Tabaco

#Vinculan las labores de #bricolaje y #pintura con mayor riesgo de #cáncer de pulmón

Postado em

Así lo refleja un estudio multicéntrico en el que han participado numerosos neumólogos españoles e investigadores de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Las personas que realizan actividades de bricolaje, pintura, modelismo, carpintería casera o restauración de muebles en su tiempo libre durante diez años o más tienen el doble de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón respecto a aquellas que no las hacen y este riesgo puede llegar a ser del triple en el caso de los no fumadores, según ha demostrado un estudio multicéntrico en el que han participado numerosos neumólogos españoles e investigadores de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y que se acaba de publicar en la revista Environmental Research.

Según han explicado desde Separ, el cáncer de pulmón es un problema de salud pública de primera magnitud en todo el mundo. Es la principal causa de incidencia y mortalidad por cáncer, con 2,1 millones de nuevos casos diagnosticados y una estimación de 1,8 millones de muertes en 2018. Estas cifras representan cerca del 11,6% de todos los casos de cánceres diagnosticados y el 18,4% de las muertes por cáncer. Entre los hombres, el cáncer de pulmón es la primera causa de mortalidad por cáncer, mientras que, entre las mujeres, es la segunda. El tabaco aún es el principal factor de riesgo de cáncer pulmonar, aunque también pueden desarrollarlo personas que nunca han fumado. De hecho, el cáncer de pulmón de los no fumadores ya supone entre un 15% y un 25% de todos los casos de este cáncer. El radón residencial es la segunda causa que puede desencadenarlo y la primera en no fumadores.

Otros factores de riesgo

Además, se han identificado otros factores de riesgo conducen al desarrollo de este tipo de tumores en no fumadores. Entre éstos, figuran el humo ambiental de tabaco, la dieta (incluyendo el alcohol), la exposición al aire contaminado y la exposición ocupacional a determinados agentes carcinógenos. En este sentido, algunos estudios habían hallado relación entre el cáncer de pulmón y trabajar en determinadas ocupaciones o industrias, como los trabajadores de la construcción, de astilleros, pintores, así como los empleados de la industria de la goma y de la madera, como los ebanistas y los carpinteros. Y se estima que, en el mundo, entre un 4% y un 24% de las muertes por cáncer de pulmón son debidas a la exposición a carcinógenos ocupacionales.

“Las exposiciones a carcinógenos durante las actividades de bricolaje, modelismo, pintura o restauración de muebles son similares a las que ocurren en ciertos lugares de trabajo. Muchas de las sustancias que se utilizan en ellas son análogas a las empleadas en las ocupaciones con mayor riesgo de cáncer pulmonar, ya que las personas que las realizan se exponen a disolventes orgánicos, colas, pegamentos, barnices o polvo de madera, con el agravante de que muchas lo hacen durante años, como un hobby, sin ninguna protección. Por ello, nos parecía crucial evaluar el riesgo de cáncer de pulmón que entrañan estas aficiones, tanto en fumadores como en no fumadores, mediante un estudio amplio, de casos y controles”, ha señalado Alberto Ruano Raviña, investigador principal, socio de Separ y coordinador del Grupo de Referencia Competitiva de Galicia en Epidemioloxía y Salud Pública.

Resultados y recomendaciones

El nuevo estudio publicado en Environmental Research ha contado con la participación de 14 hospitales de Galicia, Asturias, Madrid y Castilla y León, y un hospital portugués. Ha incluido a casi 3.000 participantes de toda España, entre 1.328 casos y 1.427 controles, y es el de más amplia muestra que ha analizado la relación entre el bricolaje y otras actividades de tipo hazlo tú mismo y el desarrollo de cáncer pulmonar. Los autores del trabajo ya habían publicado indicios de esta asociación que ahora han confirmado con los nuevos resultados obtenidos en este estudio.

Todos los participantes fueron entrevistados mediante un cuestionario cara a cara para reunir información sobre sus hábitos, especialmente referentes al consumo de tabaco, sus actividades de bricolaje, pintura artística (o de otro tipo), restauración de muebles, carpintería casera o artesanía, entre otras, así como sobre sus viviendas. Si respondían que sí a una de estas actividades, al menos durante un año, se les consideraba expuestos a carcinógenos de riesgo para desarrollar cáncer pulmonar. También se midió el radón residencial en sus hogares.

