cannabis

Cannabis use during pregnancy alters brain development

Postado em

Researchers found that prenatal exposure to cannabis results in changes to the prefrontal cortex. Further research is necessary.

The development of the brain of an unborn child is affected by maternal cannabis use. This is the result of a study conducted by scientists from Erasmus University Medical Center in Rotterdam (Netherlands). Children who were prenatally exposed to cannabis had a thicker prefrontal cortex than those who were not prenatally exposed to cannabis. The study was presented in “Biological Psychiatry”.

Between two and 13 per cent of pregnant women around the world use cannabis. Previous studies had identified short-term as well as long-term behavioural consequences of prenatal cannabis exposure. However, the effects on brain morphology were unknown.

With the help of magnetic resonance imaging (MRI), the researchers examined the brains of 54 children aged six to eight years old who were prenatally exposed to cannabis. Most of the mothers also smoked tobacco during pregnancy. In their study, the researchers compared these children with 96 children in the same age range whose mothers smoked tobacco only, and with 113 children with no exposure to any of these substances.

When comparing children exposed solely to tobacco with children exposed to both tobacco and cannabis, the researchers found differences in the thickness of the prefrontal cortex. This suggests that cannabis has a different effect to tobacco. No differences were found regarding overall brain volume.

“We have to be careful interpreting the results of the current study”, said lead author Hanan El Marroun, pointing out that further research is needed to

explain the causality of the relationship between prenatal cannabis exposure and structural anomalies in the brain.

Padecer irritabilidad, ansiedad, pérdida de apetito o insomnio son síntomas de la abstinencia al cannabis

Postado em

En España, la edad de inicio de consumo de cannabis está entre los 13 y 15 años, siendo uno de los países de Europa con mayor consumo entre los adolescentes.

En España, la edad de inicio de consumo de cannabis está entre los 13 y 15 años, siendo uno de los países de Europa con mayor consumo entre los adolescentes.

Irritabilidad, ansiedad, pérdida de apetito, insomnio, dificultad para concentrarse y aumento del consumo de tabaco son algunos de los principales síntomas de la abstinencia al cannabis por dependencia del mismo, según han informado la psicóloga clínica del Programa de Conductas Adictivas y Patología Dual del servicio de Psiquiatría y Psicología Clínica HM Puerta del Sur, Sabrina Sánchez Quintero.

Pero no sólo estos síntomas son característicos de la adicción a esta droga sino que también delata que una persona es dependiente a la misma cuando ocupa un lugar central en la vida, se intenta dejarlo y no se consigue, o cuando tras abandonarlo hay muchas recaídas.

Ante esto, los expertos han llamado la atención sobre la población joven. Y es que, en España, la edad de inicio de consumo de cannabis está entre los 13 y 15 años, siendo uno de los países de Europa con mayor consumo entre los adolescentes. “Por razones de maduración cerebral y personal, la población de menos de 20 años está más expuesta a las consecuencias”, ha argumentado la experta.

Uno de los motivos del elevado consumo son los mitos que giran en torno a como, por ejemplo, que es “natural” y, por tanto, “no es nocivo”. Ante esto, Sánchez Quintero ha recordado que “no todo lo natural es saludable” y que las plantas y el hachís son adulterados para modificar la concentración del THC.

Dicho esto, la experta ha informado de que los efectos inmediatos del cannabis dependen de factores como la cantidad, la concentración de THC, la constitución biológica y otras características psicológicas como, por ejemplo, las expectativas positivas, ambiente en el que se consume, estado de ánimo previo y experiencias previas. No obstante, los más comunes son hilaridad, alteraciones perceptivas, torpeza, lentitud, taquicardia, hambre y fatiga.

Asimismo, a largo plazo provoca dependencia, aumento del riesgo de enfermedades respiratorias, deterioro de las capacidades cognitivas, síndrome amotivacional, mayor probabilidad de trastornos psiquiátricos en personas vulnerables, abandono y fracaso escolar, problemas de convivencia, irritabilidad y discusiones.

“Aunque se ha descrito un patrón de escalada que empezaría con tabaco y alcohol, continuaría con cannabis y culminaría con otras sustancias (heroína o cocaína), no ocurre necesariamente en todos los que fuman cannabis. Muchos consumidores cierran su ciclo del consumo con la abstinencia y la adopción de hábitos saludables”, ha recalcado la especialista del Programa de Conductas Adictivas y Patología Dual del Servicio de Psiquiatría y Psicología Clínica HM Puerta del Sur, dirigido por el Dr. Luis Caballero.

De hecho, en este programa se atiende a pacientes adolescentes con abuso y dependencia del cannabis, son tratamientos inspirados en programas aplicados con éxito en otros países europeos. El abordaje es interdisciplinar y adaptado a las necesidades de cada caso, e incluye tratamientos farmacológicos y psicoterapéuticos en diferentes formatos. Si el joven rechaza la ayuda, también se ofrece asesoramiento a padres “perdidos”.