lactantes

#La #fiebre es el principal síntoma de #Covid-19 en los #lactantes

Postado em

En bebés menores de 90 días que presentan fiebre, la infección por SARS-CoV-2 puede ser un factor relevante en el contexto pandémico.

Un bebé sonriente.
La fiebre es en muchos casos el único síntoma de la infección por SARS-CoV-2 en bebés.

Los bebés menores de 90 días que han dado positivo para SARS-CoV-2 tienden a estar bien, con poca o ninguna afectación respiratoria. El síntoma más frecuente es la fiebre, a menudo el único y el más relevante. Son las conclusiones de un estudio llevado a cabo en el Hospital de Niños Ann & Robert H. Lurie de Chicago que se ha publicado en The Journal of Pediatrics.

Los resultados de este estudio, llevado a cabo en un solo centro, coinciden con otras series epidemiológicas publicadas de China y Singapur que sugieren que los bebés en su mayoría tienen una enfermedad leve.

Leena B. Mithal, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de Lurie Children’s y profesora asistente de pediatría de la Universidad Northwestern, destaca que “la mayoría de los bebés en nuestro estudio tenían fiebre, lo que sugiere que para los bebés pequeños que se evalúan debido a la fiebre, Covid-19 puede ser una causa importante, particularmente en una región con actividad comunitaria generalizada. Sin embargo, la evaluación de infección bacteriana en bebés pequeños con fiebre sigue siendo importante”.

En este estudio se incluyeron a 171 lactantes menores de 90 días, de los que 18 dieron positivo en la prueba de RT-PCR para el coronavirus. Ninguno tenía antecedentes médicos significativos.

La mitad de estos bebés ingresaron en el servicio de hospitalización general del hospital, ninguno requirió oxígeno, asistencia respiratoria ni cuidados intensivos. Las indicaciones para la admisión fueron principalmente observación clínica, control de la tolerancia a la alimentación y descartar infección bacteriana con antibióticos intravenosos empíricos en lactantes menores de 60 días.

De los bebés ingresados ​​en el hospital, seis de nueve tenían síntomas gastrointestinales (mala alimentación, vómitos y diarrea). Los síntomas de tos y congestión del tracto respiratorio superior precedieron a la aparición de síntomas gastrointestinales. Los bebés pequeños también tenían cargas virales notablemente altas en sus muestras nasales, a pesar de la enfermedad clínica leve.

“No está claro si los bebés pequeños con fiebre y una prueba positiva para SARS-CoV-2 requieran ingreso hospitalario”, afirma Mithal. “La decisión de ingresar en el hospital se basa en la edad, la necesidad de tratamiento preventivo de la infección bacteriana, la evaluación clínica, la tolerancia a la alimentación y la adecuación del seguimiento”.

Mayor incidencia latinoamericana

Estos médicos también observaron una mayor incidencia de pacientes latinos en la muestra de los bebés con Covid-19 (el 78%). El dato podría explicarse por el hecho de que en Chicago, más del 40% de los casos de la enfermedad en plana pandemia se han detectado en personas de origen latinoamericano.

“Aunque esperábamos que hubiera muchos bebés latinoamericanos con Covid-19, puede haber factores adicionales que contribuyan a una mayoría desproporcionada de los casos“, dice Mithal, aludiendo a circunstancias como que se ha limitado el acceso en algunos consultorios pediátricos de atención primaria, con prácticas que remiten a niños sintomáticos a las urgencias.

También ha podido influir un acceso limitado a la atención de telemedicina puede ser un factor. Finalmente, puede haber una mayor probabilidad de exposición debido a familias más amplias que comparten el hogar o a miembros de la familia que trabajan fuera del hogar durante la pandemia.

El aporte hídrico diario de ancianos, deportistas, mujeres embarazadas y lactantes debe ser mayor

Postado em

El consumo moderado de cerveza puede contribuir a una correcta hidratación.

El consumo moderado de cerveza puede contribuir a una correcta hidratación.

El consumo moderado de cerveza puede contribuir a una correcta hidratación, según se ha dado a conocer en el seno del VII Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, en el que se ha celebrado el simposio ‘Hidratación y salud’.