Análisis de los datos

Al analizar los resultados, los investigadores tuvieron en cuenta el sexo, la edad de los participantes, el nivel de estudios, el consumo de tabaco y la exposición a radón residencial y pudieron determinar que las actividades de bricolaje entrañan riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y que fueron más frecuentes entre los casos frente a los controles.

El riesgo global de cáncer de pulmón ajustado tras realizar actividades de bricolaje fue del doble, en concreto, de 1,77 veces más respecto a los individuos que las realizaban y, aún mayor, de 2,17 entre los individuos que las habían efectuado más tiempo, durante diez años o más.

Los resultados demuestran que el riesgo aumenta en las personas que se dedicaron con más intensidad a realizar estas actividades, ya que, a partir de 7 horas semanales, el riesgo de padecer cáncer de pulmón era cuatro veces más alto. “El riesgo de cáncer pulmonar también es elevado y estadísticamente significativo en los nunca fumadores, teniendo estos últimos tres veces más riesgo de cáncer de pulmón si hacen estas actividades 10 años o más en comparación con los que no realizan estas actividades”, han afirmado los autores del estudio.

Confirmación de indicios

“Este estudio ha confirmado los indicios que ya teníamos previamente de que el bricolaje y otras actividades como la pintura, el modelismo o la restauración de muebles podían conllevar la exposición a sustancias carcinógenas que, a su vez, podían conducir al desarrollo de un cáncer pulmonar. Los resultados de esta investigación apoyan la hipótesis previa de que la exposición a ciertos carcinógenos durante la realización de estas actividades aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y lo preocupante es que lo hacen tanto en fumadores como en no fumadores”, ha explicado Ruano.

Junto a esto, ha añadido: “La mejor forma de prevenir el cáncer de pulmón sigue siendo no fumar y, en el caso de los nunca fumadores, evitar otros factores de riesgo. En este sentido, es preciso que averigüen si tienen niveles elevados de radón en sus domicilios y eviten la exposición a este gas. Además, si realizan a menudo actividades de bricolaje y otras del estilo, deben hacerlo en lugares con buena ventilación y si es posible empleando medidas de protección”.

#Tabaco y #alcohol aceleran la aparición del #cáncer esofágico

Postado em

Los factores de riesgo asociados al cáncer epidermoide de esófago, como fumar y beber alcohol, parecen impulsar la proliferación de las células tumorales, según un estudio en ‘Nature’.

Imágenes de cáncer de esofágo en fase inicial.
Universidad de Eindhoven

Las mutaciones tumorales se producen en células esofágicas fisiológicamente normales y se acumulan con el tiempo, según desvela un estudio publicado esta semana en Nature. Los factores de riesgo, como el consumo de alcohol y fumar, contribuyen a que el número de células mutadas sea mayor, lo que confirma la relevancia de estas influencias ambientales en el desarrollo del cáncer de esófago.

El carcinoma de células escamosas de esófago es el tipo más común de cáncer esofágico en la población asiática. A partir de investigaciones recientes se ha sugerido que hay proliferaciones clonales de células precancerosas dentro del tejido fisiológicamente normal, pero la relación entre estas células y los factores de riesgo que se asocian al cáncer esofágico epidermoide  (como la edad, el alcohol y el tabaquismo) es aún poco conocida.

Seishi Ogawa, de la Universidad de Kioto, en Japón, ha analizado, junto a investigadores de otros centros japoneses, las muestras de tejido esofágico de 139 pacientes (que recibieron diagnóstico del cáncer esofágico o lo descartaron). Los científicos buscaban mutaciones celulares, además de registrar si los pacientes consumían alcohol y tabaco.

Muchas muestras contenían células clonales con diversas mutaciones, y, en particular, con mutaciones en el gen NOTCH1 asociado al cáncer; las células podrían haber aparecido ya en la infancia. El tamaño de la población de células mutadas esofágicas aumentó con la edad; en los pacientes mayores (de al menos 70 años), estas células suponían una proporción sustancial del epitelio del esófago.

No obstante, los investigadores destacan que muchas de estas poblaciones celulares no se convierten en cáncer y el riesgo de desarrollar el cáncer de esófago a lo largo de la vida se mantiene bajo. El consumo excesivo de alcohol y el hábito de fumar parecían acelerar el proceso de acumulación de mutaciones, lo que sugiere que estos factores ambientales son más críticos para el riesgo de desarrollar el cáncer.

