metastático é visto em 31% das pacientes, enquanto que carcinoma in situ é diagnosticado em somente 3-5% das pacientes, em grande contraste com países desenvolvidos.

Estes dados devem ser confirmados em novos estudos prospectivos, em escala nacional, mas já reforçam a importância da revisão da idade indicada para a realização de exames de rastreamento, que hoje no país é de 50 anos, de acordo com o INCA (Instituto Nacional de Câncer), e de 40 anos pela Sociedade Brasileira de Mastologia (SBM).

 

Pacientes de saúde pública x privada

O estudo Amazona III também trouxe um paralelo entre o estágio do diagnóstico e o tipo de seguro saúde, privado ou público.

Os dados mostram que pacientes diagnosticadas no sistema público apresentam doença mais avançada ao diagnóstico, 33% estágio III, enquanto no setor privado apenas 14% dos casos estavam no mesmo estágio.

Já no sistema privado, os diagnósticos do câncer de mama no estágio I representam 41%, enquanto no público, apenas 18%. O estágio clínico ao diagnóstico é um fator prognóstico da doença relacionado com a chance de cura da paciente, portanto é fundamental que as pacientes do sistema público de saúde tenham maior cobertura de rastreamento para aumentar o número de pacientes com diagnóstico do câncer de mama em estágios iniciais.

Câncer de mama no país

Este estudo é de extrema importância para o Brasil, pois esse tipo de neoplasia é a principal causa de morte por câncer em mulheres no mundo, com 60 mil novos casos estimados por ano.

Dentro do cenário brasileiro, o câncer de mama é mais frequente nas regiões Sul (74,30/100 mil) e Sudeste (68,08/100 mil), enquanto a sua mortalidade é maior nas regiões Norte e Nordeste.

*Esse artigo foi revisado pela equipe médica da PEBMED

Referências bibliográficas:

%d blogueiros gostam disto: