-

nicotina

#Un circuito genético vincula #nicotina con #diabetes tipo 2

Postado em Atualizado em

La nicotina aumenta la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 a partir de un circuito molecular que se describe en ratas en una investigación publicada esta semana en ‘Nature’.

La diabetes es mucho más frecuente entre los fumadores que en los no fumadores, pero las razones que explican esa asociación no estaban identificadas. Ahora, un estudio que se publica en Nature muestra que el consumo de nicotina está vinculado, a través de un circuito cerebral, a la actividad del páncreas. La presencia de nicotina hace que el páncreas libere menos insulina, lo que eleva el nivel de azúcar en sangre y, por tanto, el riesgo de diabetes.

El circuito que vincula tabaco y diabetes, y que se describen en ratas, se basa en el gen Tcf7l2, que regula la expresión genética en el páncreas y el hígado que determina los niveles de glucosa en sangre. Además, el gen también regula la respuesta a la nicotina de las células en la habénula, un área del cerebro que controla las conductas asociadas a la recompensa y la aversión. Si bien se ha descubierto que las variaciones en Tcf7l2 aumentan las posibilidades de presentar diabetes tipo 2, se sabe poco sobre su función en el cerebro. Este estudio descubrió que Tcf712 controla una vía que une la habénula con el páncreas, mediante un circuito que finalmente es responsable de un aumento de la glucosa en sangre inducido por la nicotina.

“Nuestros hallazgos son importantes porque describen un mecanismo que controla las propiedades adictivas de la nicotina y, sorprendentemente, muestran que los mismos circuitos cerebrales relacionados con la adicción también contribuyen a las enfermedades relacionadas con el tabaquismo que anteriormente se pensaba que estaban relacionadas con las acciones del tabaco fuera del cerebro “, dice Paul J. Kenny, director del Departamento de Neurociencia de la Facultad de Medicina Icahn en el Hospital Mount Sinai de Nueva York y autor principal del trabajo.

Para conocer mejor la asociación entre Tcf712, la adicción a la nicotina y la regulación de la glucosa en sangre, los investigadores eliminaron el gen Tcf712 en ratas. Las ratas mutantes consumieron cantidades mucho mayores de nicotina que los animales en los que Tcf7l2 funcionaba normalmente. La eliminación del gen dio como resultado una disminución de los receptores nicotínicos en la habénula medial y, en consecuencia, la capacidad reducida de la nicotina para activar el circuito de aversión de la habénula. Inesperadamente, si bien la pérdida de la función Tcf712 en la habénula aumentó el consumo de nicotina en ratas, este cambio también redujo el aumento de glucemia impulsado ​​por la nicotina y evitó la aparición de anormalidades asociadas a la diabetes en los niveles de glucosa en sangre.

“Este hallazgo inesperado sugiere un vínculo entre el consumo de nicotina y la aparición de diabetes tipo 2, con implicaciones para futuras estrategias de prevención y tratamiento para ambas enfermedades”, afirma Nora D. Volkow, directora del Instituto Nacional sobre Adicción estadounidense (NIDA), que ha impulsado el estudio. “Aunque la adicción es una enfermedad cerebral, este descubrimiento subraya cómo las funciones complejas del cuerpo están exquisitamente interconectadas, revelando la necesidad de una investigación integrada e innovadora”.

Si estos hallazgos en ratas se confirman con la investigación en fumadores de cigarrillos, se podría estudiar en una eventual influencia las variaciones en el gen Tcf712 tanto en el riesgo de adicción al tabaco como en el desarrollo de diabetes asociada a nicotina.

De forma más amplia, los hallazgos sugieren que la diabetes tipo 2, y tal vez otras enfermedades relacionadas con el tabaquismo en las que las anomalías en el sistema nervioso autónomo desempeñan un papel, como la hipertensión y las patologías cardiovasculares, se originan en el cerebro e implican interrupciones inducidas por la nicotina de las interacciones entre la habénula y el sistema nervioso periférico.

