fiebre

#La #fiebre es el principal síntoma de #Covid-19 en los #lactantes

Postado em

En bebés menores de 90 días que presentan fiebre, la infección por SARS-CoV-2 puede ser un factor relevante en el contexto pandémico.

Un bebé sonriente.
La fiebre es en muchos casos el único síntoma de la infección por SARS-CoV-2 en bebés.

Los bebés menores de 90 días que han dado positivo para SARS-CoV-2 tienden a estar bien, con poca o ninguna afectación respiratoria. El síntoma más frecuente es la fiebre, a menudo el único y el más relevante. Son las conclusiones de un estudio llevado a cabo en el Hospital de Niños Ann & Robert H. Lurie de Chicago que se ha publicado en The Journal of Pediatrics.

Los resultados de este estudio, llevado a cabo en un solo centro, coinciden con otras series epidemiológicas publicadas de China y Singapur que sugieren que los bebés en su mayoría tienen una enfermedad leve.

Leena B. Mithal, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de Lurie Children’s y profesora asistente de pediatría de la Universidad Northwestern, destaca que “la mayoría de los bebés en nuestro estudio tenían fiebre, lo que sugiere que para los bebés pequeños que se evalúan debido a la fiebre, Covid-19 puede ser una causa importante, particularmente en una región con actividad comunitaria generalizada. Sin embargo, la evaluación de infección bacteriana en bebés pequeños con fiebre sigue siendo importante”.

En este estudio se incluyeron a 171 lactantes menores de 90 días, de los que 18 dieron positivo en la prueba de RT-PCR para el coronavirus. Ninguno tenía antecedentes médicos significativos.

La mitad de estos bebés ingresaron en el servicio de hospitalización general del hospital, ninguno requirió oxígeno, asistencia respiratoria ni cuidados intensivos. Las indicaciones para la admisión fueron principalmente observación clínica, control de la tolerancia a la alimentación y descartar infección bacteriana con antibióticos intravenosos empíricos en lactantes menores de 60 días.

De los bebés ingresados ​​en el hospital, seis de nueve tenían síntomas gastrointestinales (mala alimentación, vómitos y diarrea). Los síntomas de tos y congestión del tracto respiratorio superior precedieron a la aparición de síntomas gastrointestinales. Los bebés pequeños también tenían cargas virales notablemente altas en sus muestras nasales, a pesar de la enfermedad clínica leve.

“No está claro si los bebés pequeños con fiebre y una prueba positiva para SARS-CoV-2 requieran ingreso hospitalario”, afirma Mithal. “La decisión de ingresar en el hospital se basa en la edad, la necesidad de tratamiento preventivo de la infección bacteriana, la evaluación clínica, la tolerancia a la alimentación y la adecuación del seguimiento”.

Mayor incidencia latinoamericana

Estos médicos también observaron una mayor incidencia de pacientes latinos en la muestra de los bebés con Covid-19 (el 78%). El dato podría explicarse por el hecho de que en Chicago, más del 40% de los casos de la enfermedad en plana pandemia se han detectado en personas de origen latinoamericano.

“Aunque esperábamos que hubiera muchos bebés latinoamericanos con Covid-19, puede haber factores adicionales que contribuyan a una mayoría desproporcionada de los casos“, dice Mithal, aludiendo a circunstancias como que se ha limitado el acceso en algunos consultorios pediátricos de atención primaria, con prácticas que remiten a niños sintomáticos a las urgencias.

También ha podido influir un acceso limitado a la atención de telemedicina puede ser un factor. Finalmente, puede haber una mayor probabilidad de exposición debido a familias más amplias que comparten el hogar o a miembros de la familia que trabajan fuera del hogar durante la pandemia.

#Coronavirus: si un paciente con #cáncer tiene #fiebre hay que derivar directamente a Urgencias

Postado em

Este es uno de los principales consejos que se han transmitido en una sesión formativa ‘on line’ celebrada este martes y organizada por Hydroskin Oncology, con el apoyo de Asefarma.

Paciente con cáncer.
Paciente con cáncer.

Son muchas las dudas que tienen los pacientes con cáncer en este periodo de alerta sanitaria causado por el coronavirus. Además de la incertidumbre, el miedo también es otra constante en este colectivo, puesto que muchos no saben si tienen más riesgo de contraer la infección, qué tienen que hacer con los tratamientos oncológicos y qué ocurre si se contagian. Con el fin de resolver estas dudas y orientar la actuación del farmacéutico comunitario en su labor de asesoramiento, Hydroskin Oncology, con el apoyo de Asefarma, ha celebrado este martes una sesión formativa on line, en la que han podido participar no solo las farmacias que forman parte de las unidades Hydroskin Oncology Premium sino todas las interesadas en el tema.

En la sesión han participado Juan Manuel Martín y Montserrat Abanadas, cofundadores de Hidroskin Oncology, y uno de los mensajes en los han insistido es que si atienden a un paciente oncológico con fiebre a partir de 37 deben derivarlos directamente a los servicios de Urgencias de un hospital para que los valore. “Esta es la recomendación de la Sociedad Español de Oncología Médica (SEOM) a 31 de marzo 2020 y del Ministerio de Sanidad”, ha especificado Martín, quien ha insistido en que no deben ir al Departamento de Oncología, “porque pueden estar infectados e infectar a otros”. El experto ha señalado que no proceder de esta forma y retrasar que acuda a Urgencias, dando al paciente antitérmicos para que le baje la fiebre, es “poner en riesgo la vida del paciente”.

Abanadas ha comentado que los pacientes con cáncer deben seguir la mismas recomendaciones que el resto de personas para evitar los contagios y contagiar, pero han insistido mucho en la importancia del lavado de manos. Ahora bien, un exceso de higiene puede producir distintos tipos de dermatitis que se agravan por la xerosis o sequedad cutánea localizada generalmente en las manos y en los pies generada por los tratamientos que reciben para su enfermedad.

La experta ha afirmado que hay dos tipos de reacciones cutáneas relacionadas con la higiene de manos:

  • Dermatitis de contacto irritante: muy frecuente
  • Dermatitis alérgica de contacto: poco frecuente y tiene que ver con una alergia a algún ingrediente presente en el producto para la higiene de manos.

Higiene de manos correcta

Como han descrito, existe una serie de factores que pueden contribuir a la dermatitis relacionada con la higiene de manos, entre ellos:

  • La exposición a sustancias irritantes.
  • La utilización de agua caliente para el lavado.
  • La baja humedad relativa (más común en los meses invernales del hemisferio norte).
  • No usar cremas hidratantes después de lavárselas.
  • La calidad de las toallas de papel.
  • Las fuerzas de fricción.
  • La alergia a ingredientes.

Para minimizarlos, los ponentes han recomendado a los farmacéuticos que recuerden a estos pacientes y a sus cuidadores que no se laven con agua muy caliente, aunque escuchen que así acaban mejor con el virus. Y es que, “el virus se inactiva por acción del tensioactivo o del alcohol en la membrana
del virus, no por la elevada temperatura del agua”.

Otra recomendación es que usen jabón syndet y que se hidraten las manos tras cada lavado, eso sí, usando productos que no contengan sustancias potencialmente irritantes o alergénicas. Así, se evitarán las siguientes:

  • Perfumes y pigmentos.
  • Alcohol bencílico.
  • Alcohol estearílico.
  • Fenoxietanol.
  • Alcohol mirístico.
  • Glicol de propileno.
  • Parabenos.
  • Cloruro de benzalconio.
  • Triclosan.
  • Lauril sulfato sódico.

Claves para entender la fiebre por los productos ecológicos

Postado em

Antes se consumía pensando en lo que un alimento incluía, ahora en lo que no tiene.

Antes se consumía pensando en lo que un alimento incluía, ahora en lo que no tiene.

Hasta hace pocos años los conservantes y los colorantes eran los únicos aditivos alimentarios que considerábamos dañino y era un valor añadido que en el etiquetado del producto indicara “100% natural” o “Sin conservantes ni colorantes artificiales” Ahora, la tendencia “bio” o “eco” está implantándose en nuestras vidas, proliferando las tiendas de productos ecológicos y las secciones bio en los supermercados.

Las verduras ecológicas se valoran más porque durante su cultivo no se usaron pesticidas o derivados químicos para su cuidado. Los consumidores no sabemos con certeza qué consecuencias puede tener el consumo de los microscópicos restos de estos pesticidas a largo plazo en nuestra vida, pero muchos prefieren curarse en salud.

Desde hace cinco años, en una gran ciudad europea se celebra una vez año la feria Free From Food Expo dedicada por entero a estos productos “libres de” decenas de ingredientes habituales como el gluten, la sal, las grasas trans, la leche, la soja, la lactosa, etc. Este año la feria se celebrará en junio en Barcelona, donde reunirá a unas 250 empresas expositoras.