Diseñan una nueva pastilla para ayudar a los fumadores a dejar el # tabaco (Anticancer Res)

Postado em

 

Elimina el acetaldehído, un compuesto de los cigarrillos que desempeña un papel clave en la adicción al tabaco.

Elimina el acetaldehído, un compuesto de los cigarrillos que desempeña un papel clave en la adicción al tabaco.

Investigadores de la compañía finlandesa Biohit Oyj han desarrollado una nueva pastilla para dejar de fumar que contiene el aminoácido L-cisteína y que, según los últimos estudios publicados en la revista “Anticancer Research”, es segura y eficaz para abandonar el tabaquismo.

El aminoácido que contiene elimina el acetaldehído, un compuesto de los cigarrillos que se cree que desempeña un papel clave en la adicción al tabaco mediante la mejora de las respuestas del cerebro a la nicotina.

El equipo de investigación reclutó a cerca de 2.000 fumadores a los que dividió al azar en dos grupos. Mientras unos tuvieron que tomar una pastilla con cada cigarrillo durante seis meses, la otra mitad usaron en su lugar placebo.

Todos completaron un diario digital en el que tenían que precisar cuántos cigarrillos fumaban al día y el tiempo que dedicaban a cada uno.

En total, 753 personas siguieron todas las pautas que establecían los investigadores, mientras que 944 lo hicieron durante la mayor parte del tiempo.

A los seis meses, un total de 331 personas que terminaron el estudio habían dejado de fumar, 181 (18,2%) que tomaron la pastilla con L-cisteína y 150 (15%) que recibieron placebo.

Pero entre los que siguieron rigurosamente todas las instrucciones, 170 (45,3%) de los que usaron este compuesto han dejado de fumar, frente a los 134 (35,4%) del grupo control.

Los cambios en la sensación producida por el tabaco al fumar fueron motivo suficiente para dejar de fumar. Además, sólo un 6% de los fumadores presentaron algún tipo de efecto adverso, sin detallar cuáles.

El investigador Scott Sherman, del NYU Langone Medical Center de Nueva York (Estados Unidos), ha celebrado este “prometedor” avance pero admite que este fármaco aun no está listo para su comercialización indiscriminada, ya que su eficacia aún no ha sido comparada con otros tratamientos de deshabituación tabáquica.

Por su parte, la directora de la Augusta University’s Tobacco Control Initiative en Georgia, Martha Tingen, también ha observado ciertas limitaciones en el estudio, como el hecho de que un tercio de los voluntarios en el estudio no participó finalmente en él. Asimismo, tampoco se hicieron pruebas para constatar que los participantes dejaran realmente de fumar.

Los psiquiatras abogan por impulsar la investigación sobre el uso terapéutico de derivados de las drogas

Postado em

Estas sustancias actúan "1.000 veces más rápido" que los medicamentos actuales.

Estas sustancias actúan “1.000 veces más rápido” que los medicamentos actuales.

Expertos en Psiquiatría y patología dual han destacado la necesidad de impulsar la investigación sobre el uso terapéutico de algunos derivados de las drogas, ya que se ha demostrado que estas sustancias actúan “1.000 veces más rápido” que los medicamentos que se venden en las farmacias.

Y es que, los derivados de drogas como el cannabis, la cocaína o el tabaco tienen la capacidad de modificar determinadas partes del cerebro que provocan a las personas con trastornos adictivos y mentales beneficios psiquiátricos y psicológicos que no consiguen los fármacos actuales.

No obstante, y a pesar de que desde la antigüedad se han utilizado de forma terapéutica, como por ejemplo el opio, durante 50 años se prohibió investigar con estas sustancias, por lo que actualmente se conoce “muy poco” sobre los efectos terapéuticos que pueden tener en estos pacientes.

“El cannabis tiene entre 60 y 200 sustancias y sólo conocemos cuatro, al igual que del tabaco o de la cocaína. El opio ha sido el medicamento de la humanidad y se ha prohibido durante 50 años investigar sobre el efecto que tiene. Esto lo tiene que hacer la industria farmacéutica, pero existe un miedo a plantear esta investigación, que es muy cara, porque hay una parte religiosa y semipolítica en toda ella”, ha argumentado el presidente de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), Miguel Casas.