“Nuestros hallazgos ayudarán a guiar la búsqueda de nuevos medicamentos contra el tabaquismo y también sugieren que un circuito particular en el cerebro puede dirigirse a tratar la diabetes en los fumadores y, tal vez, incluso en los no fumadores”, afirma Kenny.

#Identifican nuevos usos terapéuticos de la #nicotina frente a la #obesidad

Postado em

Una investigación que se publica en ‘Nature Communication’ con participación española aporta un nuevo mecanismo molecular relacionado con la nicotina que podría ser útil en el tratamiento de la obesidad.

Las primeras firmantes del artículo Eva Rial, Patricia Seoane y Laura Liñares
USC

Un grupo de investigadores de las universidades de Santiago de Compostela, Gerona, Iowa y Oxford ha identificado nuevos usos terapéuticos de la nicotina en la lucha contra la obesidad. El trabajo ahora presentado en la revista Nature  Communications muestra que la nicotina al alcanzar el cerebro induce una transformación (“pardecimiento”) del tejido adiposo blanco por la que empieza a actuar como la grasa parda.

Como aclara la primera firmante del trabajo, la investigadora del grupo NeurObesidad de la Universidad de Santiago de Compostela Patricia Seoane Collazo, el tejido  adiposo  pardo (grasa parda) es el que no almacena lípidos (al contrario que la grasa blanca) sino que los ‘quema’ a través de un proceso de termogénesis. Por ejemplo, cuando el sistema nervioso central interpreta que el organismo se encuentra en un ambiente frío desencadena como respuesta una activación de la termogénesis de la grasa parda para incrementar la temperatura corporal.

Desde la perspectiva del control del peso corporal, la posibilidad de convertir la grasa blanca en parda supone contar con un nuevo ‘interruptor’ frente a la obesidad. Como matiza la investigadora, “el descubrimiento no implica que las personas que fuman consigan un mejor control del peso sino que nuestros estudios nos permiten identificar un nuevo mecanismo molecular en la utilización de la nicotina, siempre  médicamente controlada y liberada, con posibilidades hasta ahora desconocidas”. Además, dado este nuevo paso en la comprensión del comportamiento de la nicotina habrá que establecer esfuerzos para definir cómo “la nicotina ejerce sus efectos beneficiosos en el control del peso corporal” y así “poder diseñar terapias que eviten sus efectos nocivos”, principalmente los vinculados a la acción de fumar, afirma Patricia Seoane.

La nicotina puede modular las vías de recompensa, como el sistema opioide endógeno. El sistema  opioide se estableció como un regulador importante en los procesos  neurales  hedónicos y de recompensa, como los que conducen a  conductas  adictivas”, añade Seoane en el trabajo publicado. El artículo también explica que el  “pardecimiento” de la grasa depende de un subtipo de receptores opioides (el receptor  opioide  kappa), específicamente en el área hipotalámica lateral, proceso que ahora se ha constatado en estudios realizados en modelos animales. Además, el trabajo presenta datos en humanos, del grupo de José Manuel Fernández-Real en Gerona, que demuestran que el tejido  adiposo blanco de los fumadores muestra señales de “pardecimiento”. En conjunto, el estudio “abre puertas para la búsqueda de nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento de la obesidad”, ya que el equipo de investigación ha comprobado por primera vez la implicación del sistema opioide en el control del “pardecimiento” del tejido adiposo blanco.

Por parte de la universidad galleba, el nuevo trabajo publicado por Nature  Communications con el título ‘Central  nicotine induces  browning  through  hypothalamic κ  opioid receptor’, tiene cómo primeras firmantes a Patricia Seoane Collazo, Laura Liñares Pose, Eva Rial Pensado, Amparo Romero  Picó, además de a los profesores Carlos Diéguez y Miguel López, que dirigieron el estudio. Del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CiMUS), también contribuyeron Noelia Martínez Sánchez, Pablo Garrido Gil, Ana Senra, Cintia Folgueira, José  L. Labandeira García, y Rubén Nogales.