Según uno de los líderes en el mercado europeo de los productos sin gluten, Dr. Schär, la fabricación de productos industriales sin gluten requiere una “mayor inversión en I+D y en tecnología”, lo cual unido a una creciente demanda que todavía no es mayoritaria, encarecen los productos finales.

Pero las tendencias apuntan hacia arriba: en más del 85% de los casos, las marcas líderes son las que tiran del carro de los lanzamientos de productos sin gluten en todo el mundo y en Europa incluso las marcas blancas se están animando en un 21% de las ocasiones, según datos de 2013 de la consultora Mintel.

Los productos libres de lactosa, de leche, de azúcar, de grasas trans, de sal y muchos más también seguirán esta tendencia.

El Dr. Alessio Fasano, director del Center for Celiac Research en Estados Unidos asegura que comer con gluten no implica ningún riesgo para las personas que no padezcan ninguna enfermedad o trastorno relacionado con este elemento, y la mayoría de los expertos están de acuerdo con él. Por eso no se trata de ser inflexibles, se puede eliminar el gluten, la lactosa, la leche y muchos otros de nuestra vida. Sin embargo, antes de renunciar a cualquier alimento o ingrediente, debemos informarnos bien de lo que nos aporta a nuestra dieta y sustituirlo por otros alimentos. Sin el control médico adecuado podemos poner en peligro nuestra salud.

Pediatras aconsejan tratar a la persona “y no al termómetro”

Postado em

Tener 37,5 ºC de fiebre no es motivo de consulta.

Tener 37,5 ºC de fiebre no es motivo de consulta.

Pediatras del Hospital Nisa 9 de Octubre han destacado la necesidad que cuando un menor presenta fiebre se trate a la persona y “no al termómetro”, y han asegurado que tener 37,5 grados o 38 grados no debe ser motivo de consulta pediátrica.

Y es que, un estudio realizado entre pacientes de Pediatría de este hospital desvela que el principal motivo de asistencia a una consulta de pediatría sin cita previa es la fiebre, sobre todo entre los pacientes de 0 a 1 año.

Además, y aunque la mitad de los encuestados considera que la fiebre es una reacción beneficiosa para el organismo, cuando la fiebre aparece, una amplia mayoría de ellos admite tratarla con la administración de antitérmicos; las medidas físicas serían la segunda opción.

“Nos llama mucho la atención las opiniones contrapuestas que hemos observado en las conclusiones del estudio, pues a pesar de que una gran parte de los encuestados considera la fiebre como una reacción beneficiosa del organismo, la primera medida que toman frente a la misma es administrar un fármaco antitérmico, bien por prescripción facultativa o en la mayoría de casos por cuenta propia. Y esta automedicación muchas veces implica una mala administración de los fármacos con los consiguientes problemas que ello conlleva”, ha explicado la supervisora del estudio, Mariam López.

Ahora bien, durante mucho tiempo, bajar la fiebre ha sido casi un dogma de fe incuestionable, especialmente en padres de niños pequeños. De hecho, cuando la temperatura sobrepasa los 37 grados, son muchos los que utilizan paracetamol y/o ibuprofeno que suelen almacenar en casa o acuden sin demora al pediatra.

En este sentido, la experta ha informado de que entre los profesionales médicos se está extendiendo cada vez más una posición racional y científica ante el tratamiento de la fiebre, lejos de los miedos sin fundamentos y generalizados en torno a ella.

“Es importante no olvidar que la fiebre es un mecanismo de defensa natural en respuesta a una infección. Por tanto, la fiebre en sí misma no tiene por qué ser mala. De hecho, distintos estudios concluyen que dificulta la proliferación de virus y bacterias y que mejora la respuesta del sistema inmune”, ha comentado.

En concreto, existen determinados casos en los que el tratamiento de la fiebre está indicado como, por ejemplo, en niños con fiebre y evidente malestar general –“si se encuentran bien no es necesario”–, cuando se tiene una fiebre de 40 grados o superior o de larga duración y en determinados enfermos críticos o crónicos.

También, prosigue la experta, hay casos en los que el tratamiento de la fiebre está “fuera de toda duda”: fiebre por encima de los 40 grados en cualquier persona, fiebre de 4 o más días de duración en niños o en bebés menores de tres meses.

“En los dos primeros casos, es necesario acudir al médico, en el caso de bebés, imprescindible acudir a Urgencias. No obstante, en casos de febrículas (hasta 37,5 grados) y fiebres no superiores a 38 grados, no hay que dejarse llevar por el miedo, identificar la causa que ha desencadenado la fiebre y actuar con sentido común frente a ello”, ha zanjado.