En este seminario participa el profesor de Nutrición en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, Jesús Román Martínez, que ha recordado que con la llegada de temperaturas más altas es necesario un mayor aporte de líquidos al organismo para evitar la deshidratación.

La fuente principal debe ser el agua, si bien se puede completar la ingesta con otras bebidas como la cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, ya que por su composición es una alternativa saludable en la aportación de líquidos para la hidratación del organismo, ha detallado Román.

Según el Prof. Jesús Román Martínez, “la ingesta moderada de cerveza, entendida como 2 o 3 cañas diarias para los hombres y 1 o 2 para las mujeres, combinado con un alto consumo de frutas y verduras, podría ser un complemento al agua para calmar la sed y mantenernos hidratados este verano”.

Consumida moderadamente, y preferiblemente acompañada de algún alimento, la cerveza puede considerarse una bebida hidratante dado que su composición es en su mayoría agua. Además, proporciona carbohidratos entre los que se encuentran las maltodextrinas, que contribuyen a facilitar la absorción del agua en el tubo digestivo.

Así, el consumo moderado de cerveza, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, al estar compuesta en un 92% por agua, puede ser una opción complementaria en adultos sanos para contribuir a mantener los niveles correctos de hidratación.

“Se ha calculado que las necesidades de ingestión de agua del organismo giran en torno a los 30-35 mililitros por cada kilogramo de peso y día, lo que equivale a que nuestro organismo necesita una media de entre 2 y 2,5 litros de agua diariamente”, ha comentado el profesor. Así, la ingesta de líquidos es aún más esencial durante el verano y la cerveza se convierte en una opción que podría complementar al agua.

Tanto el ‘Manual de la hidratación y la cerveza’ como la guía ‘Cerveza, Hidratación y Mayores’, ambos elaborados por el Prof. Jesús Román Martínez, en colaboración la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO) y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), recogen información básica para entender la importancia de una buena hidratación, basándose en la evidencia científica.

Entre sus principales conclusiones advierten de que es necesario vigilar especialmente la ingesta de líquidos en los denominados grupos de riesgo –ancianos, deportistas, mujeres embarazadas y lactantes–, cuyo aporte hídrico diario debe ser mayor.

Los deportistas, por ejemplo, necesitan de forma adicional medio litro de líquidos media hora antes de realizar el ejercicio y 250 mililitros cada 15 minutos durante la práctica deportiva. Por otro lado, las mujeres embarazadas y lactantes deben tomar una media de un litro de líquido adicional, siendo la cerveza sin alcohol una alternativa saludable, ya que no solo hidrata sino que aporta ácido fólico y antioxidantes, entre otras sustancias.

“Las personas mayores y sin patologías médicas que consumen cerveza de forma moderada disfrutan del sabor que evoca a la juventud, les aleja de la monotonía y ayuda a evitar la deshidratación”, ha estimado Román Martínez.

El profesor de Nutrición en la Universidad Complutense de Madrid sitúa así a esta bebida como opción también entre las personas mayores que no tengan contraindicado el consumo de alcohol. Además, en relación a este colectivo, destaca el hecho de que varias evidencias científicas avalan que la cerveza podría prevenir enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o relacionadas con los huesos.

De la misma manera, la cerveza sin alcohol se presenta como una alternativa “idónea” para aquellas personas que quieran seguir disfrutando de una cerveza, pero que no puedan o no quieran consumir alcohol. Las personas mayores, las embarazadas, madres lactantes o conductores pueden encontrar en esta variedad de cerveza un complemento “perfecto” para saciar la sed este verano.

En adultos sanos, una deshidratación del 2,8% del peso corporal conlleva una disminución de la concentración, del rendimiento físico, de la memoria a corto plazo y de otras muchas patologías.

Por todo esto, es de vital importancia ingerir la cantidad de líquido necesaria para mantener el cuerpo hidratado, y más en estas épocas de calor que se avecinan ya que así se podrá seguir con las actividades diarias de manera cotidiana.

Se deben tomar las medidas de prevención necesarias para evitar la deshidratación y, para ello, se recomienda ingerir suficientes líquidos distribuidos a lo largo del día.