El nuevo trabajo da continuidad a estudios previos de Miguel López, cuyo grupo ya en 2012 demostró que la nicotina inhibe la actividad de la proteína  AMPK en el  hipotálamo provocando la merma de la ingesta y un incremento del gasto energético al activar el tejido  adiposo  pardo. El resultado asociado a todo este proceso era una pérdida de masa corporal. La importancia de la proteína AMPK (involucrada, entre otros procesos celulares, en los primeros pasos de la producción de lípidos) radica en su sensibilidad a cualquier variación en los niveles energéticos de la célula y el organismo.

#El #cigarrillo electrónico, más eficaz que el #reemplazo de #nicotina para #dejar de fumar

Postado em

Los cigarrillos electrónicos son el doble de efectivos en la deshabituación tabáquica que los productos para reemplazar la nicotina, según concluye un ensayo clínico en ‘The New England’. Un editorial que acompaña al trabajo recomienda cautela ante estos resultados.

Cigarrillo electrónico.

El estudio, dirigido desde la Universidad Queen Mary de Londres, incluyó a 886 fumadores que también recibieron terapia conductual. El 18% de los usuarios de cigarrillos electrónicos no fumaban después de un año, en comparación con el 9,9% de los participantes que utilizaban diferentes productos de sustitución de nicotina, como chicles, parches, inhaladores o pastillas.

El investigador principal, el profesor Peter Hajek, afirma que “este es el primer ensayo que prueba la eficacia de los cigarrillos electrónicos actuales para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco. Los cigarrillos electrónicos fueron casi el doble de efectivos que el abordaje gold estándar, la combinación de productos de reemplazo de nicotina”.

Y continúa: “Aunque un gran número de fumadores han dejado de fumar con éxito con la ayuda de los cigarrillos electrónicos, los profesionales de la salud se han mostrado reacios a recomendar su uso debido a la falta de pruebas claras de los ensayos controlados aleatorios. Es probable que esto cambie”.

El único ensayo previo que comparó el vapeo con los parches de nicotina empleó cigarrillos con un suministro muy bajo de nicotina y encontró una baja eficacia en ambos tratamientos.

El nuevo estudio, que ha sido financiado por el Instituto Nacional de Investigación en Salud británico, y que se publica en The New England Journal of Medicine, buscaba probar la eficacia a largo plazo de los nuevos cigarrillos electrónicos recargables en comparación con una gama de productos de reemplazo de nicotina.

Los fumadores estudiados acudieron a las unidades de deshabituación tabáquica del Sistema Nacional de Salud del Reino Unido, ubicadas en varias ciudades, y se les asignó al azar un tratamiento de reemplazo de nicotina de su elección (entre los que estaban parches, chicles, pastillas, aerosoles, inhaladores o una combinación de productos, que se dispensó para hasta tres meses, o bien un paquete de inicio del e-cigarrillo con una o dos botellas líquido, así como facilidades para adquirir nuevos suministros con los sabores de elección).

Todos los participantes recibieron apoyo conductual en terapias individuales semanales durante al menos un mes, con un control de monóxido de carbono en el aire espirado.

Además de la superioridad de los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar, los investigadores enumeran otros hallazgos del estudio:

  • Los participantes eran principalmente fumadores de mediana edad, y el 40 por ciento tenía derecho a recetas gratuitas (un indicador de desventaja social o de mala salud).
  • Las tasas de abstinencia fueron mayores en el brazo del cigarrillo electrónico en todos los momentos analizados del estudio.
  • Entre los que se abstuvieron, los usuarios de cigarrillos electrónicos tuvieron más posibilidades de recurrir al producto asignado a las 52 semanas que los que usaron reemplazo de nicotina (79,8% contra 9,1%).
  • De los que no lograron la abstinencia total, hubo más usuarios de cigarrillos electrónicos que redujeron el consumo de tabaco, dato validado por el monóxido de carbono en al menos un 50%.
  • La adherencia fue similar en ambos brazos, pero los cigarrillos electrónicos se usaron con más frecuencia y durante más tiempo.
  • Los usuarios  de cigarrillos electrónicos tuvieron más irritación de la garganta y la boca (65,4% frente al 50,8%) y los que recurrieron a productos de reemplazo de nicotina registraron más náuseas (37,8% frente al 31.4%).
  • Los usuarios de cigarrillos electrónicos registraron mayor disminución en la incidencia de tos y flema a las 52 semanas.
  • Ambos productos se percibieron como menos satisfactorios que los cigarrillos, pero los electrónicos aportaron mayor satisfacción y se consideraron más útiles que el tratamiento de reemplazo de nicotina.
  • Los que se abstuvieron de fumar en el brazo de los cigarrillos electrónicos experimentaron impulsos menos intensos de fumar en la semana 1 y 4 después de la fecha de abandono. También refirieron un menor aumento de la irritabilidad, la inquietud y la incapacidad para concentrarse después de la primera semana de abstinencia, en comparación con aquellos en el brazo de reemplazo de nicotina.

La autora del estudio Dunja Przulj comenta que “las unidades para dejar de fumar tendrán ahora más probabilidades de incluir los cigarrillos electrónicos entre sus opciones de tratamiento, y los profesionales de la salud se sentirán más cómodos al recomendarlos en la deshabituación. Esto puede impulsar la disminución en el hábito de fumar y en las enfermedades relacionadas con la deshabituación”.

Martin Dockrell, jefe de Control del Tabaco de los servicios de Salud Pública británicos, considera que “esta investigación histórica muestra que utilizar el cigarrillo electrónico puede ser una de las formas más efectivas para dejar de fumar, especialmente cuando se combina con apoyo individualizado. Los servicios de deshabituación deben dar la bienvenida a los fumadores que desean dejar de fumar con la ayuda de un cigarrillo electrónico“.

En el estudio se constató un efecto del cigarrillo electrónico más fuerte que en ensayos anteriores. Los investigadores dicen que eso podría deberse a la inclusión de fumadores que buscaban ayuda, a la terapia conductual y al empleo de cigarrillos electrónicos recargables, en los que los fumadores eligieron el sabor.

Los investigadores también consideran que la superioridad del vapeo puede deberse a que permiten una mejor adaptación de las dosis de nicotina a las necesidades individuales, pero a que proporcionan algunos de los aspectos conductuales inherentes a fumar cigarrillos.

El estudio tiene varias limitaciones. La asignación de productos no pudo ser ciega, lo que podría afectar los resultados si se considerara que el reemplazo de nicotina era una opción inferior y los participantes se esforzaban menos en su intento. Asimismo, es posible que estos hallazgos no sean generalizables en fumadores menos dependientes, o si se usan cigarrillos electrónicos de primera generación.

Cautela con los resultados

Un editorial que acompaña a este estudio en The New England advierte que estos resultados deben tomarse con cautela, y recomienda prudencia a la hora de aconsejar el uso de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar.

“Si bien los cigarrillos electrónicos son ‘más seguros’ que los cigarrillos tradicionales, no están exentos de riesgos”, dice la autora del editorial Belinda Borrelli, profesora de Políticas de Salud en la Facultad de Medicina Dental Henry M. Goldman de la Universidad de Boston. También firma el editorial George O ‘ Connor, profesor de Medicina en la Universidad de Boston.

Para Borrelli, “debido a los efectos conocidos y desconocidos del uso de cigarrillos electrónicos en la población general y en los grupos de alto riesgo, los profesionales de la salud solo deberían recomendarlos cuando falla un tratamiento, y administrar el cese de los cigarrillos electrónicos como lo harían con cualquier otra terapia aprobada para la deshabituación. Hay que comenzar con la dosis efectiva más baja, controlar los efectos secundarios y trabajar hacia una fecha de finalización del tratamiento”. Con todo, reconoce que actualmente no hay suficientes datos para elaborar pautas formales con recomendaciones específicas sobre la dosis y la seguridad.

Según los autores del editorial, un hallazgo clave del estudio es que entre los participantes con abstinencia mantenida un año, el 80% en el grupo de cigarrillos electrónicos todavía usaba cigarrillos electrónicos, mientras que solo el 9% en el grupo de reemplazo de nicotina lo seguía usando. “Este patrón de uso a largo plazo plantea preocupaciones sobre las consecuencias para la salud del uso prolongado de cigarrillos electrónicos. Sabemos que el vapor del cigarrillo electrónico contiene muchas toxinas y ejerce efectos biológicos potencialmente adversos en las células humanas”, argumenta O’Connor. Tanto Borrelli como O’Connor creen que el uso indefinido de cigarrillos electrónicos en lugar de los cigarrillos tradicionales no debe considerarse como un resultado completamente exitoso para dejar de fumar, dados los riesgos inciertos para la salud del fumador y de quienes están en su entorno.

El tabaquismo pasivo durante el embarazo afecta al desarrollo cognitivo del bebé (Matern Child Health J)

Postado em

La nicotina pasa al torrente sanguíneo de la madre independientemente de la forma de consumir tabaco.

La nicotina pasa al torrente sanguíneo de la madre independientemente de la forma de consumir tabaco.

El tabaquismo pasivo durante el embarazo también afecta al desarrollo cognitivo del bebé de la misma manera que lo hace en madres fumadoras, según un estudio de la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, publicado en la revista “Maternal and Child Health Journal”.

El grupo de investigadores Nutrisam-Nutrició i Salut Mental, de los departamentos de Psicología y de Ciencias Médicas Básicas de la URV, ha analizado una muestra de 158 madres y sus hijos con cuestionarios cada trimestre sobre consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.

Una vez nacieron los hijos, se hizo un evaluación del comportamiento de los recién nacidos a las 48 horas de vida y un seguimiento del desarrollo cognitivo a los seis, 12 y 30 meses.

Los bebés de madres fumadoras y fumadoras pasivas presentaron más tensión muscular, excitabilidad e irritabilidad en comparación con los hijos de las madres no fumadoras o que habían dejado de fumar al principio del embarazo.

Los investigadores sostienen que estos síntomas se pueden considerar “síntoma de inmadurez del sistema nervioso central”, y a los seis, 12 y 30 meses también se detectaron diferencias en el desarrollo cognitivo, ya que los hijos de madres fumadores y fumadoras pasivas mostraron peores puntuaciones en el desarrollo del lenguaje.

En concreto, a los seis y 12 meses, tenían más dificultades de balbuceo, repetición y discriminación de los sonidos, vocalizaciones prelingüísticas y primeras palabras, entre otros, y a los 30 meses presentaban más dificultades en el lenguaje expresivo y receptivo.

Según el grupo, la nicotina pasa al torrente sanguíneo de la madre independientemente de la forma de consumir tabaco –activa o pasiva–, traspasa la placenta y afecta directamente al sistema nervioso central del feto, que se desarrolla durante la gestación.

Además, el tabaquismo provoca hipertensión arterial en la madre, lo que dificulta el flujo sanguíneo entre la madre y el feto, hecho que se traduce en menos oxígeno y menos alimento, provocando en muchos casos el nacimiento de niños con poco peso.

El trabajo también muestra que los hijos de madres que dejan de fumar en el primer trimestre de gestación tienen las mismas características psicosociales, demográficas y cognitivas que los niños de madres que no habían fumado nunca o que lo habían dejado antes del embarazo, lo que “refuerza la importancia de dejar de fumar una vez se conoce el embarazo”.

As 5 substâncias mais viciantes do mundo (e o que elas fazem com seu cérebro)

Postado em

O potencial que uma droga tem para ser viciante pode ser julgado em termos de danos que causa, o valor de mercado da droga e a medida em que a droga ativa o sistema de dopamina do cérebro – o seu centro de recompensa.

Ele também pode ser julgado em termos de qual sensação a droga causa, o nível de abstinência e a facilidade com que uma pessoa pode encontrar a droga para manter o vício.

Há outras vertentes que medem o potencial de dependência de uma droga, e há até mesmo pesquisadores que argumentam que nenhuma droga é sempre viciante.

O cientista David Nutt e seus colegas obtiveram resultados interessantes após uma longa pesquisa com viciados em drogas. Veja abaixo quais são as 5 drogas mais viciantes e como elas agem no cérebro.

NICOTINA
A nicotina é o principal ingrediente viciante do tabaco. Quando alguém fuma um cigarro, a nicotina é rapidamente absorvida pelo pulmão e entregue para o cérebro.

cigarro

COCAÍNA
A cocaína interfere diretamente no uso da dopamina pelo cérebro para transmitir mensagens de um neurônio para outro. Em essência, a cocaína impede neurônios de transformar o sinal da dopamina, resultando numa ativação anormal das vias de recompensa do cérebro. Em experimentos com animais, cocaína elevou em três vezes os níveis normais de dopamina.

cocaina
ÁLCOOL
Embora legalizada em países como Brasil, EUA e Reino Unido, o álcool foi classificado como a segunda substância mais viciante pelos especialistas da Nutt, marcando 2.2 de um máximo de 3. O álcool tem muitos efeitos sobre o cérebro, mas experimentos de laboratório em animais fizeram aumentar os níveis de dopamina no sistema de recompensa do cérebro – e quanto mais os animais bebiam, mais os níveis de dopamina aumentavam.

santana_mulheres_apaixonadas

HEROÍNA
Os especialistas da Nutt classificaram a heroína como a droga mais viciante, dando-lhe uma pontuação de 2.5 de uma pontuação máxima de 3. A heroína faz com que o nível de dopamina no sistema de recompensa do cérebro aumente em até 200% em animais experimentais. Além de ser, sem dúvida, a droga mais viciante, heroína é perigoso, também, porque a dose que pode causar a morte é apenas cinco vezes maior do que a dose necessária para ficar um pouco chapado. Ou seja, qualquer descontrole pode ser fatal.

heroina

CALMANTES
Pílulas que foram inicialmente utilizadas para tratar a ansiedade e induzir o sono. Eles interferem na sinalização do produto químico no cérebro, ou seja, eles “desligam” algumas partes do cérebro. Em doses baixas, os sedativos causam euforia, mas em doses mais elevadas podem ser letal e suprimir a respiração.

calmantes

Fonte: Catraca livre

Investigadores asocian fumar durante el embarazo a un mayor riesgo de síndrome de Tourette (J Am Acad Child Adolesc Psychiatry)

Postado em

foto-mulher-fumando-cigarro

La exposición del feto a la nicotina por el tabaquismo materno puede estar produciendo algún cambio sutil en el cerebro en desarrollo.

Fumar durante el embarazo se ha asociado con varias manifestaciones conductuales en los niños, incluidas dificultades neuropsiquiátricas tales como trastornos crónicos de tics y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Sin embargo, las razones de esta asociación no han sido completamente aclaradas.

Ahora, un estudio, publicado en “Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry”, vincula en un gran estudio el tabaquismo materno durante el embarazo a un mayor riesgo de síndrome de Tourette y otros trastornos de tics crónicos. Aunque, los investigadores han alertado de que esa relación podría ser más fuerte en el caso del síndrome de Tourette, en el que dos o más trastornos psiquiátricos están presentes.

Llevamos años asociando el tabaquismo materno a diferentes patologías, asociadas a la madre y a sus descendientes. Por ejemplo, se ha observado que las madres que fuman durante el embarazo tienen una mayor probabilidad de tener un trastorno psiquiátrico, lo que lleva a pensar el riesgo para los trastornos psiquiátricos se transfiere de padres a hijos por factores genéticos o factores ambientales que no están directamente relacionados con el tabaquismo.