No obstante, desde hace cinco años se está estudiando sobre este asunto y ya están en marcha varios ensayos clínicos en los que se están analizando el efecto antidepresivo y antipsicótico de algunos derivados del cannabis y en los que se prevé que los resultados obtenidos sean “espectaculares”.

Ahora bien, más allá de la necesidad de fomentar la investigación en este aspecto, el especialista ha recordado que una persona no es adicta porque quiera, sino que la adicción es una enfermedad que, además, suele ir ligada a un trastorno mental. De hecho, diversos trabajos han mostrado que siete de cada 10 pacientes con una adicción padece un trastorno mental, es decir, patología dual.

De la misma opinión se ha manifestado el presidente de la Fundación Patología Dual, Néstor Szerman, quien ha avisado de que todavía existen muchos profesionales que “ignoran” la conexión que tienen ambos trastornos, por lo que los pacientes no suelen ser atendidos de forma correcta.

Precisamente, con el objetivo de aumentar el conocimiento sobre la patología dual y mostrar los principales avances que se están produciendo en diagnóstico y tratamiento, la SEPD ha organizado en Madrid su V Congreso Internacional y el I Congreso Mundial de la World Association of Dual Disorders (WADD).

“España es uno de los países mundiales en patología dual, ha sido y es un referente en cuanto a protocolos de formación, abordaje y gestión se refuercen, ya que fue uno de los primeros países que le prestaron atención al concepto. De hecho, es un modelo a seguir entre países europeos, Canadá o Estados Unidos”, ha asegurado el presidente de la WADD, Pedro Ruiz.

En concreto, tal y como ha informado el presidente del comité científico del congreso y vicepresidente de la SEPD, Carlos Roncero, a los congresos van a acudir más de 2.000 expertos de 70 países de todo el mundo, incluido de Asia y Oceanía, y contará con 90 sesiones científicas, 500 comunicaciones en póster y orales, así como foros de debate de las organizaciones y de profesionales de distintas especialidades. También, se llevará a cabo la III Jornada de puertas abiertas para los pacientes y sus familiares.

Fumar marihuana y tabaco durante el embarazo triplica el riesgo de que el bebé nazca con cabeza pequeña (Am J Obstet Gynecol)

Postado em

Las madres tienen más riesgo de padecer diabetes, presión arterial alta y asma.

Las madres tienen más riesgo de padecer diabetes, presión arterial alta y asma.

Fumar marihuana y tabaco durante el embarazo triplica el riesgo de que el bebé nazca con cabeza pequeña y duplica las probabilidades de parto prematuro, según ha mostrado una investigación liderada por la especialista de la Baylor College of Medicine en Houston (Estados Unidos), Diana Racusin, y que ha sido publicada en “American Journal of Obstetrics and Gynecology”.

Y es que, aunque se conoce que fumar tabaco durante la gestación se asocia a parto prematuro y a bebés con bajo peso al nacer, no existen apenas investigaciones que analicen los efectos que tiene combinar los cigarrillos con marihuana, a pesar de que se cree que entre el 2% y el 11% de las mujeres de Estados Unidos consumen esta droga.

Por ello, y con el objetivo de conocer los efectos que esta sustancia por sí sola y en combinación con el tabaco podría tener sobre las madres y los bebés, los científicos analizaron los datos de 12.069 mujeres que dieron a luz entre los años 2011 y 2015. A todas ellas se les preguntó si durante el embarazo habían consumido marihuana, tabaco u otros productos con nicotina y analizaron la historia clínica de sus bebés.

Entre las participantes, 106 reconocieron que habían consumido marihuana durante la gestación y, de ellas, 48 que también habían fumado tabaco. Asimismo, 242 mujeres informaron de que sólo habían consumido cigarrillos durante el embarazo.

De esta forma, los investigadores comprobaron que las que habían usado ambas sustancias tenían más de doble de probabilidades, en comparación con las que no habían consumido ninguna, de experimentar asma, diabetes, presión arterial elevada, parto prematuro y hasta tres veces más de concebir un niño con cabeza pequeña o bajo peso.

Además, fumar sólo tabaco también se relacionó con un tamaño más pequeño de la cabeza del hijo, menor peso al nacer y parto prematuro, si bien estos riesgos eran menores que en entre las mujeres que combinaban ambas sustancias. Del mismo modo, aquellas que o bien sólo consumían tabaco o bien sólo marihuana, tenían de cuatro a siete veces más probabilidades a padecer depresión o ansiedad.

El estrés oxidativo ocasiona infertilidad en mujeres menores de 35 años

Postado em

La comida rápida, el tabaco, el alcohol o la obesidad son factores desencadenantes.

Los factores asociados al estrés oxidativo como “la comida rápida, el tabaco, el alcohol o la obesidad” pueden explicar el hecho de que “existan mujeres menores de 35 años con ovarios envejecidos, que les impiden tener una buena calidad de ovocitos, lo que conlleva a una menor tasa de gestación”, ha señalado la Dra. Rocío Núñez, directora científica de la Clínica Tambre y coordinadora del estudio que esclarece estos datos.

Gracias a este estudio, “se demuestra por primera vez que el estrés oxidativo está relacionado con la baja reserva ovárica en pacientes jóvenes, lo que abre una puerta de esperanza a estas mujeres que podrían ser susceptibles de tratamiento con antioxidantes, en lugar de recurrir a la donación de óvulos”, ha explicado la especialista.

Una de cada cinco parejas en edad reproductiva tiene problemas para conseguir un embarazo y el estrés oxidativo supone un exceso de radicales libres y un defecto de antioxidantes que acentúa este problema ya que causa un envejecimiento celular “que puede llegar a afectar a la fertilidad”, indica.

El objetivo era comprobar la relación del estrés oxidativo con la baja respuesta ovárica en pacientes sometidas a tratamientos de ‘fecundación in vitro’ cuya prevalencia oscila entre el 9 y el 24% de los casos.

Los resultados han permitido comprobar concentraciones de marcadores de estrés oxidativo y sustancias antioxidantes en el líquido folicular de pacientes con baja respuesta a la estimulación ovárica frente a donantes de ovocitos fértiles.

Los resultados “abren la puerta hacia la unificación de las terapias antioxidantes para aquellas mujeres con peor pronóstico que están sometidas a un tratamiento de ‘fecundación in vitro’; existe la tendencia de indicar una dieta antioxidante con suplementos en pacientes fértiles”, ha señalado la Dra. Núñez.

La edad es otro factor que causa el descenso del número de ovocitos porque a medida que avanza y se superan los 35 años, se produce una disminución del número y de la calidad de ovocitos.

“Los distintos cambios sociales y el estrés de la vida diaria hacen que cada vez se retrase más la maternidad por lo que, en estos casos, la técnica de primera elección siempre suele ser la donación de óvulos; a las parejas les cuesta tomar esta decisión y muchas optan por el tratamiento de ‘fecundación in vitro’ a pesar de la baja respuesta”, ha afirmado.

Para conseguir frenar el avance del estrés oxidativo, “se recomienda seguir una dieta rica en alimentos con alto contenido en antioxidantes que pueden estar presentes en vegetales y frutas”. Entre los alimentos más destacados se encuentran el tomate, los que tienen colorantes naturales como la zanahoria, los cítricos, las espinacas o el maíz, frutas como las fresas o la granada, y otros como los extractos de soja.

La EPOC está más infradiagnosticada en mujeres que en hombres

Postado em

En las mujeres, la EPOC se asocia con frecuencia a la presencia de ansiedad y la depresión, también infradiagnosticadas.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) está ampliamente infradiagnosticada en España, hasta el punto de que más de un 70% de los afectados lo desconoce, pero diferentes estudios prueban que esta falta de diagnóstico es mucho mayor en mujeres que en hombres.

Según informa la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el infradiagnóstico de la EPOC es del 86%, frente al 67% de los hombres, lo que significa que hay unas 628.000 mujeres con EPOC de las que unas 540.000 desconocen que sufren dicha enfermedad, ha alertado Ciro Casanova, coordinador del área de EPOC de esta sociedad científica.

El infradiagnóstico de la EPOC en las mujeres y las estrategias de abordaje de este importante problema de salud en la población femenina se abordarán en XIX Reunión de Invierno Conjunta de las Áreas SEPAR, que se celebrará los días 20 y 21 de noviembre en Alcalá de Henares (Madrid).

En España, cada año mueren más de 18.000 personas debido a la EPOC, de las cuales una cuarta parte (más de 4.500) son mujeres, y el principal factor desencadenante sigue siendo el tabaco.

En este sentido, SEPAR recuerda que según la Encuesta Nacional de la Encuesta de Salud Europea 2014 en España fuma el 27,6% de los varones y el 18,6% de mujeres. Esto hace que el hecho de ser mujer se asocie de forma significativa e independiente a un mayor riesgo de no estar diagnosticada de EPOC previamente.

“El perfil de la paciente con EPOC en España responde a mujeres que fuman o han fumado, tienen una mejor función pulmonar que los hombres con la misma enfermedad, pero que expresan más frecuentemente síntomas asociados a la misma”, ha añadido Juan Pablo de Torres, neumólogo y miembro de SEPAR.

En las mujeres, la EPOC también se asocia con mayor frecuencia a la presencia de ansiedad y la depresión, que como recuerda este experto “también están infradiagnosticadas”.

A pesar de esta situación, existen pocos datos respecto a la distribución y a las características de las mujeres que sufren EPOC, en comparación con otras enfermedades crónicas.

Para avanzar en la implementación de estrategias que mejoren el índice de infradiagnóstico actual es necesario invertir en el desarrollo de estudios que añadan más conocimiento científico sobre la influencia del sexo en la expresión clínica de la EPOC.

“Este incremento requiere establecer unas estrategias de diagnóstico precoz adaptadas a la sintomatología específica de las mujeres. La monitorización de los factores de riesgo y la generación de nuevos datos epidemiológicos de EPOC y sus determinantes por sexos deben considerarse como una prioridad de investigación en España”, ha apuntado Casanova.

Las investigaciones realizadas sobre la caracterización de la EPOC por sexos resaltan que el índice de masa corporal, el nivel de obstrucción pulmonar, la disnea y la capacidad de ejercicio son los indicadores clave para conocer el riesgo de mortalidad en mujeres.

No obstante, se necesitan estudios específicos en mujeres con EPOC que confirmen la eficacia de los fármacos más utilizados para el tratamiento de la enfermedad así como la implementación de terapias no farmacológicas como la rehabilitación pulmonar que podrían ser especialmente efectivas en ellas.

Para el adecuado manejo de esta enfermedad respiratoria en pacientes femeninas debe existir una mayor atención a las comorbilidades más frecuentemente asociada como la osteoporosis, la ansiedad y la depresión.

“La percepción general de los médicos frente a las mujeres con síntomas respiratorios y la sospecha de EPOC debe mejorar. Es necesario llevar a cabo más acciones formativas y divulgativas sobre la importancia y las características diferenciales de la EPOC en mujeres con el objetivo de reducir el infra diagnóstico y su infra tratamiento”, ha defendido De Torres.

Las mujeres que dejan de fumar pueden tener menos sofocos durante la menopausia

Postado em

Aunque se deje de fumar más tarde, el número de sofocos sigue siendo menor que si no se abandona el hábito tabáquico.

Aunque se deje de fumar más tarde, el número de sofocos sigue siendo menor que si no se abandona el hábito tabáquico.

Las mujeres que dejan de fumar pueden tener menos sofocos durante la menopausia, en comparación con aquellas que no abandonan este hábito, según ha mostrado un equipo de investigadores de la University of Illinois (Estados Unidos).

Estos datos se han obtenido tras analizar durante siete años a 761 mujeres de 45 a 54 años, de las cuales 347 estaban ya experimentando sofocos. Así, el trabajo, cuyos resultados han sido publicados en “Maturitas”, ha desvelado que las fumadoras tenían más sofocos moderados o graves y, además, padecían estos síntomas a diario o semanalmente.

En concreto, los expertos han comprobado que dejar de fumar durante al menos cinco años antes de tener la menopausia está relacionado con un 45% menos de riesgo de padecer sofocos graves o frecuentes. Además, aunque se deje de fumar más tarde, el número de sofocos sigue siendo menor que si no se abandona el hábito tabáquico.

Por el contrario, sólo el 36% de las exfumadoras y el 22% de las que nunca habían fumado tenían sofocos moderados o graves. Asimismo, sólo un 10% de ellas sufrían sofocos de forma diaria o semanalmente.