Asimismo, se ha relacionado prematuridad y bajo peso al nacer en el bebé, lo que puede, a su vez, ser un factor de riesgo para problemas de conducta posteriores en el niño. Por otra parte, el tabaquismo de los padres está asociado con un menor nivel socioeconómico y tasas más altas de consumo de alcohol y drogas, y estos factores también están vinculados a los cambios de comportamiento en los niños.

La investigación, desarrollada por un grupo de investigadores de la Icahn School of Medicine at Mount Sinai, Nueva York (EEUU), y la Aarhus Universitet, en Dinamarca, utiliza datos longitudinales recogidos en el registro nacional danés y del Instituto Nacional de Salud de este país para abordar cuestiones como el tabaquismo materno y los dos trastornos investigados: trastornos de tics crónicos, que incluyen el síndrome de Tourette y el trastorno obsesivo-compulsivo pediátrico (TOC).

El equipo analizó datos de 73.073 embarazos, centrándose en el tabaquismo materno y los niños que presentan trastornos de tics crónicos o TOC pediátrico. El equipo analizó factores asociados como la edad materna, la presencia de trastornos psiquiátricos maternos, el nivel socioeconómico, el consumo de cerveza, vino, licores, café, o hachís durante el embarazo, así como la edad gestacional y el peso al nacer del bebé, y el tabaquismo pareja.

El riesgo de trastornos de tics crónicos en el niño fue evidente en el caso madres fumadoras (de 10 o más cigarrillos al día) durante el embarazo. En estos casos, los investigadores observaron un aumento del riesgo del 66% para los trastornos por tics crónicos en el niño. Además, el equipo observó que fumar en exceso está asociado a un mayor riesgo – de 2 a 3 veces – de trastornos de tics crónicos en comparación a otros diagnósticos psiquiátricos en el niño.

“La identificación de las causas ambientales para los trastornos por tics crónicos y enfermedades psiquiátricas relacionadas es importante, si conocemos los factores de riesgo específicos podemos desarrollar estrategias más efectivas para la prevención”, ha explicado Dorothy Grice, profesora de la Icahn School of Medicine y autora principal del estudio.

El siguiente paso de este grupo de investigadores es entender cómo estos factores ambientales ejercen sus efectos sobre el riesgo, ya que esto proporcionará una ventana para estudiar los mecanismos biológicos subyacentes. “Al estudiar más de cerca las vías neurobiológicas que subyacen en un trastorno específico, estaremos mejor posicionados para desarrollar tratamientos más específicos y bien definidos”, ha añadido.

“Nuestro estudio no sólo demuestra el importante papel del tabaquismo materno prenatal en el riesgo, tanto para los trastornos por tics crónicos simples y complejos en los niños, también sugiere que fumar puede estar produciendo algún cambio sutil en el cerebro en desarrollo que podrían ocurrir como resultado de la exposición del feto a la nicotina”, ha señalado.

A su juicio, estudios adicionales sobre cómo fumar y la exposición a la nicotina altera el desarrollo del cerebro puede ofrecer una idea de los cambios en el cerebro de los niños que conducen a estos resultados. Mientras tanto, apuesta por programas educativos y tratamientos que apoyen a las madres a reducir y eliminar el tabaquismo durante el embarazo.

La posibilidad de supervivencia de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello se ve influida por la depresión

Postado em

De acuerdo con un estudio estadounidense, los pacientes deprimidos corren un riesgo de muerte 3,5 veces mayor y un riesgo de recurrencia cuatro veces superior a los pacientes que no sufrían depresión.

En un estudio estadounidense publicado en “Psychosomatic Medicine” se indica que la depresión afecta de manera decisiva a la supervivencia de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, que presentan también un riesgo de recurrencia considerablemente mayor.

Los científicos, de la University of Texas (Houston), incluyeron en su estudio a 130 pacientes con diagnóstico reciente de carcinoma epidermoide orofaríngeo (CEOF). Al inicio de la radioterapia se usó un cuestionario validado para evaluar los síntomas de depresión de los pacientes, cuyo seguimiento se realizó hasta su última visita clínica o su muerte. El promedio del seguimiento fue de 5 años.

El autor principal del estudio, Adam Garden, afirmó: “Los resultados de este estudio fueron bastante interesantes y muestran que la depresión es un factor de predicción significativo de la supervivencia a los 5 años, incluso después del ajuste por factores pronósticos aceptados con frecuencia”. La depresión fue, de hecho, el único factor con un impacto significativo sobre la supervivencia y se asociaba con una posibilidad de supervivencia 3,5 veces menor en comparación con los pacientes que no sufrían depresión. El riesgo de recurrencia en los pacientes deprimidos era de incluso 4 veces más.

El consumo de alcohol y la nicotina no produjeron ningún impacto significativo sobre la supervivencia. La presencia de infección por el PVH, en la medida en que se sabía, tampoco parecía correlacionarse con la supervivencia. Sin embargo, el tabaquismo sí influyó sobre la tasa de recurrencia. En comparación con los fumadores, los no fumadores presentaban una reducción del 73 % de la posibilidad de recurrencia.

Aunque el estudio indica un fuerte impacto de la depresión sobre el CEOF, los investigadores advierten que estos resultados no deben generalizarse a todos los tipos de cáncer. Independientemente del impacto de la depresión sobre algún tipo de cáncer, la autora del estudio Eileen Shinn recomienda que todos los pacientes con síntomas prolongados y patentes de depresión pidan tratamiento.

Cigarro pode aumentar a depressão, ansiedade e o estresse

Postado em

shutterstock_187473707

Um estudo recente da University College London e da British Heart Foundation, divulgado em março de 2015, comprovou que os fumantes tem probabilidade 70% maior de desenvolver o estresse, a depressão e ansiedade. Parece difícil de entender, uma vez que o cigarro está ligado à sensação de bem-estar para quem fuma, por isso, vamos às explicações:

  1. A nicotina se liga a receptores cerebrais relacionados à dopamina
  2. Quando há esta ligação, existe liberação de dopamina no cérebro e consequente sensação de bem estar
  3. Quando acaba o efeito da nicotina, há diminuição da liberação da dopamina, diminuição da sensação de bem estar
  4. Com a diminuição da sensação de bem estar vai ser produzida uma sensação de ansiedade em relação a mais liberação de dopamina, e isto significa fumar o próximo cigarro.

shutterstock_232964731

Relação entre cigarro e estresse

A afirmação de que o cigarro reduz o estresse também é falsa. Na verdade, ocorre o contrário. Vamos lembra que o estresse é submeter qualquer material ao seu ponto máximo de esforço ou tensão. No caso do organismo humano, diversos órgãos estão submetidos a este estado de tensão muito elevado. Um dos órgãos ou aparelhos mais prejudicados no estado de tensão é justamente o aparelho cardiovascular, pois a tensão não acomete somente os músculos, mas também as artérias. Se somarmos estas artérias que já estão contraídas pela tensão advinda do estresse a uma maior contração devida à ação da nicotina, já que a nicotina é um potente vasoconstritor (contrai as artérias), vamos entender a razão de muitos fumantes estressados, inclusive jovens, apresentarem cada vez mais mortes devido a infartos cardíacos.

Além disso, o cigarro prejudica a saúde mental de outras formas. De uma maneira geral, o cigarro acaba prejudicando ao longo dos anos toda a micro irrigação cerebral, e desta forma, predispõe a uma maior possibilidade de quadros pré-demenciais e demenciais relacionados a problemas vasculares. Ainda temos prejuízos mais precoces como tontura, dor de cabeça, dificuldade de concentração, alterações do apetite, alterações do sono, irritabilidade.

%d blogueiros gostam disto: